CALLE AMOR

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes desean liberarse de los conceptos erróneos que se nos han impuesto, no sólo del amor, sino de muchas otras toxicidades.

CALLE AMOR

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

“Esta obra que están viendo está basada en hechos reales.”

La Señorita Julia, tras encontrarse mancillada por el innombrable pecado de ejercer su sexualidad con plenitud, encuentra que la única salida para su dilema es el suicidio; idea planteada por un hombre, por cierto. Blanca Nieves, Cenicienta, La Bella Durmiente… tantas y tantas princesas que han sembrado la semilla de que la felicidad depende de ser rescatada por un hombre. A diestra y siniestra la sociedad dicta cómo debe comportarse, hablar y verse un hombre, cuáles son las maneras en que una mujer debe sentir, pensar y obedecer para no ser considerada como un objeto desechable, o convertirse en una estadística más en las noticas. Es hora de levantar la voz, de cuestionar a todo aquello que es intocable, de que cambien las cosas le pese a quien le pese.

“Nos preguntamos qué es el amor.”

Son siglos durante los cuales se ha vanagloriado la proeza dramatúrgica de Shakespeare, sin realmente cuestionar el papel de la mujer en sus obras. Lo mismo se puede decir de Strindberg, quien en su obra maestra La Señorita Julia tiene a una mujer dormida durante casi toda la obra sin hacer absolutamente nada mas que ser un elemento decorativo. Esta situación se puede encontrar en todos los rubros artísticos, ya sea en el cine en películas como Diario de una Pasión, en canciones pop de Fey, o en cientos de referencias más que operan desde el heteropatriarcado blanco, desde una visión que cierra puertas a la representatividad, a la inclusión, que torna ojos ciegos a la diversidad de género e identidad. Es a partir de esta deplorable realidad que el colectivo Trescénica, conformado en su mayoría por actores recién egresados de la Escuela Nacional de Arte Teatral -ENAT- desarrolla junto con la dramaturga y directora Laura Uribe “Calle Amor”. Esta propuesta escénica lanza, a través de toda una gama de cuadros, una potente denuncia, no sólo en contra de estos modelos excluyentes, sino a todo un sistema que permite que los abusos sexuales sean permisibles, que perpetúan sistemas de poder que discriminan y segregan, que crean de México un país donde ser prieto, mujer, o parte de la comunidad lgbtiq+ significa ser menos.




“¿Por qué no debaten con Shakespeare?”

Tras presentar una versión sintetizada de 10 minutos de La Señorita Julia de August Strindberg, el elenco entero sale a escena y se presenta, no por nombre, sino por sus características físicas, sus bagajes familiares, sus identidades, los papeles a los que se les ha permitido acceder dentro de un sistema fallido. Las escenas que siguen, muchas cargadas de ácido humor, otras dolorosas en su cruda honestidad, abren la discusión en torno a cómo un joven gay reacciona ante las películas de Disney, a cómo la imagen de las Lolitas es reprobable, al por qué fenómenos de la cultura pop como High School Musical han sido un retroceso social o al hecho de que, en un casting, la mayoría no pueden acceder a un casting por el color de su piel. La dramaturgia de “Calle Amor” nace de las vivencias personales de cada uno de los integrantes, de sus dolencias, de una imperante necesidad de que cambien las cosas a partir de alzar la voz. Estas aristas, junto con muchas más, son hilvanadas por Uribe para crear un camino que va desde lo muy asequible por cualquiera entre las butacas – los modelos de Disney -, hasta abrir temas muy particulares y específicos vividos dentro de la comunidad teatral, más específicamente en la ENAT y en los procesos de educación del arte teatral. El resultado es una narrativa fluida entre cuadros, no siempre alcanzando contundencia en todos, a momentos potente y abrumadora, en otros discursiva y aleccionadora. No obstante, el camino propuesto hacia la liberación que recorre la obra es poderoso, se llega a la meta en forma determinante e inspiradora, rompe puertas y ventanas para abrir conversaciones entre todos los que atestiguan tan honesto y revelador trabajo.

“Te digo que te amo para que actúes mejor.”

