DANTE GASPAR, UN HOMBRE EN AGUAS PELIGROSAS

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Para quienes quieren acompañar en sus fantásticas aventuras a un cartero jubilado de 35 años.

DANTE GASPAR,

UN HOMBRE EN AGUAS PELIGROSAS

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

 

“Tengo miedo a desaparecer.”

Tras cinco años de servicio en la oficina de correos, Danta Gaspar se jubila. Su nueva misión en la vida: devolver a los remitentes todas aquellas cartas que por alguna razón u otra nunca llegaron a sus destinos. Ahora, a bordo de la no muy útil moto familiar, su más grande aventura comienza. En ella conocerá a muy coloridos personajes, atravesará el mar para conocer a bellas sirenas y quizás logrará descifrar el misterio que se oculta en el libro de las ficciones deseadas. Claro, siempre y cuando los hombres de gris no lo alcancen antes de llegar a la última página.

“Siempre me han gustado los misterios.”

Combinando el misterio con la aventura como si se tratara de una buena historia de detectives al estilo de una película noir, agregando elementos de comedia que a momentos se adentran en el terreno de lo clown y creando un universo fantástico donde un pez cabeza de león come brócoli y el encuentro entre una rata y un vegetariano son hechos perfectamente plausibles e hilarantes, el dramaturgo y actor Goyo Carillo presenta su monólogo “Dante Gaspar, Un Hombre en Aguas Peligrosas”. A partir de su personaje central, un joven cartero recién jubilado con el deseo de resolver un buen misterio que perfectamente nos podría remitir a Tintin, Carrillo entreteje una narrativa tanto enternecedora como encantadora gracias al vívido mundo que habita plagado de caracteres tan coloridos como una bella bibliotecaria argentina cuya cara podría encontrarse debajo del mar, el gordo Benny y su muy particular forma de hablar y un capitán que pareciera no se dejará conocer jamás.





“Hoy es mi último día como cartero.”

Al inicio de la obra, el ex-encargado de la oficina de correos le quiere contar un poema al público. Sabe perfectamente que es bello, pero no alcanza a recordar quién lo escribió, cómo se llama o, de hecho, sus propias palabras. Con este simple hecho, el personaje ya se ha logrado asentar en el corazón de los espectadores para poder contar cómodamente su historia. Más allá de la muy bien hilada historia de aventuras que Carrillo entreteje a partir de tratar de encontrar al dueño de un cuaderno que nunca llegó a su destinatario, el verdadero poder narrativo de “Dante Gaspar, Un Hombre en Aguas Peligrosas” radica en la manera en que el dramaturgo inserta a lo largo de toda la muy entretenida obra un devastador giro de tuerca omnipresente que sólo se llega a apreciar hasta el final de la misma, justo cuando todas las preguntas que se ha ido el espectador son resueltas. El efecto es doloroso, muy de hecho, pero la belleza con que es ejecutado, lo bien desarrollado y justificado con que es revelado, provoca que las lágrimas que brotan sean agridulces más que trágicas, haciendo que la ovación final sea también con una gran sonrisa en la boca.

“Esta libreta resultó tan misteriosa estando abierta como estando cerrada.”

Tras haber seguido todas las pistas para poder resolver el paradero del tan elusivo capitán, Dante deduce el lugar donde seguramente se encuentra un mapa que lo llevará hasta el fin del mundo donde habitan las sirenas. En el escenario, el sonido de un vidrio rompiéndose se une a la perfección con un flashazo de luz mientras que el actor da un golpe certero en el espejo de agua que se encuentra a la mitad de un entarimado de madera. La dirección de Michelle Guerra Adame para “Dante Gaspar, Un Hombre en Aguas Peligrosas” es la precisa que el texto necesita para crear verdadera magia, algo que se aprecia desde el principio de la obra cuando Dante entrega cartas a miembros del público por su nombre. Apoyada por un estupendo trabajo de iluminación a cargo de Lupillo Arreola y de un sorprendente trabajo de sonorización por el también musicalizador Miguel Ángel Cuevas, quien es capaz de crear imágenes tan reales como el de una motocicleta vieja o el del contenido de un paquete entregado a un carnicero a partir de efectos de sonido producidos en vivo, la directora fortalece las palabras con el ritmo y el tono apropiado, las traduce a escena con precisión e imaginación desbordada, intensifica la comedia al mismo tiempo que enfatiza el dolor detrás de toda la historia. Ciertamente, un trabajo de síntesis en la prácticamente omnipresente musicalización, misma que a momentos incluso no permite escuchar los diálogos del actor en escena, sería de gran ayuda para colorear la puesta en escena y no tratar de dominarla.





“Los hombrees de gris acechan de nuevo.”

Tito el carnicero, quien usa su gorra al revés, le tira una bola de papel a Dante en la cara. El cartero, quien usa su gorra al frente, recibe el pelotazo justo en el centro de su rostro. Ambos personajes son actuados casi de forma simultanea por el mismo actor. Con una flor en el cabello para encarnar a la bella Elena, un pañuelo para secarse el sudor de la frente y una voz chillona para convertirse en el gordo Benny o con un gran anillo al dedo para interpretar a la descorazonada señorita Capotelli, Goyo Carrillo se hace cargo de darle vida no sólo a su adorable personaje titular, sino a toda la variedad de personajes que habitan “Dante Gaspar, Un Hombre en Aguas Peligrosas”. Enternecedor y memorable, frágil y vulnerable, gracioso hasta el punto de lo casi caricaturesco, Carrillo entrega un trabajo digno de ovacionar sencillamente por la abrumadora verdad con que se realiza, hecho que se distingue al momento en que claramente se aprecia cómo se le ilumina la mirada al resolver parte del misterio, como se le ensombrece a la hora de revelar la verdad de los hombres de gris. No cabe duda que Goyo Carrillo es una verdadera revelación, al menos para mí, y una de las mejores actuaciones que he tenido el privilegio de aplaudir esta temporada.

“Yo seguiré viajando hasta donde mi cabeza me lo permita.”

Para mi conclusión quisiera compartir una anécdota personal. Una que involucra a una persona a quien amé con toda el alma y que terminó con un destino igual al de Dante. Sin embargo, al hacerlo, revelaría detalles que necesitan permanecer envueltos en el misterio que hace de esta obra una verdadera joya. Es por eso que mejor callo, le dedico estas palabras a mi amada Irma, quien estoy seguro esta ahora mismo nadando con las sirenas de su mente. Te quiero, te extraño, te amo. Gracias Dante por recordármela.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Dante Gaspar, Un Hombre en Aguas Peligrosas”

DRAMATURGIA Y ACTÚA: Goyo Carrillo

DIRECCIÓN: Michelle Guerra Adame

MÚSICA EN VIVO: Miguel A. Cuevas

DÓNDE: Teatro Orientación dentro del Centro Cultural del Bosque.

DIRECCIÓN: Paseo de la Reforma y Campo Marte S/N.

CUÁNDO: Jueves y Viernes 20:00, Sábado 19:00 y Domingo 18:00 hrs. Hasta el 5 de Agosto.

COSTO: $150 entrada general. Boletos en taquilla y ticketmaster. Aplican descuentos.

DURACIÓN: 80 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: El Centro Cultural del Bosque cuenta con una extensa cartelera en sus diferentes teatros, les recomendamos revisarla. Cuentan con dos estacionamientos gratis al mostrar sus boletos para la obra. Se encuentra detrás del Auditorio Nacional.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años de experiencia en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *