ROSA MEXICANO

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!
Para quienes quieren ver un macabro cuento de hadas que terminará como un programa de televisión.

ROSA MEXICANO

Por Juan Carlos Araujo

Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)
 
“¿Cómo te gustaría que terminara tu día?”
 
Flor tenía un sueño maravilloso, mágico, y se le hizo realidad. Trágicamente, demasiado pronto se convirtió en una pesadilla. Flor quería conocer a su actor favorito, protagonista de la gran telenovela “También es mi Primera Vez” y lo logró; sería su último momento de felicidad. Flor despertó en medio del bosque, perdida y asustada, lejos de su hogar en la ciudad. Tal vez las buenas criaturitas silvestres que habitan el lugar podrían ayudarla, quizás despedazarla. La Virgencita de Guadalupe escucha a todos, a veces cumple milagros que van más allá de un puesto de quesadillas, resucita a los muertos y ayuda a que África sea un lugar mejor; incluso puede ser la fuente de inspiración para las grandes televisoras. Dos zorros hambrientos, un teporingo malintencionado, un hada nada amable y un oso muy servil serán los compañeros de Flor en una aventura que terminará en sangre y mucho rating.
 
“Te fuiste con tu cartulina que dice golfa desesperada por conocer idiotas.”
 
El irreal e ilusorio amor que produce el fanatismo por una estrella de televisión es el punto de partida de donde el dramaturgo mexicano Luis Ayhllón construye una oscura fábula, más bien una farsa satírica, sobre el mundo de la televisión, los valores que la manejan y la podredumbre que reside dentro del alma humana. “Rosa Mexicano” es una ácida crítica a una sociedad obsesionada y manipulada, tanto por la caja idiota como por la religión, envuelta en una exquisita capa de humor negro que a momentos toma tintes surrealistas, evocando al espectador a una pervertida versión de “Alicia en el País de las Maravillas”. Un horror contado desde una mente obnubilada por las drogas, el miedo y el shock se entremezcla con un relato de suspenso donde las estrellas de la televisión se revelan como seres podridos, hipócritas, pero eso sí, muy creyentes en La Guadalupana. Esta bizarra combinación da como resultado una obra que exige de la inteligencia del espectador para poder verdaderamente divertirse ante tan provocador texto.
 
“Mi marido decidió que lo mejor sería comerte.”
 
Las risas que Ayhllón provoca constantemente durante la función van mucho más allá de simplemente contar un buen chiste o lucir ingenio. El humor en “Rosa Mexicano” es resultado de una mente sumamente inteligente, que se atreve a mostrar un espejo distorsionado de la realidad al público quien poco a poco descubre que se está riendo de su propio reflejo bestial. El amor que siente Flor por su artista favorito, la ambición desmedida de una madre que busca sacar raja de la peor de las tragedias, el cinismo con que los altos ejecutivos de una televisora se pueden manchar las manos de sangre y el descaro de un asesino que se atreve a negociar con una deidad son partes integrales de un relato que brilla por verdaderamente atreverse a irse hasta las últimas consecuencias, animales parlantes incluidos.
 
“Esto fue un accidente, la Virgen lo sabe.”
 
Un texto tan complejo como “Rosa Mexicano” corre el enorme riesgo de ser oscurecido si no cuenta con la dirección escénica correcta. Martín Acosta, un experto en crear imágenes indelebles en la mente del espectador, consigue a través de cuadros tanto perturbadores como atractivos que el público transite libremente entre el mundo real donde una foto en las redes sociales puede ser el desastre de un actor famoso y aquel donde los osos sirven café, una pareja de zorros bailan cadenciosamente y un príncipe hermoso es capaz de blandir un hacha en contra de quien ha osado molestar a su amada. Con la ayuda de una estupenda labor de iluminación a cargo de Matías Gorlero y la escenografía de Julia Reyes Retana, que a momentos remite ligeramente al trabajo del artista gráfico Escher, Acosta ha creado todo un universo trastocado de la realidad que consigue provocar la mente con la misma facilidad con la que hace reír. Un fortalecimiento de las transiciones entre escenas ayudarán a que el ritmo de la obra se sostenga en todo momento, pero esto no es un impedimento para que el espectador salga verdaderamente fascinado con un montaje que pide a gritos ser discutido tanto por la historia como por su manufactura de primerísimo nivel.
 
