CIRCO CONFESIONAL PARA FENÓMENOS ANÓNIMOS

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!
Para quienes saben que la vida es un circo y todos somos unos fenómenos.

CADÁVER ESTACIONAL: VERANO

CIRCO CONFESIONAL PARA FENÓMENOS ANÓNIMOS

Por Juan Carlos Araujo
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)
 
“Este es un comunicado del director.”
 

¡El verano ha llegado y con él, el espectáculo más patético de todos! La gran carpa se ha montado y toda una colección de fenómenos está lista para deleitar u horrorizar a todo aquel que se atreva a adentrarse en su interior. Tragasables, equilibristas, magos y bestias salvajes son algunas de las sorpresas que se podrán llevar una vez que tomen asiento, se pongan su casco de minero y se dejen llevar por las ilusiones y fantasías a punto de suceder frente a sus ojos. ¡El circo está aquí y nada es más bestial, ningún animal más feroz o fenómeno más horripilante que el que está ahí, en frente de ustedes, reflejado en el espejo!


“Amigas, amigos, ¿qué creen que hay detrás de esta cortina?”
 
El experimento teatral llamado “Cadáver Estacional”, ideado por Ana Beatriz Martínez, Gabriela Guraieb y Gonzalo Guzmán promete una tetralogía única en su especie al conjuntar a cuatro renombrados dramaturgos (Gibrán Portela, Ximena Escalante, Edgar Chías y David Gaitán) con cuatro distinguidos directores (Diego Álvarez Robledo, Martín Acosta, David Jiménez y Mauricio García Lozano) para crear cuatro obras de teatro inspiradas por las estaciones del año. La idea detrás de este proyecto no sólo implica la conjunción de estos talentos, sino también crear intervenciones en cada uno de los cuatro montajes, por parte de todos los involucrados, para incluir una mescolanza de elementos, reglas, acotaciones y, en sí, crear un juego teatral que podrá pasar desapercibido por muchos, pero que resultará exquisito para quienes lo logren descubrir.

“Soy él, soy ella, soy tres cosas porque también soy animal.”
 
Tras la primera entrega “Un Barco Encallado en Medio del Mar Helado” de Gibrán Portela y dirigida por Álvarez Robledo, alusiva a la primavera, “Cadáver Estacional” llega al verano de este enorme reto con “Circo Confesional para Fenómenos Anónimos” de Ximena Escalante. Un circo decadente donde el entretenimiento consiste en una grotesca pasarela de fenómenos y bestias que sirve como punto de partida para que la escritora de “Grito al Cielo con Todo mi Corazón” (crítica en www.entretenia.com) explore su lado más oscuro y adentre a los espectadores en rincones retorcidos donde la risa no se hará esperar, donde no hay nada gracioso. La dramaturgia de Escalante no es sencilla, retorcida como sus freaks, con diálogos y situaciones que invitan, por no decir que exigen, la participación directa del espectador no sólo con su absoluta atención sino en tomar elecciones directamente sobre las historias que habremos de conocer o no.
 
“Cuando quise ser paradigma de la belleza, hice el ridículo.”

La dirección de “Circo Confesional para Fenómenos Anónimos” corre a cargo de Martín Acosta quien en un acto de cinismo absoluto ofrece a los asistentes una carta explicativa de lo más divertida sobre su decisión de ignorar ciertas acotaciones hechas por David Gaitán. La marca visual del director de “La Velocidad del Zoom del Horizonte” (crítica en www.entretenia.com), escrita justamente por Gaitán, se encuentra presente y luce con el uso de una polifacética tarima donde los protagonistas de este zoológico humano aparecerán, serán exhibidos, admirados o humillados, provocando a los asistentes para que tomen la palabra, prendan su casco de minero y alumbren la vergüenza presente, o sencillamente reflexionen sobre qué tanto quieren saber realmente sobre su vida. Acosta se revela una vez más como un gran creador de la escena contemporánea, permitiendo que el verano salido de la mente de Escalante sea todavía más decadente.

“Siempre hace falta un lugar para los que no tienen lugar.”

Cada uno de los actores involucrados en “Circo Confesional para Fenómenos Anónimos” entrega el todo por el todo durante la función, claramente divertidos y comprometidos con esta nueva forma de crear y hacer teatro. Gonzalo Guzmán es atrevido y violento, provocador y ridículo, ya sea vestido en un tutú, a punto de incendiarse o siendo vulnerado por su propia desnudez; Ana Beatriz Moreno es sencillamente encantadora como la maestra de ceremonias, una mujer seductora y coqueta, una perfecta carta de presentación para adentrarnos en este circo donde todos participamos de manera anónima; finalmente, Gabriela Guraieb, quien hipnotiza tan sólo con su mirada, se muestra inocente en un inicio para crecer en escena, desarrollar un patetismo lamentable que terminará por revelar lo que se esconde detrás de un puñado de diapositivas. Los tres actores pueden fortalecer sus interpretaciones sin duda, pero es claro en cada cambio de escena, con cada nuevo personaje, que son talentos a explotar, a desarrollar y a quienes hay que seguirles la pista.

“Váyanse, que se van a aburrir.”

“Circo Confesional para Fenómenos Anónimos” no es una obra fácil de digerir. La génesis experimental de donde parte “Cadáver Estacional” la vuelve única en su especie, lo cual no garantiza que pueda ser apreciada por un público alejado del teatro menos convencional. Sin embargo, la propuesta es deliciosa, la apuesta enorme y el resultado definitivamente interesante. La confusión a veces se podrá hacer presente, el desconcierto o una ligera incomodidad al sentir que estamos siendo parte de un juego del cual no terminamos de entender las reglas. Eso no significa, en ningún momento, que no podamos participar y definitivamente divertirnos. Ellos nos invitarán a que nos vayamos, a que pidamos de vuelta nuestro dinero… nadie se fue, el aplauso fue poderoso, la producción no recibió queja alguna.

“No acepten ser su propio doble.”

Yo confieso no haber visto la primera parte de la tetralogía y haber buscado ver lo que el verano había inspirado a partir de la dramaturga y del director involucrados. Ahora que he vivido la experiencia, no habrá poder humano que me impida ver qué es lo que deparan el otoño y el invierno. Soy un hombre complicado, obsesivo y demandante. Voy al teatro en promedio seis veces a la semana, tengo tres trabajos diferentes y siempre quiero más. Me identifico con Enrique de Plaza Sésamo y con la Pantera Rosa y puedo citar palabra por palabra una enorme cantidad de caricaturas de Bugs Bunny. ¿Eso me convierte en un freak, en un fenómeno? ¿Qué es lo que te vuelve en uno a ti?

 

Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)
OBRA: “Circo Confesional Para Fenómenos Anónimos”
DRAMATURGIA: Ximena Escalante
DIRECCIÓN: Martín Acosta
ACTÚAN: Ana Beatriz Martínez, Gabriela Guraieb y Gonzalo Guzmán.
DÓNDE: Un Teatro, Alternativa Escénica
DIRECCIÓN: Nuevo León 46, Colonia Condesa. Frente al parque España.
CUÁNDO: Viernes 20:30, Sábado 19:00 y Domingo 18:00 hrs.
COSTO: $150 entrada general. $100 estudiantes, maestros e INAPAM. Boletos en taquilla.
DURACIÓN: 90 minutos sin intermedio.
DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking.
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *