HOMBRUNA

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes se atreven a perder la respiración frente a una asesina serial.

HOMBRUNA

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

“En este mundo es difícil distinguir entre los técnicos y los rudos.”

Desde niña, específicamente desde que su abuela la encerró en un closet donde sentía que se asfixiaba, Juana siempre ha sentido una cierta fascinación con la manera en que la gente respira. Con una naciente carrera dentro de la lucha libre femenil bajo el seudónimo de La Dama del Silencio, y con ciertos conocimientos en enfermería, Juana trataba de ser ruda, de superar el trauma de lo que una caguama es capaz de comprar en este país, pero no podía evitar quedarse sin aire, de ahogarse bajo el peso de sus propios demonios. Esta no es la historia de una víctima, de ninguna manera; esta es la historia de Juana Dayanara Barraza, aquella que entre los años 90s y el 2006 le arrancó la vida al menos a 16 viejitas.

“Nadie puede pelear sin aire.”

A partir de la historia real de la asesina serial mexicana mejor conocida como La Mata Viejitas, el creador escénico Richard Viqueira realiza una exploración sobre el aire, la respiración y la asfixia en el unipersonal “Hombruna”. Desde su pasión por la lucha libre, su temor ante la inseguridad que reina en las calles de noche, o su fascinación por los cuentos de princesas de Disney, hasta hechos abominables acontecidos a causa del alcoholismo de su madre, Viqueira humaniza a Barraza, no para disculparla o justificarla, sino para convertirla en un ser humano que respira como cualquier otro, desplegarla en toda su complejidad, monstruosidad y conmiseración.




“En esta ciudad hay miles de patrullas que no son para uno.”

Al entrar el público, la actriz Valentina Garibay tiene su cabeza dentro de un enorme globo blanco. Sus movimientos denotan la ausencia de aire que poco a poco la asfixian, hasta el punto en que no le queda más remedio que tronarlo. Varios globos aparecen durante la obra, algunas veces tocando una fluta dulce con la salida de su aire, representando la voz de una anciana al pasar los dedos por su superficie, como una enorme panza llena de agua mientras choca múltiples de veces contra el vientre de una actriz, deletreando una palabra de cuatro letras o haciendo las veces de un flácido falo. Más allá de una dramaturgia narrativa, “Hombruna” es un espectáculo de Teatro de Objetos, uno en el que principalmente dos elementos de utilería son resignificados constantemente para cambiar su significado inmediato: los globos y una muñeca sexual inflable. Una contrincante contra Juana cuando está completamente inflada, una anciana cuando al perder aire su superficie se ha arrugado por completo, o una pieza de ropa sucia cuando está completamente desinflada, con cada interpretación que Viqueira le proporciona a la muñeca la anécdota avanza, se fortalece, y da testimonio de una exploración visual que el creador escénico viene realizando desde hace años sobre el uso de objetos cotidianos como símbolos para fortalecer sus historias.

“Todo amor es una lucha.”

Un globo de gran tamaño, lleno con helio, flota hacia las alturas del teatro. Una luz amarilla brilla detrás de él, creando en el suelo una gran sombra. Cada uno de estos elementos crea un cuadro escénico con una estética cuidadosamente diseñada, un elemento poético insertado en una narrativa perturbadora. La dirección que Richard Viqueira imprime a “Hombruna” es meticulosa en cada uno de sus elementos, todos en función de fortalecer tanto la narrativa como la teatralidad. Desde su propio diseño de iluminación, hasta el diseño sonoro de Miguel Hernández, el montaje es sin duda uno de los más cuidados y funcionales de una ya de por sí interesante y fructífera carrera.




“¿Han escuchado una última exhalación de una persona antes de morir?”

Con voz rasposa, pelo engomado y un traje ajustado al cuerpo que incluye un calzón verde menta para crear la imagen de luchadora, Valentina Garibay presenta de entrada a Juana como una mujer marimacha, ruda, alguien en control de su vida y de sus emociones. A medida que su historia familiar se revela, su pasado, incluyendo un acto de extrema violencia en su juventud, esa fachada se va resquebrajando para mostrar a un personaje complejo, roto psíquicamente, alguien capaz de asesinar sin remordimientos, pero que a la vez es atormentada por sus traumas personales. El trabajo actoral de Valentina Garibay es admirable desde dos frentes. Por un lado hay un potente trabajo interno, emocional, en el que la actriz construye un personaje complejo y verdadero al encarnar a Juana Barraza. Por el otro, se encuentra un preciso trabajo físico en el que Garibay utiliza su cuerpo como herramienta clave para el desarrollo de la puesta en escena. Ya sea peleando en el ring contra una muñeca inflable, inhalando helio para hablar cómicamente como una anciana, o bailando lastimeramente al ritmo de Woman in Love de Barbara Streisand, cada uno de los diferentes retos que “Hombruna” le presentan, la actriz los asume de lleno, culminando en una contundente fusión de los dos trabajos cuando su madre comete un acto innombrable por una caguama y Valentina debe romperse emocionalmente al mismo tiempo que manipula con precisión un globo con agua contra su propio cuerpo.

“Quizás la vejez es quedarse sin aire.”

Inhala, exhala. Soy un hombre que ha sufrido desde niño de asma. Cuando tenía cuatro años se me declaró muerto por unos minutos tras haberme ahogado en una alberca. Han sido muchas veces en mi vida en las que el aire no ha estado presente en mis pulmones, hecho que todas las noches tengo que recordar al usar mi inhalador para poder dormir bien. Inhala, exhala. Esta automática acción que realizan los seres humanos todos los días es algo de lo que siempre estoy consciente, pues valoro infinitamente cada vez que mis pulmones se llenan de aire. Espero seguir por mucho tiempo respirando para poder seguir aplaudiendo tan potentes trabajos como lo es “Hombruna”.

 

 

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Hombruna”

DRAMATURGIA Y DIRECCIÓN: Richard Viqueira

ELENCO: Valentina Garibay

DÓNDE: Teatro de las Artes en el CENART

DIRECCIÓN: Avenida Río Churubusco 79, colonia Country Club.

CUANDO: Miércoles a viernes 20:00, Sábado 19:00 y Domingo 18:00. Hasta el 28 de agosto.

CUANTO: $150. Boletos en taquilla.

DURACIÓN: 80 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: Cuenta con estacionamiento.

COMPARTE!

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.