LAS ESFINGES

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!

Para quienes quieren ver teatro no convencional de calidad en un escenario alternativo

LAS ESFINGES

“Cuando uno está enamorado, deberían de darle incapacidad.”
 

19:45 hrs. Llego al Parque España, sobre la calle de Veracruz, a un lado del Hotel Condesa DF, para encontrarme parado afuera de lo que parece ser un camión vandalizado por una pandilla de hipsters de la condesa. Estoy frente al Trolebús Doble Vida, donado por el gobierno de Japón, y utilizado como espacio artístico multi-disciplinario, para el estreno de “Las Esfinges”, la última creación de la compañía teatral Telón de Aquiles.

19:55. Afuera del trolebús ya se juntó un grupo de personas consistentes de asistentes a la función y curiosos que se debaten entre seguir su camino o entrar a ver la obra. Adentro puedo ver a gente preparándose para la obra, pero no veo cómo pueda ser que empiece a la hora pactada. Todo pareciera un tanto desorganizado, pero no.

20:00 en punto. Se nos da acceso al “teatro” y nos sentamos alrededor de las paredes del lugar. Dos actrices ya se encuentran en sus posiciones y la obra empieza casi de inmediato. El inicio se marca con la música de Madame Butterfly  y me doy cuenta de que la obra ha comenzado ya que una tercera actriz, vestida completamente de negro, comienza a cantar la ópera desde fuera del trolebús. Me doy cuenta, en ese momento también, de que no voy a ver una puesta en escena convencional.

“Ningún ser humano merece ser olvidado en un refrigerador.”
 

Mara y Sofía son lo negro y lo blanco. Una romántica, viva, soñadora; Mara sádica, ácida y llena de enojo. Muerte y vida, rivales de amor unidas por un hombre que dejaron hace años pero que ahora las llama a Veracruz a la hora de su muerte. ¿Qué otra cosa pueden hacer sino tomar el siguiente tren de carga y compartir el único asiento disponible para llegar al final de sus caminos? En este tren se encontrarán siempre espalda contra espalda. Yin y Yang, día y noche, sexo y amor, ilusión y cinismo. Dos mundos que, como el agua y el aceite, no son compatibles y al estar en el mismo espacio, al mismo tiempo y en el mismo lugar se tendrán que enfrentar.

“Esta historia de trios no es nueva.”
 

Yo confieso que a los quince minutos de empezada la obra, empecé a tener una reacción negativa hacia la propuesta pues sentí que estaba viendo una obra de teatro más que ataca a los hombres donde se lloran las terribles injusticias que tienen que vivir las mujeres por el simple hecho de su condición femenina. Me frustré por un momento pensando que “Las Esfinges” se reducía a una vil declamación en el más puro estilo de Lupita D’Alessio, en contra de ellos. Muy elaborada, muy visual, pero D’Alessio a fin de cuentas.

Y de repente entendí. De repente me reflejé. De repente estaba atrapado.

“¿Para qué vamos a ver a un muerto vivo?”
 

La escritora y directora Tania Castillo, quien también participa en la obra como esta figura negra llamada “Comodían” quien acompaña a Mara y a Sofía en su trayecto, tiene un discurso que podría confundirse muy fácilmente como feminista, pero que rebasa esa línea para volverse en algo mucho más profundo y atemorizante. “Las Esfinges” nos lleva por el viaje de estas dos mujeres, diametralmente opuestas, para criticar la condición humana de nuestra estupidez ante el amor. Mara y Sofía discuten, pelean, verbal y físicamente, gritan y lloran los mismos síntomas, enojos, rencores y dolores que sintieron por haber amado. Todos, hombres y mujeres, podemos vernos dentro de ese infierno, de camino a Veracruz en un tren.

“Sería interesante comerse el amor con todo y sus deditos.”
 

Las decisiones actorales en “Las Esfinges” también me resultan interesantes. A momentos falsonas, a momentos realistas, levantando y tirando la cuarta pared a conveniencia de la obra para ver directamente al público, Laura González Ciceño y Marisol Barrera se ve que se están divirtiendo mucho en sus papeles de Sofía y Mara respectivamente. Fui a la primera función y creo que aún pueden amarrar mejor los papeles, como pasa en todas las obras, pero la obra resulta muy demandante para ellas y enfrentan el reto de frente. Tania Castillo brinda el elemento simbólico-místico al montaje en la figura del Comodían, que posiblemente confunda a muchos espectadores no acostumbrados a un teatro poco realista. Déjense llevar, el camino vale la pena.

“Era tan buena persona, que no sabía qué hacer con dos malas mujeres.”
 

“Las Esfinges” es teatro experimental que busca la conjunción entre la forma y el fondo. Forma en un montaje lleno de imágenes poderosas que mezclan la feminidad con lo agresivo e incluso violento. Un teatro físico que sorprende por su manejo del espacio donde se maximiza las condiciones propias del trolebús para lograr un mayor impacto. Ver a dos mujeres literalmente desgreñarse a lo largo de todo el lugar, mientras este Comodían es testigo de la destrucción, es una mezcla fascinante de humor y morbo. Fondo en una historia que explora la condición humana de debilidad frente al enamoramiento. Toda personalidad está sujeta a ser víctima del amor, donde uno se vuelve vulnerable a ser lastimado en lo más profundo de uno mismo. El tiempo y la distancia curan pero hay cicatrices, las que deja el amor, que se llevan hasta el final.

“Es increíble hasta qué punto una se ataruga por amor.”
 

Me considero un hombre inteligente, culto, educado, fuerte y de carácter. Soy un pilar de concreto que no se doblega fácilmente ante la tempestad. También estoy enamorado. Profundamente enamorado. Podría resultar humillante verme a mí mismo reducido a un montón de cursilerías y sentimentalismos a causa del amor que hay en mí interior. “Las Esfinges” son guardianes de piedra que cuidan las entradas de los secretos más profundos. ¡Son indestructibles! Pero cuando uno se enamora, no queda mucho más que hacer sino doblar las manitas, ¿qué no? “Las Esfinges” no critica esta condición. Meramente se burla de ella y reflexiona sobre todo lo que somos capaces de hacer o cambiar por ese sentimiento. La piedra se desmorona y los mundos se colapsan por amor. ¡Pero qué bonito se siente mientras dura!

Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia
Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com
www.entretenia.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

 

OBRA: “Las Esfinges”
AUTOR: Tania Castillo
DIRECCIÓN: Tania Castillo
ACTÚAN: Laura González Ciceño, Marisol Barrera y Tania Castillo
DÓNDE: Trolebús Doble Vida
DIRECCIÓN: Avenida Parque España y Veracruz, Colonia Condesa.
CUÁNDO: Martes 20:00
COSTO: Cooperación Voluntaria
DURACIÓN: 60 minutos sin intermedio
DATOS DEL TEATRO: El trolebús está junto al hotel Condesa DF. Les recomendamos llegar unos quince minutos antes de la función para garantizar su lugar. Al inicio de la obra se les entrega, junto con el programa de mano, un sobre para que pongan ahí su cooperación voluntaria.  Recuerden que no es sinónimo de gratis.
FUERA DE TEMPORADA

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *