¿LA ÓPERA… O LA NACHA?

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes desean pasar una íntima velada a lado del maestro del cabaret en México y sus recuerdos.

¿LA ÓPERA… O LA NACHA?

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

“Con uñas y con dientes, claro que me defendí, y sigo aquí.”

Los 70s fueron una década gloriosa para el gran Tito Vasconcelos. Caminar por El Carmel en la Zona Rosa, escuchar a Pita Amor insultar a alguien con la palabra Guatemalteco, o conocer a los más grandes intelectuales de la época son algunas de las memorias que detonan anécdotas únicas, hilarantes denuncias contra la política actual y, por supuesto, para cantar toda una gama de canciones de una de las más grandiosas intérpretes argentinas, y de una obra musical que denuncia didácticamente al capitalismo. Tito los invita a relajarse y disfrutar. Si tienen alguna pregunta, háganla con confianza. Esta noche todo se vale, pues estamos en familia.

“Yo aprendí a jotear con Sarita Montiel.”

A sus 71 años de edad, Tito Vasconcelos, una de las figuras más importantes del cabaret mexicano, inicia su proceso de despedida de los escenarios. Con su más reciente espectáculo, intitulado “¿La Ópera… o la Nacha?”, Vasconcelos emprende un recorrido por sus recuerdos sin un libreto predeterminado, permitiéndose improvisar e interactuar con el público, pero tomando como base narrativa una serie de canciones que ha curado con precisión. La Ópera de Tres Centavos de Bertolt Brecht, obra que montó con enorme éxito en los setentas con un admirable elenco, y el cancionero de Nacha Guevara, son el hilo conductor por el que el autor, director y protagonista del espectáculo emprende un recorrido por sus memorias, al mismo tiempo que medita sobre toda una vida en el escenario.




“¿Tito es actor, es actriz, o qué coño es?”

“¿La Ópera… o la Nacha?” arranca con la magistral Aquí Estoy, adaptación que hizo Nacha Guevara a la canción original de Stephen Sondheim; antes de cerrar la velada, Tito Vasconcelos deja el alma en el escenario mientras interpreta Esto es Teatro, igualmente de la cantante argentina. Melodías escritas por Brecht sobre la tiranía del sexo o sobre la inutilidad del esfuerzo imaginario, un fragmento de No Llores por Mí Argentina, y hasta el primer éxito de Agustín Lara cantado por su más famosa y altiva esposa. Sin duda, la dramaturgia musical que ha escogido el gran cabaretero para usar como hilo conductor es vital para el disfrute del espectáculo. Ya sea como excusa para compartir anécdotas sobre Gonzalo Vega mientras le enseñaba a convertirse en la Señora Presidenta, o para despotricar contra la 4T, o sobre la futilidad de los jardines colgantes de Babilonia, cada una de las canciones escogidas ayudan a que la puesta en escena avance, provoque risas, y despliegue la capacidad del creador escénico sobre las tablas.

“Todos los hombres son iguales, ya lo dijo Marx.”

Al fondo del escenario, una pantalla muestra un collage de fotografías de lo que fue el montaje de La Ópera de los Tres Centavos en los años setentas. Mientras que Tito Vasconcelos explica quienes son aquellos actores en las fotos, comparte algunas anécdotas sobre ellos. Esta pantalla trasera servirá en diversos momentos de la puesta en escena para ilustrar las canciones con imágenes de Eva Perón, con un varonil modelo que sirvió de inspiración a Tom de Finlandia, o con una fotografía del mismo Vasconcelos en años pasados con un gran tocado de flor en la cabeza y perlas al pecho. Bajo la premisa de ser una velada entre amigos y familia, “¿La Ópera… o la Nacha?” es una puesta en escena que apuesta por la sencillez, el contacto directo con el público, por la intimidad. De tal manera, la pantalla mencionada sirve como hilo conductor junto con las canciones, pero es en la presencia del histrión en lo que se basa la potencia de la obra.




“La política actual es el arte de comer mierda sin hacer gestos.”

A la mitad de una de las canciones de Brecht, Tito pierde el hilo de la melodía. Sin el menor empacho detiene la canción, le pide al maestro Baldomero Jiménez, quien lo acompaña al piano, que comience desde un cierto punto de la melodía, y termina. Los aplausos no se dejan esperar al final. Vestido con una larga bufanda dorada, chaleco negro con lentejuelas, largas pestañas postizas y una peluca cana que remite al look más conocido de Nacha Guevara, Tito Vasconcelos se entrega de lleno a “¿La Ópera… o la Nacha?” con sencillez, honestidad, y con toda su capacidad cabaretera para hacer reír y denunciar. Ya sea compartiendo con humildad su asombro ante el haber departido en los 70s con enormes figuras como Nancy Cárdenas o Gabriel García Márquez, o denunciando al presidente actual y sus vanas promesas u ofensivas maneras de percibir a la comunidad LGBTTTIQ+, cada momento que narra Vasconcelos proviene desde la veracidad, desde su propia vida que desnuda para todos, incluso abriendo una sesión de preguntas y respuestas sin censura alguna, dejando en claro que su deseo de retirarse de los escenarios podría significar una verdadera perdida para el teatro mexicano.

“Un sentimiento entrañable, un aplauso interminable, esto es teatro.”

El cabaret en México ha recorrido un enorme camino desde la Carpa a principios del siglo XX. Sin embargo, su esencia de denuncia desde la resistencia y lo liminal a través del lenguaje universal de la risa se ha mantenido durante más de un siglo hasta nuestros días. En este recorrido han pasado grandes figuras, pero pocas pueden levantarse como un verdadero bastión y emblema de su arte como lo hace Tito Vasconcelos. No sólo por su capacidad sobre el escenario, que queda en claro que es vasta, sino por su generosidad al pasar su conocimiento a tantos que han tomado clases con él, por su capacidad de seguir denunciando cuando mucho han callado, por provocar carcajadas ante el trágico destino de este país, por ser quien eres… gracias siempre Tito Vasconcelos.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: ¿La Ópera… o la Nacha?

DRAMATURGIA, DIRECCIÓN Y ACTÚA: Tito Vasconcelos

MÚSICA EN VIVO: Baldomero Jiménez

DÓNDE: Teatro Varsovia

DIRECCIÓN: Varsovia 9, Colonia Cuauhtémoc.

CUÁNDO: Viernes: 22:00 horas. Hasta el 30 de Septiembre 2022.

COSTO: $400. Boletos en taquilla o en Boletos para ¿La Ópera… O La Nacha?-Tito Vasconcelos | Detalle de fechas para Más Teatro y Culturales | Ticketmaster MX

DURACIÓN: 90 minutos sin intermedio. Principio del formulario

DATOS ADICIONALES DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking.

COMPARTE!

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.