LOS HUMANOS

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes desean asistir a una cena familiar navideña donde los monstruos se sientan a la mesa.

LOS HUMANOS

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Iván Pasillas

“¿Por qué los monstruos les tendrían miedo a los humanos?”

Pareciera que hay mucho que celebrar esta Navidad, empezando por el nuevo departamento al que se han mudado Bere y Rich. Sin embargo, entre miedos por traumas del pasado, corazones rotos que hacen sangrar las vísceras, mucho alcohol, y que la Yaya no está teniendo un buen día, las grietas en las paredes se han convertido en un claro reflejo de lo que le está sucediendo a la familia García. Los focos se apagan, las pesadillas acechan, los secretos se revelan y entre comer bacalao y martillear un puerquito nadie saldrá ileso en esta Nochebuena.

“Hace rato me puse a pensar en cuán lejos ha llegado esta familia.”

Escrita por el dramaturgo norteamericano Stephen Karam, “Los Humanos” es una obra donde la disfuncionalidad inherente en toda familia se une a diversas enfermedades, incluyendo el Alzheimer y el desorden de estrés postraumático, para crear una cena familiar donde el miedo y la esperanza se confrontan en duelo entre regalos, comida y muchos tragos. Finalista al premio Pulitzer y ganadora del premio Tony a mejor obra en 2016, este drama de tintes cómicos, e incluso de terror psicológico, es un perturbador retrato de la cuán bestiales pueden llegar a ser las relaciones humanas, cuán monstruosas las personas en sí pueden ser, independientemente del amor que se profesen entre sí.




“Me gusta que el departamento tiene un aura un tanto fantasmal.”

Bere y Rich se han mudado al centro de la Ciudad de México, específicamente al Barrio Chino. Esta decisión ha provocado un enorme conflicto en los papás de Bere, Doris y Erik, quienes no han podido superar el trauma que les provocó el haber vivido el sismo de 1985. Entre aciertos y enormes riesgos, la traducción y adaptación a “Los Humanos” a cargo de Paula Zelaya Cervantes, y escenificada por el director Diego del Río, ubica la acción en la realidad nacional de 2019. Cambiar el 9/11 por el terremoto del 85, convertir a Doris en una típica madre de Irapuato, e incluso cantar una clásica canción de José Luis Perales son algunas de las maneras en que esta versión de la obra captura la esencia de la familia mexicana con sus propias toxicidades, mismas que no son iguales a las norteamericanas. Sin embargo, resulta desconcertante la manera en que se han diluido los elementos de terror psicológico y paranormales que hacen de la propuesta original de “Los Humanos” un híbrido de géneros fascinante e hipnotizante. Tal decisión resulta en un oscurecimiento del significado del clímax y final de la obra. Asimismo, se insertan elementos metateatrales tanto al principio como al final de la puesta en escena, un recordatorio de que todo lo que se ha visto es ficción, elemento que diluye el tan realista texto.

“En nuestra familia no nos dan esta clase de depresiones.”

En el escenario principal del Foro Shakespeare se ubica la parte baja del departamento de Bere y Rich, espacio donde se desarrolla la mayor parte de la obra, incluyendo la cena. En un tapanco ubicado en la parte superior izquierda del teatro se recrea el segundo piso del dúplex, lugar donde importantes revelaciones se darán o momentos de profunda intimidad. La acción, que sucede en tiempo real, es llevada a cabo con total realismo, ya sea con la presencia de una verdadera cena que es consumida durante la obra, o con las emociones que viven y honestamente habitan los personajes. La dirección de Diego del Rio en “Los Humanos” es, por un lado, una admirable demostración de lo que es el naturalismo en el teatro, tanto en escenificación como en la dirección de actores. La manera en que Del Río consigue volver a los presentes en voyeurs de un instante muy verdadero en la vida de la familia García es un acierto digno de ser aplaudido de pie. Por el otro lado, “Los Humanos” es una puesta en escena que exige de un gran porcentaje de los asistentes a estar volteando hacia arriba y a la izquierda para intentar ver lo que sucede en esa zona del teatro. Esta decisión escenográfica, que afecta directamente a la isóptica del montaje, resulta en que incluso algunos espectadores opten por rendirse a intentar ver esas escenas y a sólo escucharlas.




“¿No se te hace que estar vivo debería salir más barato?”

A pesar de las dificultades por las que está pasando su matrimonio, y el tener que cuidar de la Yaya quien cada vez tiene menos momentos de lucidez a causa del Alzheimer, Doris se ha mantenido alegra y bromista durante toda la velada. Claro que este buen ánimo no le ha impedido soltar una que otra indirecta a la menor de sus hijas sobre el hecho de que no se ha casado, o a tratar de imponer sus creencias religiosas. Sin embargo, en cuanto se le cuestiona sobre algunas decisiones que ha tomado en torno a los cuidados de la Yaya, Doris suelta una ira desbordada que congela la sangre de todos los que están en la mesa. El reto actoral que implica “Los Humanos”, dentro de la propuesta de dirección hiperrealista, es uno que aborda el elenco con fractura emocional, verdad y enorme capacidad. Destacando la labor de interpretación de Pilar Flores del Valle como la matriarca de la familia García, cada uno de los involucrados tiene oportunidad de resaltar sus capacidades histriónicas. Conchita Márquez como Yaya recrea a una anciana postrada en su silla de ruedas con absoluta credibilidad, lo mismo que lo hace Luz Aldán como Aline, una mujer al borde del colapso al ver que su vida sentimental, su carrera profesional, y hasta su propio cuerpo se colapsan. Paulette Hernández, Pepe del Río y Nacho Tahhan completan el cuadro con igualmente aplaudibles creaciones de personaje.

“Los humanos damos miedo.”

Seamos honestos, todos somos la familia García. Cada año las familias se reúnen a fin de año para celebrar, decirse cuánto se aman, y al mismo tiempo, sacar lo peor de sí mismos para despedazarse. Todos hemos estado en esa Navidad que terminó en lágrimas o en gritos porque alguien no pudo guardarse sus opiniones; todos hemos estado en esa reunión familiar de cumpleaños en la que con sonrisas falsas se avienta veneno de un lado a otro de la mesa. No es que seamos tóxicos o disfuncionales, no significa que seamos incapaces de amar o de perdonar. No, simplemente significa que somos humanos.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: Los Humanos

DRAMATURGIA: Stephen Karam

TRADUCCIÓN Y ADAPTACIÓN: Paula Zelaya Cervantes

DIRECCIÓN: Diego del Río

ELENCO: Conchita Márquez, Pepe del Río, Luz Aldán, Nacho Tahhan, Pilar Flores del Valle y Paulette Hernández.

DÓNDE: Foro Shakespeare

DIRECCIÓN: Zamora 9, Colonia Condesa.

CUÁNDO: Martes 20:30 horas. Hasta el 27 de Septiembre 2022.

COSTO: $350. Boletos en taquilla y Boletos | Los Humanos | SHKSPR & CÍA (shakespeareycia.com)

DURACIÓN: 140 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: Hay un estacionamiento justo a lado.

COMPARTE!

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.