JAURÍA

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes desean atestiguar cómo la bestialidad humana se enfrentó a la justicia para proteger a todas.

JAURÍA

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

“El 7 de Julio de 2016, una mujer de 18 años presentaba una denuncia contra cinco jóvenes”.

Ella llegó a las fiestas de San Fermín en Pamplona con la intención de divertirse muchísimo. Jamás imaginó que en su primera noche ahí se encontraría con La Manada, que súbitamente se encontraría arrinconada por cinco cuerpos deseándola, que la única manera de escapar al horror por suceder sería cerrando los ojos y esperar a que todo acabara. Sin embargo, ella decidió no ser una víctima, optó por denunciar, y esta es la historia real de lo que aconteció.

“Yo puedo con dos, yo puedo con cinco, yo puedo con los que me echen.”

Basada en hechos reales acontecidos en 2016, “Jauría” es una reconstrucción dramática elaborada por el dramaturgo y director español Jordi Casanovas. Tomando como base las transcripciones reales del juicio realizado en contra de cinco jóvenes acusados de agresión sexual y robo contra una mujer, el autor crea una obra de teatro documental que retrata un hecho aberrante, denuncia un sistema judicial capaz de revictimizar a una mujer que sufrió un evento traumático, y evidencia el nivel de bestialidad que existe en algunos hombres quienes claramente no entienden sobre el consentimiento, las integridad, o la sexualidad más allá de sus más animalescos impulsos por satisfacerse.




“No pedí auxilio porque no pensé que iba a pasar lo que sucedió.”

Los hechos acontecidos en aquella violenta noche son relatados en todo detalle durante la primera parte de la dramaturgia. El primer encuentro, la manipulación, la forma en que las palabras que ella dice son tergiversadas para justificar la agresión, el acto mismo en que cinco bestias ferales dan rienda suelta a sus lascivas necesidades sobre el cuerpo de alguien indefenso, todo ello es retratado con claridad. La segunda parte de la obra se enfoca en el juicio penal donde una serie de abogados cuestiona sin piedad a la agredida, en un claro intento de volverla a ella parte consensuada del ataque. Finalmente, la obra culmina con el interrogatorio que se realiza a los cinco miembros del grupo llamado La Manada, donde sus propias palabras se convertirán en sus peores enemigos. Al ser una pieza documental, que incluso aclara al principio que no hay ficción alguna añadida, “Jauría” funciona desde su pertinencia, urgencia y relevancia en un mundo donde la violencia de género es rampante. No obstante, su progresión dramática no es consistente ya que toda la información pertinente se presenta desde un inicio, dejando el resto de la anécdota libre de revelaciones que pudieran fortalecer la tensión narrativa.

“Sigo manteniendo que ella participaba con nosotros en todo momento.”

Seis sillas y un micrófono son los elementos presentes en el escenario. La puesta en inicio arranca con ella presentándose directamente al público, explicando lo que está a punto de verse. Acto seguido aparece La Manada. Cinco hombres entran a escena por paneles que se abren desde la escenografía trasera, realizando percusiones corporales que remiten al flamenco, pero que poco a poco toman tonos más bestiales, primitivos. Poco antes de que la agresión sexual suceda, una coreografía de violenta seducción se lleva a cabo en la que los hombres se van pasando a la mujer, cada uno jalándole el pelo, tomándola con fuerza de la cintura, o acercándosele de forma lujuriosa al cuello. La dirección que Angélica Rogel imprime a “Jauría” consigue darle ritmo y movimiento a un texto más enfocado en contar lo sucedido que en crear acción. Apoyada por un interesante trabajo de diseño de escenografía e iluminación por Ingrid Sac, y un visualmente arrebatador diseño de movimiento escénico por Alan Uribe Villarruel, Rogel consigue equilibrar el discurso para no caer en extremos feministas o de misandria, permitiendo que la potente denuncia que se realiza llegue a las butacas con la mayor contundencia posible.




“Lo único que quería era salir de ahí e irme.”

Mientras que a su alrededor los cinco miembros de La Manada liberan sus libidos, ella apenas reacciona, se ha convertido en una muñeca de trapo que es manipulada al antojo de ellos para ser violentada y ultrajada. Cuando habla, su rabia contenida es notoria, su frustración e impotencia, pero también con un dejo de culpabilidad que no puede evitar sentir tras los hechos. Al frente de “Jauría” se encuentra Ana Sofía Gatica en el papel de ella, quien desarrolla un personaje a partir de la contención emocional, decisión clave para evitar caer en un innecesario, y posiblemente contraproducente melodrama. Es a partir de mantener a raya sus emociones, de dejarse ir en momentos clave, de ir controlando a su personaje para siempre mantenerla como una mujer violentada, pero no como una víctima, que la actuación de Gatica es admirable. A su lado, Eduardo Tanús, Antonio Peña, Daniel Bretón, Roberto Beck, Rodrigo Virago y David Calderón León dan vida a La Manada con resultados equilibrados, coherentes con la propuesta y claramente comprometidos. Es en la unidad que los cinco actores desarrollan, donde ninguno necesariamente resalta, que se consigue una unidad necesaria para presentar a cinco fieras, a la vez fallidas en su básica humanidad.

“Gemía, se veía que estaba disfrutando.”

En los últimos años he tenido la oportunidad de ver como el teatro ha llevado a escena el tan urgente tema de la violencia de género, no sólo en México, sino en el mundo entero. Desde la rabia desbordada hasta la lamentación exacerbada, cada una de estas propuestas que he aplaudido ha buscado la manera de denunciar, crear conciencia, cambiar las cosas. “Jauría” es sin duda uno de los trabajos escénicos más contundentes en este rubro, principalmente por lo equilibrado de su mensaje, por su frialdad documental, por ser libre de apasionamientos que a momentos nublan la mirada. Es hora de escuchar, tiempo de ponerle alto a las tantas y tantas Manadas que acechan por todas partes, de darle verdadera libertad a todas ellas a quienes el miedo las paraliza e, incluso, a veces encarcela.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: Jauría

DRAMATURGIA: Jordi Casanovas

DIRECCIÓN: Angélica Rogel

ELENCO: Ana Sofía Gatica, Eduardo Tanús, Antonio Peña, Daniel Bretón, Roberto Beck, Rodrigo Virago y David Calderón León.

DÓNDE: Foro Lucerna

DIRECCIÓN: Lucerna 64, Colonia Juárez.

CUÁNDO: Lunes 20:30 horas. Hasta el 16 de enero 2023.

COSTO: $650. Disponibles en taquilla y Boletos para Jauría | Detalle de fechas para Más Teatro y Culturales | Ticketmaster MX

DURACIÓN: 80 minutos sin intermedio

DATOS DEL TEATRO: Cuenta con valet parking.

COMPARTE!

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.