¡ATRÁPALO SI PUEDES!

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!
Para quienes quieren reírse mucho de los enredos que provoca tener dos mujeres
 

¡ATRÁPALO SI PUEDES!

Por Juan Carlos Araujo
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)
 
“Creo que aquí hay una confusión.”
 

La vida de un taxista no es nada fácil. Despierta en la mañana en brazos de su esposa, se va a trabajar unas horas, va a comer con su otra esposa, sigue trabajando, va a cenar con la primera y posiblemente termine durmiendo con la segunda. ¿Suena complicado? No lo es realmente si se sigue cuidadosamente la agenda y se respetan los horarios. Claro que un ligero desajuste podría significar un desastre para Juan y tumbarle todo el numerito. Ni los vecinos ni la policía ayudan en lo más mínimo, la pintura roja filtrándose por el techo, la vaca del granjero y los fetiches de una de las esposas menos. No hay nada de qué preocuparse, el enredo apenas comienza.

“Hablo para reportar una persona desaparecida: mi esposo.”
 
La muy complicada e hilarante historia de un taxista bígamo, quien tras un desafortnado incidente intenta cubrir a toda costa sus dos matrimonios, es considerada la comedia de enredos más exitosa en la historia del teatro inglés. “¡Atrápalo si Puedes!” de Ray Cooney es una verdadera master class en dramaturgia sobre cómo se debe de escribir este género, también conocido como comedia de puertas, donde una muy sencilla premisa – un hombre con dos esposas, una refinada y controlada, la otra tonta y sexual – comienza a salirse de control, adquiriendo fuerza y ridiculez hasta convertirse en algo muy cercano a lo oligofrénico. La presencia de dos policías poco capaces y dos vecinos metiches, uno más divertido que el otro, son piezas clave para que toda la situación se salga por completo de control, para deleite de los espectadores, quienes literalmente no pueden respirar de tanto que se ríen.
 
“DDACB: día de apapachos con Bárbara.”
 
La verdadera genialidad de Cooney radica tanto en la enorme comicidad con que escribe cada uno de los personajes, como en la manera en que hila la historia perfectamente para que el público nunca se pierda mientras todos los involucrados en el enredo entran y salen de escena, contestan los diferentes teléfonos  o corren desesperadamente por todo el lugar. El trabajo que hace Joserra Zúñiga en “¡Atrápalo si Puedes!”, anunciado como una muy, muy libre adaptación de la misma, respeta por completo la esencia del original de Cooney, tropicalizando algunos detalles y añadiendo algunos chistes locales de su propia pluma, sin que esto realmente afecte el flujo de la acción. La diferencia que realmente sobresale se encuentra en el personaje del segundo vecino, un hombre gay que se acaba de mudar al departamento de arriba, al haberse intercambiado por completo por “La Manigüis”, el muy popular personaje homosexual/gay de Carlos Rangel. En papel esto sonaría a sacrilegio, pero en escena el resultado es tanto exitoso como divertido.
 
“Digamos que Bárbara es más que una aventurilla.”
 
Las palabras del dramaturgo podrán ser geniales, pero no sirven de nada si no son ejecutadas con precisión por un director capaz de establecer un ritmo meticulosamente cuidado que permita que los enredos se desarrollen con eficacia y pulcritud, para maximizar el efecto cómico. Alonso Íñiguez, a quien recientemente aplaudí como actor en “La Ilusión” (critica en www.entretenia.com), se encarga de que cada puerta se abra en el segundo exacto, que los actores se muevan por el escenario como si estuvieran en una coreografía donde cada entrada y salida han sido prácticamente cronometradas y donde no hay cabida para la más mínima falla técnica ya que eso podría resultar en una pausa mortal para el flujo de toda la acción. Con esa misma exactitud, Alonso también cuida que el tono general de la obra se mantenga, balanceando la participación de cada actor para que nadie sobresalga por las razones equivocadas y todos brillen de acuerdo a sus propias habilidades.
 
