120

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Análisis de la escena con perspectiva psicoanalítica.

120

Por Jessica Canales (JessicaCanales)
Fotografías: Cortesía de la Producción

“Qué te va a hacer la conciencia si has pasado la vida dominando las pasiones para convertirlas en goces.”

En cuanto dan acceso al teatro parece que uno llega a una fiesta: gorritos, tequila, música, sonrisas y todos los acentos que califican a una recepción como grata. Gratísima incluso. Tomé asiento y, todavía atolondrada por los rasgos del festejo, comencé a poner atención a lo dispuesto en escena y antes de que descifrara gran cosa fui irrumpida por los discursos. Así empezó el carrusel de agitaciones físicas y emocionales con las que “120” me confrontó.

“Me ven a mí y ven lo que son, te ven a ti y ven lo que quieren ser.”

Ana Zavala, protagonista, directora y dramaturga de “120”, pone en proscenio la oscuridad de Rafael Gutiérrez Moreno quien fuera conocido como “El rey de la basura” líder de los pepenadores en el Distrito Federal durante más de 20 años. Gutiérrez Moreno se convirtió en un señor feudal en los tiraderos de Iztapalapa, tenía controlados a los delegados por el poder que le brindaban el manejo de la basura en la ciudad. El ex diputado por el PRI fue un psicópata, violador y asesino, políticamente intocable, a quién le dio muerte su esposa luego de más de una década de abusos.

“Muéstrale tu cariño al caballero ricura, báñale los zapatos con el hociquito.”

“120” es teatro documental y una escupida en la cara. En la película “Sólo un sueño” (Revolutionary Road) de Sam Méndez, el personaje que interpreta Kate Winslet y por el cual ganara un Globo de oro dice: “La verdad no se va, sólo que aprendemos a mentir mejor”. Así “120” nos recuerda grotesca y brutalmente que la verdad sigue aquí. Que a la maldad y a la perversión el tiempo no las diluye, sino que las decanta.





“Nada es malvado si te provoca una erección.”

“120” no es una bomba sino una golpiza con treguas. Apenas uno levanta la cabeza y hay un cambio de ritmo, un remanso que nos permite –por un momento- tomar algo de aire y después otra vez el espanto. El corazón se achica y la respiración se apelmaza.  Hay escenas en las que lo terrorífico del discurso y la imagen empatan de tal forma que colapsas. El líder de los pepenadores es padre –de entre más de 100 hijos- de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre quien en 2014 fuera relevado de su cargo como presidente del Partido Revolucionario Institucional en el entonces Distrito Federal a consecuencia de un proceso judicial por cargos por prostitución que derivó de la acusación encabezada por la periodista Carmen Aristegui. “No me he ido” dice el personaje de Gutiérrez y uno topa de frente con esa verdad ominosa que tampoco se ha ido.

 “Entre las funciones que tendría que realizar sería hacerle sexo oral al diputado.”

Ana Zavala comparte escena con un joven y suspirante político interpretado por Jyasú Torruco y el encargado de darle vida al líder de los pepenadores es Juan Carlos Medellín quien cabe mencionar es un estupendo actor con un profundo sentido de compromiso social puesto que participa en proyectos de denuncia teatralizada como en Infierno Barbazul dirigida por Fernando Bonilla el año pasado y que es una adaptación del texto clásico abordando historias de feminicidio.

“Los pobres creen todo lo que se les dice, les gusta lamentarse.”

La puesta en la que Alejandra Reyes asiste en dirección echa mano de intervenciones multimedia espléndidamente logradas a cargo de Carlos Gamboa y Eduardo Makoszay y por medio de las cuales presentan personajes ficcionados y no que narran la investigación sobre la vida del líder de los pepenadores en Distrito Federal durante los años 70´s hecha por Héctor Castillo Berthier.  La dramaturgia de Zavala mezcla el trabajo del investigador de la UNAM con el libro 120 días Sodoma del Marqués de Sade.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia





DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “120”

DRAMATURGIA Y DIRECCIÓN: Ana Zavala

ACTÚAN: Ana Zavala, Juan Carlos Medellin y Jyasú Torruco,

DÓNDE: Teatro El granero dentro del Centro Cultural del Bosque.

DIRECCIÓN: Reforma y Campo Marte S/N. Detrás del Auditorio Nacional.

CUÁNDO: Lunes y martes a las 20:00 hrs. Hasta el 24 de marzo.

COSTO: $150. Boletos en taquilla y en www.ticketmaster.com.mx Aplican descuentos.

DURACIÓN: 80 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: El Centro Cultural del Bosque cuenta con una extensa cartelera en sus diferentes teatros, les recomendamos revisarla. Cuentan con dos estacionamientos gratis al mostrar sus boletos para la obra.

COMPARTE!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.