ROBIN FLY

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes desean escuchar a una actriz que quisiera ser Mozart, cuando en realidad es Hulk.

ROBIN FLY

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

“Hoy es uno de esos días en que odio ser actriz.”

En plena crisis de los 30’s, camino a toda prisa hacia Cuernavaca a causa de una impulsiva ilusión no exactamente justificada, una poco exitosa actriz comienza a divagar en su mente. Sus sueños frustrados a causa de una educación conservadora tapatía, sus ilusiones no concretadas de estelarizar en una gran película, sus múltiples amores y desamores, y el trágico final de un gran comediante norteamericano son parte de la vorágine mental que tiene momentos antes de que un libro de poesía libere a un monstruo que reside en su interior con muy desafortunadas consecuencias.

“El problema no es que mientas, el problema es que te creo.”

Tomando como base experiencias personales, la actriz y dramaturga Alexia Alexander desarrolla “Robin Fly”. Este ambicioso monólogo fusiona la vida y la ficción para exponer una plétora de problemáticas que van desde las dificultades que implica buscar una carrera en la actuación, hasta el conflicto que le presentó el suicidio de Robin Williams en 2014. Enmarcado por un viaje en carretera a Cuernavaca, la narrativa divaga de un tema a otro, presentando a seis novios que comparten el mismo cumpleaños, hablando de su relación amorosa ficticia con Andrew Garfield, o argumentando el por qué debería estar en Vaselina en el papel de Rizzo y no el de Sandy, entre muchos otros temas. El resultado es honesto, confesional y verdadero. No obstante, su enfoque en la validación de una mujer a partir de sus relaciones con hombres, misma que lleva a un desenlace fatídico del personaje, resulta poco pertinente en estos tiempos donde la mujer busca su valía desde la independencia del heteropatriarcado.




“De la realidad a mi cabeza hay todo un puente.”

En la etapa final de su viaje, la protagonista tiene una visión en la que la niña que fue la visita. Un trípode con un aro de luz blanca protegido por un saco hace las veces de la pequeña, mientras que la actriz le habla con ternura. Cuando ella habla de uno de sus múltiples novios, invita a un espectador a que haga las veces del susodicho, estableciendo una rutina cómica dentro de una situación más bien patética. La dirección de Xavier Villanova en “Robin Fly” busca dar dinamismo y teatralidad a la dramaturgia. Ya sea creando “photo ops” con una mampara de flores, haciendo uso acertado de máscaras para establecer los distintos conflictos del personaje, o tomando elementos diversos como el agua y una multitud de plumas para reflejar el sentir interno de la actriz fracasada, Villanova establece un juguete escénico visualmente efectivo. Ciertamente no todos los elementos se concretizan en escena, ejemplo de ello un innecesario intermedio, una transmisión en tiempo real desde un celular que distrae más que aporta, o la presencia de unas bandas que aluden a un certamen de belleza que nunca se utilizan. No obstante, la propuesta de Villanova, en su totalidad, da ritmo, comicidad, y peso dramático a tan extenso texto de manera exitosa.

“Creo que nunca he amado de verdad, sólo a mi gatita.”

Durante una cena en un restaurante más caro del que puede pagar, y en compañía de gente con quien no quiere estar, un aparentemente insignificante error que culmina con una hamburguesa dividida congela la cara de la protagonista en una sonrisa feral. Su ira está en la mirada, aun cuando el resto de su rostro se esfuerza por mantener un pequeño resquicio de civilidad. Sin embargo, su enojo es más poderoso y ella explota por completo dejando salir al Hulk que lleva dentro. A nivel actoral, Alexia Alexander entrega un trabajo comprometido, contenido, real y a la vez divertido, que consigue conectar con los asistentes. Es gracias a este carisma, y talento sin duda, que “Robin Fly” llega a buen puerto, permitiendo que las infinitas anécdotas que se comparten sean de interés. Su fingida felicidad al oír de los matrimonios de sus amigas, su frustración de no poder conseguir los papeles que tanto anhela, su introspección al ponderar sobre el suicidio, todas estas emociones parten de un lugar de fractura y verdad, elemento vital para que el monólogo se sostenga.




“¿Por qué se suicidan las hojas cuando se sienten amarillas?”

“Robin Fly”, escrita y actuada por Alexia Alexander, y dirigida por Xavier Villanova, se presenta los miércoles en la Sala B de La Teatrería a las 21:00 horas. Tendrá funciones hasta el 9 de Noviembre de 2022.

 

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: Robin Fly

DRAMATURGIA: Alexia Alexander

DIRECCIÓN: Xavier Villanova

ELENCO: Alexia Alexander

DÓNDE: La Teatrería Sala B

DIRECCIÓN: Tabasco 152, Colonia Roma Norte.

CUÁNDO: Miércoles 21:00 horas. Hasta el 9 de noviembre 2022.

COSTO: $300. Disponibles en taquilla y Boletos | Robin Fly | LaTeatreria (boletosenlinea.events)

DURACIÓN: 90 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con valet parking o estacionamiento.

COMPARTE!

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.