“¿Usted sabe lo que es la culpabilidad compartida?”
 
La mayor parte del elenco en “¡Atrápalo si Puedes!” se entrega a sus papeles sacando el mayor provecho del carisma, chispa o belleza física que cada uno de los involucrados posee, compensando de esta manera una posible falta de tablas sobre el escenario. El papel del taxista Juan Pérez cae en manos de Faisy, mejor conocido por su trabajo como conductor de televisión y locutor de radio, quien hace un loable trabajo, sobre todo al entender que los chistes en la obra son a sus expensas y que él no debe de hacerse el gracioso. Las esposas de este bígamo son Naomy Romo y Alexis de Anda como Bárbara y Sofi respectivamente. Mientras que la primera se deja llevar, un poco en demasía, por el exceso al que es conducido su personaje, la segunda muestra mayor potencial al ser más contenida en sus participaciones, muy de acuerdo a la personalidad de Sofi.
 
“Me encantaría decirte que no te voy a molestar otra vez, pero… ¿para qué te miento?”
 
La presencia de tres grandes actores eleva el montaje de “¡Atrápalo si Puedes!” a niveles exquisitos de hilaridad dada la experiencia y la natural vena cómica que cada uno de ellos posee. Alfonso Borbolla es Patricio, el muy inútil y abusivo vecino en el primer departamento, luciendo su gran talento y un sentido nato para la comedia que  le permite ganarse al público con tan sólo abrir la boca, decir un par de líneas y gesticular su muy gracioso rostro. Carlos Rangel “La Manigüis” tiene su personaje completamente dominado, sabe cómo manipularlo y hasta dónde ir para conseguir las carcajadas y ganarse al público, sin pasarse de la raya. Gerardo González completa el trío como el Comandante Hernández, demostrando que cuando se tiene el colmillo y las horas de vuelo sobre el escenario que él posee, no existe ningún papel pequeño y se pueden hacer maravillas con un personaje que bien podría pasar desapercibido en manos de alguien más.
 
“¡Ya los cacharon!”
 

Tras una semana de asistir a obras de teatro de alto contenido intelectual, dramas intensos que buscaban explorar los rincones más profundos de mi alma, agradezco enormemente la oportunidad de relajarme, dejarme llevar por toda una sarta de babosadas y reírme a pierna suelta con una comedia que brilla por su asombrosa inteligencia. Dejar de respirar por unos segundos, mientras que el estómago comienza a doler es un precio muy bajo por soltar carcajadas sin parar y “¡Atrápalo si Puedes!” lo consigue con creces, pretendiendo únicamente que nos divirtamos enormemente. En un mundo a veces muy complicado, eso se agradece y mucho.

Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

 

OBRA: “¡Atrápalo si Puedes!”
DRAMATURGIA: Ray Cooney
ADAPTACIÓN: Joserra Zúñiga
DIRECCIÓN: Alonso Íñiguez
ACTÚAN: Faisy, Carlos Rangel “La Manigüis”, Alfonso Borbolla, Siouzana Melikian, Alexis de Anda, Gerardo González, José Sampedro, Naomy Romo y Héctor Berzunza (alternando funciones).
DÓNDE: Teatro Rafael Solana
DIRECCIÓN: Miguel Ángel de Quevedo 687, Coyoacán.
CUÁNDO: Viernes 19:30 y 21:30, Sábado 18:00 y 20:30 y Domingo 17:00 y 19:30 hrs.
COSTO: $400. Boletos en taquilla y ticketmaster.
DURACIÓN: 120 minutos sin intermedio.
DATOS DEL TEATRO: Cuenta con estacionamiento. Se encuentra dentro del Centro Veracruzano.
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

El mundo es un lugar horrible, horrible. Eso no significa que yo tenga que ser una persona horrible. EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS ALEJANDRO JODOROWSKI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *