ASIMOV

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!

Para quienes quieren llevar a sus hijos a un mundo de títeres y ciencia ficción.

ASIMOV

 
 
PRIMERA LEY DE LA ROBÓTICA: Un robot no debe dañar a un ser humano ni por omisión permitir que un ser humano sea dañado.
 

La nueva era de hielo ha cubierto al mundo bajo su manto congelado. Los seres humanos que continúan en la Tierra tienen que cortar leña y conseguir comida con sus propias manos si han de sobrevivir. Todo sería muchísimo más fácil si las máquinas todavía existieran pero esa es una realidad que ya no existe. La nieve acabó con todo aquello que funcionaba con circuitos, chips, cables y electricidad, ¿qué no? ¿Será que acaso, en algún lugar remoto, entre tanta y tanta nieve, todavía quede un robot buscando ser adoptado por alguien?

SEGUNDA LEY DE LA ROBÓTICA: Un robot debe obedecer a los humanos siempre y cuando no entre en conflicto con la primera ley.
 

Las novelas “1984” de George Orwell y “Un Mundo Feliz” de Aldous Huxley o películas como “Blade Runner”, “Matrix” y, más recientemente, “Los Juegos del Hambre” son excelentes ejemplos de lo que es una distopía, un mundo ficticio indeseable en exacta oposición a una utopía. Hiram Molina ha creado su propio mundo distópico infantil en “Asimov”, una extraña pero entrañable obra infantil (mayores de 8 años) que se convierte, por medio de títeres, en una carta de amor al escritor de ciencia ficción más grande de todos los tiempos: Isaac Asimov.

TERCERA LEY DE LA ROBÓTICA: Un robot debe protegerse siempre y cuando no entre en conflicto con la primera o la segunda ley.
 

El mundo, junto con toda su tecnología, ha terminado en una era de hielo donde Imani y su hija Abba han logrado, medianamente bien, adaptarse a este nuevo ambiente. El amor que se tienen y los recuerdos de otras épocas son lo que las mantienen con calor y fuerzas para continuar día con día consiguiendo lo que pueden con sus propios recursos y sin depender de ninguna máquina que las ayude. Cuando Abba y Asimov se encuentran en medio de esta eterna y blanca soledad, una linda amistad nace, sin que siquiera la pequeña se dé cuenta de que su nuevo compañero está hecho de metal y no de carne y hueso. La realidad habrá de poner a prueba los sentimientos de fraternidad y solidaridad que existen entre mamá, hija y robot.

“Las únicas maquinas que hay aquí son las que tú haces.”
 

La dramaturgia de Molina es interesante sin duda, sobre todo en los momentos en que entran en juego las leyes de la robótoca creadas por Isaac Asimov. Sin embargo, lo que realmente me cautivó en “Asimov” es el gran trabajo artesanal e imaginativo con que Edwin Salas ha creado los títeres de la obra. Manipulados desde un banco, movidos con manos y pies, las marionetas de Salas son sencillamente hermosas en su aparentemente sencilla manufactura y su gran expresividad escénica. Claro que nada de esto sería posible sin el trabajo del mismo Edwin, manipulando a Asimov, o de Anabel Domínguez quien se encarga de Abba. Mirar a estos dos títeres lanzándose bolas de nieve o ver a uno de ellos acariciando el pelo de la única humana en escena resulta memorable y de una estética exquisita.

”El día que Asimov llegó, regresaron las auroras boreales.”
 

Aunado a estos elementos cabe destacar la escenificación de este mundo helado, donde un árbol seco cobra tintes dramáticos al cambiar de color con simples series de luces, se logra representar con gran teatralidad el cómo un robot es cubierto por nieve con plástico burbuja y las auroras boreales son bellamente representadas con un juego nada complicado de iluminación. De igual manera encontré entrañable la actuación de Adriana Lizana como Imani. Su interacción con los títeres es lo que logra respirarles vida a esas maderas talladas, convenciendo a los espectadores, niños y adultos, de que esos títeres son los que responden y no los humanos vestidos de negro detrás de ellos.

 
 
“Si llegan al futuro, no olviden llevar ropa abrigada.”
 

Encontré el tema de “Asimov” un tanto complejo y macabro para niños más pequeños, pero para aquellos papás que confían en que sus hijos son capaces de apreciar algo un poco más complicado que la última película de superhéroes, estoy seguro de que encontrarán en el pequeño robot un buen tema de discusión para la comida que seguro seguirá después del teatro. “Asimov” es una obra que apuesta a un teatro infantil más inteligente que una vil adaptación más de un cuento de Disney. Apuesten a que sus hijos no sólo la entenderán, sino que también la podrán apreciar por su manufactura y estética.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

 

OBRA: “Asimov”
DRAMATURGIA: Hiram Molina
DIRECCIÓN: Anabel Domínguez e Hiram Molina.
MÚSICA ORIGINAL: Jorge Martín Vargas Rodríguez
ACTÚAN: Adriana Lizana, Anabel Domínguez y Edwin Salas.
DÓNDE: Foro La Gruta dentro del Centro Cultural Helénico
DIRECCIÓN: Avenida Revolución 1500, Colonia Guadalupe Inn.
CUÁNDO: Domingos 13:00 hrs.
COSTO: $100 entrada general. Boletos en taquilla y ticketmaster.
DURACIÓN: 70 minutos sin intermedio.
DATOS DEL TEATRO: Cuenta con valet parking. La Gruta es el espacio alternativo del Centro Cultural Helénico. Les recomendamos revisar su extensa cartelera.

[AFG_gallery id=’1′]

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *