INCENDIOS

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes desean aplaudir una joven propuesta de la obra maestra de Wajdi Mouawad.

INCENDIOS

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Iván Pasillas (@Iv_Moony)26

“La infancia es un cuchillo clavado en la garganta.”

Nawal ha muerto y el silencio continúa. En su testamento ha legado la chamarra de mezclilla con el número 72 a la gemela Julia, un cuaderno rojo al gemelo Simón. Ambos artículos son piezas claves para, al fin, cumplir una promesa. Ahora deben entregar dos cartas, una a su padre, otra a su hermano, y así poder leer aquella que está destinada para ellos. Sólo entonces, quizás, se podrá desencajar un cuchillo que se clavó desde la infancia y descubrir que el amor es capaz de dejar atrás el pasado, de romper ese silencio que asfixia, y sobre todo de perdonar.

“Ningún epitafio para quienes no cumplen sus promesas.”

“Incendios” del dramaturgo Libanés-Canadiense Wajdi Mouawad es considerada como la pieza clave dentro de la tetralogía La Sangre de las Promesas, conformada también por Cielos, Litoral y Bosques, así como una de las obras de teatro épico más importantes del siglo XXI. A través de distintas líneas temporales, esta tragedia moderna, magníficamente traducida por Humberto Pérez Mortera, narra la travesía de una mujer y sus hijos gemelos por desentrañar la verdad de su historia en medio de la guerra, de la más aberrante de las violencias, entre odios profundos, y un amor que rebasa todos los límites.




“¿En dónde comienza su historia?”

Nawal busca desesperadamente al hijo que se le arrebató de joven, sólo para descubrir una verdad enmudecedora. Tras la muerte de su madre, Simón y Julia ahora están encomendados en encontrarlo para que lea una carta, su contenido una revelación que ensombrece con lágrimas hasta la mirada más dura. La manera en que Mouawad ha hilvanado la narrativa de “incendios”, una que abarca varias décadas en distintos países y una plétora de personajes, consigue atrapar al espectador en su deseo por ir descubriendo los múltiples secretos que guarda en su interior. Sin embargo, mucho más allá de cualquier argumento, el dramaturgo toca temas universales a través de seres humanos complejos y fallidos, tan reales como cualquiera, sus dolores y afectos, obsesiones y carencias, logro monumental que crea un espejo en el que toda persona es capaz de reconocerse, para después sonreír, sangrar, y verter lágrimas. Hablar de ”Incendios” es, sin temor a ser hiperbólico, de la más grande historia de amor jamás contada a través del dolor.

“Todos nos quedamos mudos ante la verdad.”

Al comenzar la puesta en escena, los gemelos Julia y Simón se encuentra sentados de un extremo del escenario, el ejecutor del testamento de Nawal del otro. El resto de los actores se han sentado alrededor del escenario entre el público, elementos de utilería debajo de sus sillas. A lo largo del espacio se han dispuesto lámparas de techo que penden en una fila para crear los distintos ambientes; desde lo alto un músico toca la citara para exacerbar los sentimientos vividos durante la narrativa. Pocos han sido los montajes que han verdaderamente cimbrado los cimientos del teatro en esta ciudad como lo fue “Incendios” en 2010, dirigida por Hugo Arrevillaga y protagonizada por Karina Gidi. La propuesta que José Sampedro plantea en esta nueva producción contiene fuertes ecos al pasado, desde la distribución espacial hasta la forma en que los papeles han sido asignados, incluyendo la decisión de que Nawal sea interpretada por una sola actriz. Una vez establecido esto, Sampedro consigue establecer el ritmo y tono propios a la puesta en escena, principalmente para que la historia suceda con toda su potencia. Testimonio de ello, las múltiples lágrimas que se derraman hacia la última escena. Adicionalmente, es evidente el trabajo que el director ha realizado con el joven elenco para alcanzar un entendimiento de la profundidad emocional a las que se deben llegar, para poder entregar una valiosa nueva versión de lo que es uno de los más grandes clásicos de los últimos 20 años.




“No importa lo que pase… siempre te amaré.”

Son tres cartas las que Nawal lee al final de “Incendios”. Cada una de ellas destila una emoción distinta, en su más pura forma, momento cumbre de la épica de Mouawad. Odio, amor, perdón son expresadas con absoluta sinceridad momentos antes de que la mujer que canta vea por última vez a su amor entre el mar. El reto que implica interpretar a Nawal puede ser comparable al de darle vida a Lady Macbeth, Blanche Dubois o a la Martha de Edward Albee, un reto que no puede ser abordado por cualquiera. El trabajo que realiza Ana Guzmán Quintero proviene desde la fractura, la honestidad emocional, de un evidente y vasto talento en una tan aun joven actriz. A pesar de la ausencia de un gravitas que sólo la experiencia de vida puede traer, la interpretación de Guzmán Quintero está a la altura del tan complejo papel. A su lado, Lucía Madariaga entrega una actuación igualmente sólida como Sawda, claramente entendiendo los múltiples matices que el papel demanda. Igualmente es de relevancia aplaudir le entrega de Sharon Ayon, Rodolfo Zarco y César Antulio como Julia, Simón y Nihad, respectivamente. Los tres actores se entregan de lleno a sus papeles con profunda veracidad, ya sea en proyectar desesperación, furia, el peor de los cinismos, o en llenar con dolor los absolutos silencios que contiene la obra. El resto del elenco lo conforman Enrique Arce, Saul Villa y Carla Heftye.

“Ahora que estamos juntos, todo estará mejor.”

La naciente compañía teatral Parvada Teatro ha tomado la muy arriesgada decisión de tocar un clásico, uno que aun resuena en muchos espectadores por su impactante poderío. Derramé muchas lágrimas la primera vez que aplaudí “Incendios” hace 12 años, la aplaudí muchas veces más dado que regrese a verla una y otra vez, tan grande la marca que provocó en mi vida. Ahora, en 2022, la he vuelto a aplaudir, he vuelto a sentir mi garganta cerrase, de nuevo sentí el dolor que vive Nawal. Mis respetos y felicitaciones a Parvada Teatro por traer esta historia de nuevo a los escenarios, por hacerlo bien, con el debido rigor que demanda la obra de Wajdi Moawad, por devolverme tan maravillosa historia a mi presente. Ahora que Incendios está de vuelta, nuestra cartelera estará mejor.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Incendios”

DRAMATURGIA: Wajdi Mouawad

DIRECCIÓN: José Sampedro

ELENCO: Ana Guzmán Quintero, Rodolfo Zarco, Sharon Ayon, Enrique Arce, Lucía Madariaga, Saúl Villa, César Antulio y Carla Heftye.

DÓNDE: El Círculo Teatral

DIRECCIÓN: Veracruz 107, Colonia Condesa.

CUÁNDO: Martes 20:00 horas. Hasta el 14 de Junio 2022

COSTO: $324 y $270. Boletos en taquilla o en Incendios Boletos, Varias fechas | Eventbrite

DURACIÓN: 160 minutos sin intermedio.

DATOS ADICIONALES DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking.

COMPARTE!

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.