Mientras que en una pantalla se proyecta una escena de Diario de una Pasión, sobre el escenario dos actores con el mismo vestuario recrean el momento a manera de traducción simultánea. Al momento en que un chico gay declara su repudio por el mensaje de Disney, las colchas de su cama salen volando para ser utilizadas como vestidos de princesas. Cuando se abre la discusión sobre la sarta de horrores que suceden en las escuelas de teatro en este país, se realizan una serie de ejercicios de confianza típicos en dichas instituciones. Apoyada por un preciso trabajo en la dirección de arte y el diseño del dispositivo escénico a cargo de Sabina Aldana, mismo que logra evocar épocas, espacios y hace gran uso de la amplitud del espacio, Laura Uribe le brinda su propio lenguaje escénico a cada uno de los cuadros que conforman “Calle Amor”. De tal manera, aros de luz en manos de cada uno de los actores crea una atmosfera que de inmediato remite al musical A Chorus Line, unos corazones neón son suficientes para abrir un universo de fantasías sexuales, o se puede revelar todo un estudio de filmación en España. Igualmente es digno destacar el trabajo en el diseño de vestuario por Mauricio Ascencio, el de iluminación a cargo de Tenzing Ortega, el diseño sonoro por Homero Guerrero, las coreografías y el movimiento escénico diseñado por Mauricio Rico, y el trabajo en multimedia por parte de Yoatzin Balbuena, cada elemento bien orquestado para evocar una puesta en escena de una clásica obra del siglo XIX o para crear una desquiciada fiesta rave donde la liberación es la regla mientras llueve espuma.




“Seis de nosotros hemos hecho La Rosa de Guadalupe.”

Una confesión sobre salir del closet entre estampitas de colores; una Cristina que despierta para convertirse en un enardecido personaje de Lope de Vega; un joven actor realiza su examen final transformándose en un macho asesino dentro de la dramaturgia de Georg Büchner; un diálogo en una famosa cinta mexicana es analizada por su interlocutor. “Calle Amor” se beneficia por la potencia, energía, pasión y convicción que cada uno de sus integrantes trae a la mesa. Aline Reyes Estrella, Ángel Abad, Atenas Cobos, Aurelio Gutiérrez, Eduardo Arriola, Elizabeth Guajardo, Erandi Zenil, Erudi Minero, Frida Aranza, Juan Pablo Zavala, Manuel Mompala, Mario González-Solis, Miguel Ángel Pérez y Rodrigo Virago se dejan llevar por completo, interpretando a versiones de sí mismos, cargados de honestidad y evidente amor por el escenario. Donde todavía faltan tablas, matices, manejo vocal o corporal, se encuentra compensado por lo arriba mencionado, principalmente dado el hecho de que ellos mismos confiesan estar comenzando sus carreras escénicas. Este hecho es vital tomarlo en cuenta, y es uno que se admira ante semejante arrojo y valentía.

“Te libero de tener que representar personas que no te representan.”

Recuerdo como adolescente gay pensar que nada de lo que veía en la tele sería para mí por el mero hecho de ser homosexual. De igual forma recuerdo como un profesor de actuación en la carrera de Literatura Dramática y Teatro nos pidió ser putos y putas para un examen final, debiendo de exponernos a la mirada de toda una Facultad cuando de la nada nos pidió salir del aula de clases para desfilar por todo el edificio. También mi memoria me lleva a esta mañana cuando en el gimnasio escuchaba a un grupo de hombres blancos heterosexuales pavoneándose de las últimas zorritas que se acababan de ligar en un table mientras usaban palabras como puto y maricón para hacerse burlas entre ellos. Basta es lo que pienso. Basta es lo que debemos gritar. Basta de perpetuar ideas, de callar, de solapar, de permitir. Basta.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Calle Amor”

DRAMATURGIA Y DIRECCIÓN: Laura Uribe

ELENCO: Aline Reyes Estrella, Ángel Abad, Atenas Cobos, Aurelio Gutiérrez, Eduardo Arriola, Elizabeth Guajardo, Erandi Zenil, Erudi Minero, Frida Aranza, Juan Pablo Zavala, Manuel Mompala, Mario González-Solis, Miguel Ángel Pérez y Rodrigo Virago.

PRODUCCIÓN EJECUTIVA: Paulina Montiel

COORDINACIÓN DE PRODUCCIÓN: David Castillo

DÓNDE: Teatro Del Bosque Julio Castillo del Centro Cultural del Bosque

DIRECCIÓN: Reforma y Campo Marte, detrás del Auditorio Nacional, Chapultepec.

CUÁNDO: Jueves y Viernes 20:00, Sábado 19:00 y Domingo 18:00 horas. Hasta el 15 de Mayo.

COSTO: $150. Boletos en taquilla y Boletos para Calle amor | Detalle de fechas para Más Teatro y Culturales | Ticketmaster MX

DURACIÓN: 90 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: Cuenta con estacionamiento.

COMPARTE!

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.