“No puedo creerlo, tan buena zorra que se veía.”
 
Una obra que tiene como personajes a una fanática enamorada, dos zorros, un oso, un hada, un teporingo, una estrella de televisión y una hermana gemela malvada, entre otros, requiere de un elenco que sea capaz de transformarse en segundos de una personalidad a otra, pasar de lo ridículo a lo sublime, macabro, surreal o hilarante en cuestión de segundos. Ejemplo absoluto de ello es Aída López quien pasa de la amargada y ambiciosa madre de Flor a ser un hada un tanto boba, un tanto malévola, a una sensual zorra en cuestión de segundos, cada uno de estos personajes perfectamente definidos, diferenciados y logrados. Junto a ella, Francisco Cardoso demuestra que una máscara no es el menor impedimento para conseguir una actuación de calidad al transmitir sus emociones con igual facilidad teniendo la cara cubierta por una cara de oso o de zorro que cuando es un cínico productor o un sargento de la policía. Gimena Gómez también consigue muy fuertes resultados en el papel principal de Flor, evocando la inocencia boba de esta víctima soñadora con la misma faciliadad con la que muta a su malvada hermana gemela Tamara. El elenco lo completa Rodrigo Virago, quien seduce como el objeto del deseo de Flor, Luis Vivanco, logrando sus mejores momentos al prometerle a la Virgencita que si le cumple el milagrito ayudará a los pobres negritos del África.
 
“Usted aparece en una foto que la desaparecida le tomó.”
 
“Rosa Mexicano” es una cachetada con guante blanco a las creencias religiosas de todo un pueblo guadalupano, es una farsa perversa que adentra al espectador en la mente drogada de una mujer víctima de querer conocer a su actor favorito, es una ácida crítica a una televisora que eleva a nivel de estrellas a seres humanos detestables, es una obra de teatro de altísima calidad que deja al público, una vez que ha parado de reír, con una profunda sensación de malestar en el corazón al haberse divertido tanto con una historia que nunca fue graciosa.
 
“Cualquier escándalo son dividendos para la empresa.”
 
Yo confieso ser un enorme fan de Madonna. Tengo una colección de más de 200 discos, libros, calendarios y videos, he viajado a diferentes partes del mundo para verla en concierto, incluso soy el orgulloso poseedor de la muy ridícula “Enciclopedia Madonnica”, libro que está entre mis más preciados tesoros. Haría lo que fuera por conocerla, no cuestionaría sus intenciones si me invitara a su fiesta de cumpleaños. Nosotros, los fanáticos, somos seres carentes de lógica o sentido común cuando se trata de nuestro artista favorito. Los zorros están esperándome a que cometa una imprudencia, el hombre con la máscara de oso acecha en la oscuridad, Televisa seguro compraría la historia.
 
“¿Por qué no vas a la tele y les armas un escándalo?”
 

Nota personal a Luis Ayhllón: Yo vivo en la colonia Las Águilas. Gracias por arrancarme una enorme carcajada.

Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)
OBRA: “Rosa Mexicano”
DRAMATURGIA: Luis Ayhllón
DIRECCIÓN: Martín Acosta
ACTÚAN: Gimena Gómez, Rodrigo Virago, Francisco Cardoso y Aída López.
DÓNDE: Teatro Helénico
DIRECCIÓN: Revolución 1500, Colonia Guadalupe Inn.
CUÁNDO: Viernes 20:30, Sábados 18:00 y 20:30, Domingos 18:00 hrs.
COSTO: $250, $200 y $150. Boletos en taquilla y ticketmaster. Aplican descuentos.
DURACIÓN: 100 minutos sin intermedio.
DATOS DEL TEATRO: Les recomendamos revisar el resto de su cartelera. Cuenta con valet parking.
[AFG_gallery id=’33’]
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *