EXILIADOS

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Para quienes quieren ver un muy teatral montaje de la única obra dramatúrgica de James Joyce.

EXILIADOS

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)

Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

“¿Te hecho feliz… siempre?”

Los secretos que se callan a voces, la libertad otorgada de dientes para afuera, las notas entregadas en las sombras y las fuentes de inspiración que aceleran el corazón sin que se puedan revelar. Un matrimonio que desde sus cimientos ha sufrido del escarnio y el mal mirar tendrá que enfrentar su más dura prueba cuando la amistad entre dos amigos de toda la vida se pone a prueba y los deseos que los dominan están en contra de lo que dictan las buenas costumbres.

“Las andanzas de una dama siempre son interesantes.”

James Joyce, considerado como uno de los escritores más influyentes e importantes del siglo XX, sobre todo por sus novelas Ulises y Retrato de un Adolescente, entró al complejo mundo de la dramaturgia con su única obra “Exiliados”, una pieza donde se adentra al disfuncional ámbito de las relaciones humanas con temas tan complejos como son la fidelidad, la amistad, el nacionalismo e incluso el conflicto religioso entre los católicos y protestantes en Irlanda. A pesar de ser un texto por demás dialogado, a momentos incluso empantanado en su progresión dramática por los discursos que el autor desea expresar en boca de sus personajes, la obra goza de una temática fascinante y un tanto escándalosa aún a casi cien años de haber sido escrita que hipnotiza al espectador en un mundo podrido por la hipocresía, la mentira y las verdades a medias.

“Hay una palabra que nunca me he atrevido a decirte.”

Richard está casi obsesionado con Beatrice a pesar de estar casado con Bertha, quien está siendo seducida por Robert, el mejor amigo de Richard y primo de Beatrice, a sabiendas de su esposo ya que ella le cuenta todo lo que sucede a sus espaldas. La adaptación que el también director Martín Acosta realiza a “Exiliados” potencializa el conflicto emocional que existe entre los personajes al mismo tiempo que diluye un tanto, acertadamente, el discurso nacionalista y religioso tan comúnmente presente en la escritura de Joyce. Esto permite que la historia y el conflicto interpersonal se desarrollen con mayor fuerza y contundencia, haciéndola mucho más relevante para un público ajeno a estas disputas pero que conecta con los deseos ocultos que guardan cada uno de los personajes.





“Yo admiro muchísimo la personalidad de tu mujer.”

Pelotas que se convierten en proyectiles lanzados con rabia hacia el traidor, cajas y libros que reflejan la movilidad que han sufrido los personajes o su nivel intelectual que ostentan a falta de pudor, un piano escuchado en la distancia y un cuadro de Jesús que es testigo mudo de la podredumbre que se esconde bajo el manto de la sana convivencia. La propuesta escénica de Martin Acosta para “Exiliados”, a pesar de ser interesante, pareciera a momentos desesperada por tomar el reflector principal por encima del texto, cargando al montaje de toda una serie de elementos teatrales que son inteligentes, de eso no cabe duda, pero que saturan de estímulos a una obra que realmente se beneficiaría por una mayor elegancia y sutileza que no violente ni al texto ni al espectador mismo.

“Tengo una profunda herida de duda en mi corazón.”

Uno de los principales atractivos en “Exiliados” es la poderosa presencia de Verónica Merchant en el papel de Bertha. Con la misma facilidad con la que muestra sumisión ante un humillante interrogatorio, Merchant es capaz de liberar una furia en contra de su marido cuando lo confronta con su propia hipocresía o de mostrar su deseo en una forma contenida que resulta admirable al entregarse a los brazos de quien nunca será su amante como si fuera una muñeca de trapo. Es un hecho que el montaje se fortalece y brilla gracias al talento que aporta la gran actriz. A su lado, Pedro de Tavira, Tenoch Huerta y Carmen Mastache sacan con creces sus respectivos papeles, aun cuando sería importante para el montaje que Mastache liberara más a su personaje de las cadenas en que lo tiene atado y de Tavira se equilibrara en tono con el resto del elenco. Huerta, por su parte, logra momentos memorables y poderosos en la dupla que hace a lado de Merchant como Robert, el hombre que la ama desde la distancia. Al ser “Exiliados” una pieza de introspección humana, es de vital importancia que cada uno de los engranes que conforman el elenco se mueva al unísono con las demás partes en un trabajo sólido y unificado como una maquinaria de reloj.

“En el fondo deseaba ser traicionada por ti y por ella.”

Vivimos atrapados por una sociedad que impone reglas de comportamiento humano que pareciera que van contra natura. Una y otra vez tratamos de tomar la decisión correcta cada vez que la tentación se pone ante nuestros ojos, la gran mayoría de las veces no por falta de deseo, sino por una convención que alguien inventó y que el mundo repitió hasta hacerla verdad. Quizás seríamos más felices siendo más libres, libres de hacer y de estar con quien queramos, libres de amar y desear sin vergüenza, libres de decirle a tu mejor amigo que tienes ganas de acostarte con su esposa sin que eso signifique el fin del mundo. ¡Qué mundo tan cínico y delicioso sería!

 

Búscanos en Facebook, Swarm e Instagram como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Exiliados”

DRAMATURGIA: James Joyce

ADAPTACIÓN Y DIRECCIÓN: Martín Acosta

ACTÚAN: Verónica Merchant, Carmen Mastache, Tenoch Huerta y Pedro de Tavira.

DÓNDE: Foro Lucerna

DIRECCIÓN: Lucerna 64, Colonia Juárez.

CUÁNDO: Viernes y Sábado 20:45, Domingo 18:15 hrs.

COSTO: $300. Boletos en taquilla y ticketmaster. Aplican descuentos.

DURACIÓN: 90 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: Cuenta con valet parking.

 

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

El mundo es un lugar horrible, horrible. Eso no significa que yo tenga que ser una persona horrible. EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS ALEJANDRO JODOROWSKI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *