LA DULZURA

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes desean ser testigos de un enfrentamiento entre madre e hija por una verdad que no existe ya.

LA DULZURA

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Cortesía de Roberto Sosa

“Quiero saber de ese señor tan raro que fue mi padre.”

Él ha muerto. En el vacío que queda, una gata ha perdido a su dueño, una hija busca respuestas a preguntas imposibles de responder, y una madre debe enfrentar una ira que no le corresponde. En este lugar, un hogar convertido en sala de interrogatorio, dos mujeres se verán a los ojos y, en medio del amor que existe entre ellas, dejarán libres a las fieras que residen en sus interiores para enfrentarse sin misericordia. Hace mucho tiempo se realizó un conjuro para alcanzar el olvido; hoy los recuerdos han salido a la luz a 140 kms. por hora, la misma velocidad a la que una mujer escapó de su verdugo.

“Yo llegué en medio de esa mierda que duró que duró un parpadeo.”

A partir de la muerte de un padre ausente, madre e hija realizan un ajuste de cuentas. Esta premisa es sobre la que el dramaturgo y director David Olguín construye “La Dulzura”, una narrativa que pone a un fantasma entre dos mujeres que se aman, una figura paterna que consigue con su partida que el afecto entre ellas se torne en armas para desgarrarse entre sí sin misericordia. Secretos, verdades a medias, mentiras contadas en un lecho de muerte y un par de cajas irán revelando que en la búsqueda de un origen y de una verdad, normalmente se encuentra más de lo que uno deseaba.




“Él, en algún momento, ¿te importó?”

Desesperada por obtener respuestas, la hija orilla a su madre a adentrarse en un pasado del cual ya no quería saber nada. Al abrirse un par de cajas y encenderse un cerillo, una amenaza se revela con furia que dejará en claro que nada es lo que se creía entre madre, padre y primogénita. “La Dulzura” a nivel narrativo se concentra en un único conflicto que gira en su propio eje durante la gran mayoría de la obra. Es a partir de ciertos giros de tuercas que la progresión del drama avanza, a momentos con resoluciones casi inmediatas, aun cuando en realidad la dramaturgia es más un estudio de dos caracteres en conflicto por un tercero sin presencia que la necesidad de contar una historia. Es en este análisis de figuras femeninas fuertes, madre e hija, que las letras de Olguín son de mayor relevancia.

“¿Cómo acomodaste el pasado?”

En un espacio donde el espectador se sienta alrededor de la acción, se han dispuesto una mesa, dos sillas y una lámpara que remite a una sala de interrogación. En el piso, una cuadricula de ajedrez que será el campo de juego donde las mujeres se habrán de enfrentar. Entre reclamos, historias de gatas, y muchos recuerdos, madre e hija irán girando en este pequeño espacio que convierte a los asistentes en testigos involuntarios de un juicio de aparente imposible resolución. Gracias a una sólida conceptualización y realización de escenografía e iluminación a cargo de Gabriel Pascal, la dirección de David Olguín aborda “La Dulzura” desde dos claros ángulos. Por un lado, la intimidad que el espacio crea es una invitación para que el público se permita adentrarse y reflejarse en la problemática presentada, misma que resulta fácilmente identificable en la historia familiar de cualquiera. Por el otro, el director apuesta por completo y de manera exitosa por la capacidad actoral de sus dos actrices, Laura Almela y Daphne Keller, quienes se entregan de lleno a sus papeles. Mientras que Almela crea a una madre desenfadada y agotada desde una mayor contención emocional y alto rango de matices; Keller aborda a la hija proyectando su frustración y enojo con un desbordamiento mayor de emotividad, a momentos caminando sobre los terrenos propios del melodrama cuando el personaje se deja apresar por la melancolía y el dolor.

“¿Puede hacer daño alguien que ya no está?”

Con funciones los días lunes y martes, “La Dulzura” se presenta hasta el 27 de Septiembre en el Teatro El Milagro.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “La Dulzura”

DRAMATURGIA Y DIRECCIÓN: David Olguín

ELENCO: Laura Almela y Daphne Keller

DÓNDE: Teatro El Milagro

DIRECCIÓN: Milán 24, Colonia Juárez.

CUÁNDO: Lunes y Martes 20:00 horas. Hasta el de 27 de Septiembre 2022.

COSTO: $300. Boletos disponibles en taquilla y en Teatro El Milagro – Boletópolis (boletopolis.com)https://boletopolis.com/es/agrupacion/elmilagro Aplican descuentos.

DURACIÓN: 50 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking.

COMPARTE!

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.