NOVO, UN CLÓSET DE CRISTAL CORTADO

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes desean atender al exquisito y devastador banquete de vida que degustó Salvador.

NOVO, UN CLÓSET DE CRISTAL CORTADO

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

“Al gusto y al olfato deberían resumirse todas mis pasiones.”

En una cama del Centro Médico se encuentra agonizando el cronista de la Ciudad de México. El también poeta y dramaturgo se observa a sí mismo muriendo, justo antes de que entren las cámaras de televisión para hacer de su muerte un circo. Nada importa ya, pues sus pensamientos ya no están en 1974. Están en Buenos Aires donde posó ojos por primera vez en su amado Lorca; se han ido a Torreón Coahuila donde vivió su infancia; se encuentran en el México de los años 20s, esa época en que un hombre homosexual era libre y pleno para devorar ese delectable banquete llamado vida.

“He vuelto a estar enfermo porque me faltan tus conjuros.”

Salvador Novo, considerado como el Oscar Wilde mexicano dada su maestría con las letras, tanto en la poesía como en la dramaturgia, así como por su rampante hedonismo, es retratado en toda su complejidad por Alejandro Román en “Novo, un Clóset de Cristal Cortado”. De tal manera, se percibe al poeta perdidamente enamorado de Federico García Lorca, y  a la orgullosa jota entregada al cotilleo con Villaurrutia; al colaborador de un sistema político corrupto, y al elegante caballero enjoyado de sortijas para pasear por la ciudad. Regresando a los escenarios tras un exitoso estreno en 2019, este bien balanceado monólogo consigue capturar la esencia del literato y del hombre en toda su belleza y en toda su desenfrenada tosquedad. De tal manera, las palabras de un verso se entremezclan con la gráfica descripción de un encuentro con un chofer en un cuarto de azotea, todo ello encapsulado en una dramaturgia que revela tanto el respeto y admiración de Román, como su conocimiento del tema.




“Nos quedó corta la vida para seguir siendo amigos.”

Al inicio del monólogo, Novo habla de la vida como si se tratara de un maravilloso banquete decorado por las mejores viandas imaginables. Con casi lujuria habla de los platillos como si pudiera saborearlos en ese instante. Todo esto es un escapismo, pues la dura verdad ubica al hombre de armadura de cashmere en una cama de hospital, encorvado y con el estómago distendido. Es en este contraste donde “Novo, un Clóset de Cristal Cortado” encierra su verdadera valía. Sin miedo a las palabras, sin miramientos, ni censura, Román muestra a Novo como un artista en toda su profunda complejidad, comprendiendo que hombre y escritor son uno y que todos sus excesos y amores fueron parte de aquello que lo llevó a escribir maravillas como A Ocho Columnas o Las Locas, el Sexo y los Burdeles. Aderezado por las poesías del mismo Novo, el monólogo cubre toda una vida, en sus puntos más altos o en aquellos en que su nombre se redujo al de Nalgador Sobo.

“Cuánta soledad hay en ese mar de letras.”
 

Un pedestal donde se habrá de posar la estatua de sal en que se ha convertido Novo se localiza en la parte central del escenario. A un lado y al fondo, un par de mesitas decorativas. En la parte trasera, videomapping de fotos de la vida de Salvador, del fusilamiento de Lorca o de dibujos que representan el resultado de un orgasmo masculino o múltiples actos de fellatio enfatizan de manera precisa los diferentes estados de ánimo del moribundo escritor. En off, las voces grabadas de múltiples figuras del escenario se escuchan dando vida a los poemas de Novo. La escenificación que el director Guillermo Navarro imprime a “Novo, un Clóset de Cristal Cortado” consigue mayormente buenos resultados tanto en fortalecer el texto como en apoyar la actuación. El proyectar los comerciales que Novo creara durante los sesentas, mientas que en la butaquería se toca en vivo un violín que refleja la vorágine mental en la que se encuentra el literato al encontrarse vendido al poder es un claro ejemplo de ello. Esto es conseguido, en parte, gracias a un sólido  uso de videomapping a cargo de Yoatzin Balbuena, quien crea momentos de cruda sexualidad o de ínitmo dolor con proyecciones sugerentes.




“En un abrazo nos cabe todo.”

Exquisito y galante, un tanto afeminado y encantado de serlo, Novo habla, con una portentosa voz que retumba por todo el espacio, sobre la deliciosa comida que podría degustar. Más adelante, cabizbajo y melancólico, Salvador recuerda con dolor a su Lorca, aquel que le llamaba Adelita, canción que interpreta con la voz entrecortada. Celebrando más de 40 años de carrera artística, Gerardo González asume por primera vez la responsabilidad de uno de los más grandes retos de todo artista: el monólogo. El resultado es honesto, comprometido e, incluso enternecedor. González claramente no pone barreras emocionales en su trabajo, hecho que se percibe desde que entra a escena con lágrimas en los ojos, o al deleitarse en describir las nalgas de un joven a quien desea. Aunado a esto, su entendimiento del personaje a lo largo claramente ha evolucionado desde su estreno hace casi 3 años, logrando una solidez mucho más contundente. Es ahí donde la verdadera intimidad que demanda  “Novo, un Clóset de Cristal Cortado” ha sido alcanzada, dando como resultado uno de los momentos más altos en la carrera de González, una que sin duda ha sido galardonada de muchos éxitos.

“Qué breve banquete, qué breve la poesía.”

En el mes del orgullo, dentro del ciclo «Entre lenchas, vestidas y musculocas» que organiza el Sistema de Teatros de la Ciudad de México, la presencia de «Novo, un Clóset de Cristal Cortado» resulta más relevante que nunca debido a una máxima que nunca debemos de cansar de repetirnos: aquel que olvida su pasado está condenado a repetirlo. Salvador Novo es parte esencial de la historia de la homosexualidad en nuestro país, una que ha sido marcada por contrastes, grandes violencias, enormes avances. Es de su gloria y caída, de su orgullo de ser quien es y del descalabro que esto le provocó, aunado a su sencillamente hermosa literatura, que Salvador Novo debe ser honrado, estudiado, admirado y sobre todo, jamás olvidado.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Novo, Un Clóset de Cristal Cortado”

DRAMATURGIA: Alejandro Román

DIRECCIÓN: Guillermo Navarro

ELENCO: Gerardo González y Francisco Hernández

MÚSICO EN ESCENA: Carlos Estrada

VOCES EN OFF: Pablo Perroni, Guillermo Navarro, Pilar Boliver, Federico Di Lorenzo, Ana Kupfer, Luis Miguel Lombana, José Daniel Figueroa, Susana Zabaleta, Quecho Muñoz, Fernando Canek, Benjamín Cann, Freddy Ortega, Morris Gilbert y Ulises de la Torre.

DÓNDE: Teatro Benito Juárez

DIRECCIÓN: Villalongín 15, Colonia Renacimiento.

CUÁNDO: Jueves, viernes y sábado 19:00 horas Domingo 18:00 horas. Hasta el 27 de Junio.

COSTO: $168 entrada general. Boletos en taquilla o www.ticketmaster.com.mx

DURACIÓN: 60 minutos sin intermedio

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking.

COMPARTE!

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.