LLUEVE EN BARCELONA

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!

Para quienes entienden que el amor y el deseo por una vida mejor pueden compartir una cama.

LLUEVE EN BARCELONA

Por Juan Carlos Araujo
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)
 
“Una noche senté a la belleza en mis rodillas y la encontré amarga.”
 
Su cuerpo se entrega todos los días a quien tiene para pagar su tarifa mientras que Carlos escucha debajo de la cama. Lali sabe que él no es el mejor, lejos de eso, pero ella tampoco lo es y lo ama con todo y su  afición por McDonald’s y su poca higiene personal, con cultura proveniente de etiquetas de bombones y una absoluta inutilidad para ganar dinero, con su fascinación por las navajas y las cicatrices en sus muñecas… no lo puede evitar, en el corazón no se manda. Lali vende sus placeres, ya sea sexo o el simple placer de verla pintarse las uñas,  recibe el dinero y sueña con  tener una vida mejor, llena de libros, pinturas, educación y sensibilidad. Tal vez su cliente favorito, el que la lleva a cenar y le lee poesía, podría ayudar. Sus afectos y sus deseos no serán compatibles, pero pueden al menos compartir un bocadillo en silencio.
 
“Tú eres mejor que normal.”
 
La realidad en que una persona vive y las aspiraciones por algo mejor, más normal, son expuestas y contrastadas en “Llueve en Barcelona” de la dramaturga catalana Pau Miró. La relación tripartita que se desarrolla entre Lali, una prostituta de poca monta, Carlos, su padrote y pareja, y David, un cliente frecuente, sirve como base para que Miró explore con elegancia, melancolía y poeticidad el conflicto que sucede cuando los afectos que se tienen, cuando la vida que parecía satisfactoria y llevadera, chocan directamente con una probadita de lo que sería una vida mejor, rodeada del aroma a libros, el sonido del mar y la capacidad de soltar una lágrima ante la terrible belleza del arte.
 
“Hoy no tengo versos.”
 
La enorme banalidad y el profundo significado detrás de los diálogos en “Llueve en Barcelona” es posiblemente la más poderosa razón por la que el trabajo de Pau Miró es memorable. La cotidianidad con que se puede discutir el jabón Palmolive tras haber tratado de adivinar la identidad de algún filósofo de la historia, la simbología que encierra un paquete de mostaza de algún restaurante de comida rápida o citar el final de “La Isla del Tesoro” de Robert Louis Stevenson son tan sólo un puñado de ejemplos que ilustran la manera en que Miró ha dotado a cada uno de sus personajes de una dimensión que balancea lo terrenal y vulgar con la belleza de lo sublime y etéreo.
 
“El amor tiene símbolos y el mar tiene mecánica.”
 
Toda esta serie de elementos es entendida y traducida a la escena con maestría por el director Rodolfo Guillén, quien se encarga de recrear la atmósfera propuesta por la dramaturga con una delicadeza estética que sorprende por su sencillez y elegancia. Un ritmo pausado, silencios cargados de todo lo que cada uno de los personajes quisieran decir pero no pueden, una iluminación sugestiva, la lectura de acotaciones directas del texto y la presencia de una escenografía poco realista son parte de la visión que Guillén imprime a “Llueve en Barcelona”, cada una de estas decisiones aumentando, enfatizando y profundizando una obra que aprieta al corazón a momentos, provocando un sentimiento de melancolía que dejará una sonrisa agridulce en los labios de sus espectadores.
 
“Eran unos cuadros feos y muy tristes, pero no sé por qué me gustaban mucho.”
 
El tono de melancolía libre de todo melodrama y con muy ligeros toques de comedia exige un muy profundo entendimiento de los personajes para poder ser interpretados con veracidad. La contención actoral que demuestran los tres integrantes de “Llueve en Barcelona” permite la creación de una atmósfera eléctrica, llena de una enorme tensión, producto de todos los sentimientos embotellados en un miserable cuarto de un edificio casi en ruinas. Virginia Smith consigue capturar el alma de Lali al mostrarse juguetona y sensual, pero con una profunda tristeza encerrada en su mirada. Hamlet Ramírez, quien con cada nuevo papel se posiciona como uno de los más versátiles intérpretes de su generación, entrega en David una actuación que casi raya en lo naturalista, mostrando el vacío que encierra su alma con tal fuerza que con simplemente sentarse al borde de la cama y quedarse viendo al vacío es capaz de provocar que se le cierre a uno la garganta. El cuadro lo completa Isael Almanza, quien saca con éxito el papel de Carlos, al mostrar una encantadora inocencia silvestre y un lado oscuro atemorizante, no por el peligro que pueda representar para otros sino para ellos mismos. Tres actores que demuestran que con tonos apagados, miradas encontradas y silencios alargados se puede expresar muchísimo más que con grandes aspavientos o movimientos innecesarios.
 
“Es un cliente más, ¿no?”
 

Tras haber admirado y aplaudido fuertemente “Muerte Súbita” y haber reído con “Señorita Lisistrata” (ambas críticas en www.entretenia.com), mis expectativas sobre “Llueve en Barcelona”, de la compañía Teatro en Exceso, eran muy altas. Nada me preparó para la belleza que vería. A medida que conocía y me involucraba con cada uno de los personajes, podía sentir cómo se iba formando una sonrisa en mi boca ante la enorme satisfacción que me produjo ver una obra de teatro que simplemente merece el adjetivo de hermosa. Mi vida no es perfecta, pero me gusta. Aspira a más, pero amo lo que tengo. Algunos guardan sobrecitos de mostaza, prueba fehaciente del día que se conocieron, yo guardo el recuerdo de nuestra primera obra de teatro juntos (“La Lechuga” en Un Teatro) y de un beso robado afuera de El Círculo Teatral. Ahora mismo llueve mientras escribo y la presencia de Lali, Carlos y David llena mis sentidos. Me harán compañía por el resto de mi vida, en algún rinconcito de mi alma.

 
Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia
Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)
OBRA: “Llueve en Barcelona
DRAMATURGIA: Pau Miró
DIRECCIÓN: Rodolfo Guillén
ACTÚAN: Virginia Smith, Hamlet Ramírez e Isael Almanza.
DÓNDE: Espacio Urgente 1, dentro de Foro Shakespeare.
DIRECCIÓN: Zamora 7, Colonia Condesa. A dos cuadras del Metro Chapultepec.
CUÁNDO: Jueves 20:30 hrs.
COSTO: $180 entrada general. Boletos en taquilla y ticketmaster.
DURACIÓN: 60 minutos sin intermedio.
DATOS DEL TEATRO: El Foro Shakespeare no cuenta con valet parking, pero hay un estacionamiento a lado. Se encuentra muy cerca del metro Chapultepec. Les recomendamos revisen el resto de la cartelera, tanto del foro principal, como de los espacios alternativos con los que cuenta el lugar.

 

COMPARTE!

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.