ASIMOV

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!
Para quienes quieren llevar a sus hijos a un mundo nevado de títeres y ciencia ficción.

ASIMOV

Por Juan Carlos Araujo

Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

 

PRIMERA LEY DE LA ROBOTICA: Un robot no debe dañar a un ser humano ni por omisión permitir que un ser humano sea dañado.
 

Una nueva era de hielo ha cubierto al mundo bajo su manto congelado. Los pocos seres humanos que han sobrevivido a la tragedia ahora dependen de sus propias manos para cortar leña y conseguir comida en estos nuevos tiempos carentes de tecnología. La nieve acabó con todo aquello que funcionaba con circuitos, chips, cables y electricidad, así que ahora en vez del sonido de engranes moviéndose o de motores rugiendo, lo único que puede llegar a cortar el silencio absoluto que trae la nieve es el melancólico canto de un viejo violín. Una madre y su hija duermen y sueñan entre tanto frío, un pequeño robot está buscando ser feliz. Su encuentro será afortunado pero hay leyes inamovibles que seguir.

 
SEGUNDA LEY DE LA ROBOTICA: Un robot debe obedecer a los humanos siempre y cuando no entre en conflicto con la primera ley.
 

Las novelas “1984” de George Orwell y “Un Mundo Feliz” de Aldous Huxley o películas como “Blade Runner”, “Matrix” y, más recientemente, “Los Juegos del Hambre” son excelentes ejemplos de lo que es una distopía, un mundo ficticio indeseable en exacta oposición a una utopía. Hiram Molina ha creado su propio mundo distópico infantil en “Asimov”, una muy diferente pero entrañable obra infantil (recomendada para mayores de 8 años) que se convierte, por medio de títeres, en una carta de amor al escritor de ciencia ficción más grande de todos los tiempos: Isaac Asimov.

 
TERCERA LEY DE LA ROBOTICA: Un robot debe protegerse siempre y cuando no entre en conflicto con la primera o la segunda ley.
 
Imani y su hija Abba han logrado, medianamente bien, adaptarse a una nueva realidad donde la tecnología ha desaparecido y la tierra se ha convertido en un gigantesco bloque de hielo y nieve. El amor que se tienen, la habilidad de Imani para construir algunas máquinas un tanto rústicas y los recuerdos de otras épocas son lo que las mantienen con calor y fuerzas para continuar día con día consiguiendo lo que pueden con sus propios recursos. Cuando Abba y Asimov se encuentran en medio de esta eterna y blanca soledad, una linda amistad nace sin que siquiera la pequeña se dé cuenta de que su nuevo compañero está hecho de metal y no de carne y hueso. La realidad habrá de poner a prueba los sentimientos de fraternidad y solidaridad que existen entre mamá, hija y robot en medio de guerras de bolas de nieve y bellas auroras boreales.
 
“Las únicas maquinas que hay aquí son las que tú haces.”
 

La dramaturgia de Molina es interesante, sin duda, sobre todo en los momentos en que entran en juego las leyes de la robótica creadas por Isaac Asimov. Conseguir que un tema tan complejo y adulto pueda ser no sólo entendido sino realmente apreciado y disfrutado por niños es una labor que merece admiración. Sin embargo, lo que realmente me cautivó en “Asimov” es el hermoso e imaginativo trabajo artesanal con que Edwin Salas ha creado los títeres de Abba y Asimov para la obra. Manipulados desde un banco, movidos con manos y pies, las marionetas de Salas son sencillamente adorables en su aparentemente sencilla manufactura y su gran expresividad escénica. Claro que nada de esto sería posible sin el trabajo del mismo dramaturgo manipulando a Asimov, o de Anabel Domínguez quien se encarga de Abba. Ambos titiriteros logran hechizar a los niños quienes se maravillan y aplauden al ver a estos dos títeres lanzándose bolas de nieve y a sus papás al quedar fascinados ante la delicadeza con que un robot acaricia el cabello de la única humana en escena. En verdad que el trabajo de Molina y Domínguez  resulta memorable y de una estética exquisita.

 
”El día que Asimov llegó, regresaron las auroras boreales.”
 

Aún si la magia de “Asimov” se encuentra en los títeres, el corazón se encuentra en la encantadora Violeta Isfel quien da vida a Imani. Su interacción con Abba y Asimov, ya sea con una dulce mirada, pasando sus dedos por el pelo artificial de uno de ellos o con gritos de desesperación tratando de localizar a su hija tras una tormenta, es lo que logra respirarles vida a esas maderas talladas, convenciendo a los espectadores, niños y adultos, de que esos títeres son los que responden y no los humanos vestidos de negro detrás de ellos. Isfel es el hilo conductor de la historia pero, de igual manera, es quien se conecta directamente con el público, sobre todo los más chiquitos, gracias a su enorme carisma, su bellísima cara y la pulcritud con que desempeña su interpretación.

 
“Que sueñes con un día soleado en la playa.”
 

La primera vez que vi “Asimov” en el Foro La Gruta del Helénico, encontré el tema un tanto complejo e incluso macabro para niños más pequeños. Ahora, en su nueva y muy mejorada versión en Foro Shakespeare, esta encantadora obra se ha convertido en una fuerte opción para aquellos papás que confían en que sus hijos son capaces de apreciar y entender algo un poco más complicado que la última película de superhéroes o de princesas. Estoy seguro de que los niños más grandes encontrarán en el pequeño robot un buen tema de plática con sus amigos durante el recreo en la escuela, mientras que una buena guerra de bolas de nieve entre títeres y el público, una manta gigante cubriendo a todos los asistentes y un eficiente trabajo de producción consiguen que los más jóvenes se diviertan de lo lindo. Prueba de ello era la niña de no más de cuatro años sentada justo detrás de mí, quien no dejaba de interactuar con los títeres, incluso llegando a gritar órdenes al robot Asimov, quien, siguiendo las leyes de la robótica, no podía dejar de obedecerla para el enorme deleite de la chiquita. “Asimov” es una obra que apuesta a un teatro infantil más inteligente que la más reciente adaptación de la última película de Disney. Apuesten a la inteligencia, sensibilidad y capacidad de entendimiento de sus hijos. El futuro se los agradecerá.

Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

 

OBRA: “Asimov”
DRAMATURGIA: Hiram Molina
DIRECCIÓN: Anabel Domínguez e Hiram Molina.
MÚSICA ORIGINAL: Jorge Martín Vargas Rodríguez
ACTÚAN: Olivia Lagunas, Anabel Domínguez e Hiram Molina
DÓNDE: Teatro Sergio Magaña
DIRECCIÓN: Sor Juana Inés de la Cruz 114, Santa María la Ribera.
CUÁNDO: Sábado y Domingo 13:00 hrs.
COSTO: $123. Boletos en taquilla y ticketmaster.
DURACIÓN: 60 minutos sin intermedio.
DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking.
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *