HASTA LUEGO

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes desean ovacionar desde casa un monólogo sobre la soledad, la paternidad y la conquista del espacio.

HASTA LUEGO

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

“Tus críos… volaron.”

Videos en blanco y negro muestran el lanzamiento de un cohete al espacio. Una nueva misión a Marte se ha ido de la Tierra para empezar una colonia en el planeta Rojo. SI volverán o no estos valientes viajeros del cosmos es una pregunta que aún está en el aire. Sobre el escenario, un hombre de edad avanzada, con claro cansancio y una sonrisa amarga en la cara, reacomoda su casa para entender el nuevo orden de las cosas. Esto no es una historia de ciencia ficción, no es una aventura intergaláctica; esto no es más que el adiós que un padre debe decir a sus hijos cuando sus alas se han abierto y decidido volar más allá de la atmósfera terrestre.

“Mis hijos serán de la primera colonia.”

Tomando como excusa una colonización espacial, el dramaturgo suizo Antoine Jaccoud desarrolla “Hasta Luego”, un monólogo acerca del adiós que un padre debe decir a sus hijos cuando estos han crecido y emprendido su camino lejos de casa. Recuerdos de un viaje en coche donde uno de los chicos siempre se mareaba, o el preparar un almuerzo con lechuga, jamón y queso para que no vayan a pasar hambre se contraponen directamente con la realidad, una donde los hijos se encargarán de un invernadero en Marte o de la mecánica de los transportes en tan lejano planeta. El resultado es conmovedor, doloroso a momentos, ingenioso incluso, en la medida en que el dramaturgo crea en la figura del padre un personaje desbordado por la felicidad de ver a sus hijos crecer, triunfar, ser pioneros del espacio, al mismo tiempo que se encuentra desgarrado por la soledad en la que ahora se encuentra dentro de su nido vacío.




“Teníamos un jardín y lo dejamos degradar.”

El escenario es un caos de cajas, sillas amontonadas, una pared con posters alusivos al espacio cayéndose a pedazos, una escalera y algunas mesas desperdigadas. Poco a poco, mientras el padre comparte las razones por las que sus hijos lo han dejado para poblar Marte, él acomoda su espacio y va sacando algunas plantas que posa al frente en referencia a su propia familia. “Hasta Luego” tiene como discurso de segundo plano la destrucción al planeta que los humanos han realizado de manera sistemática, imaginando un futuro en que la habitabilidad de la Tierra ya está en juego. Esta ecológica denuncia es congruente con la partida de los hijos ya que Jaccoud crea un paralelismo con la figura del hogar, con el espacio que habitamos como humanos y el que habitamos como familia. La soledad que invade al padre es producto de ver a sus hijos partir, sí, pero también es una reflexión sobre cómo no hay motivos para quedarse en un lugar que se ha llenado de ruido, destrucción y miseria.

“¿Acaso mis hijos querrán regresar?”

La pantalla muestra el monólogo a color, en otros a blanco y negro, en algunos más en tonos sepia. En momentos clave del monólogo, uno en particular en que el padre mira directamente a la cámara, su cara se desdobla en dos imágenes, el conflicto que vive en su interior siendo claramente plasmado en esta dicotomía que le ataca. Daniel Bretón aborda “Hasta Luego” desde una estética de la nostalgia y la melancolía, sin por ello caer en el sentimentalismo manipulador propio del mal melodrama. Con el manejo del espacio enfocado en la reconstrucción, con un uso de cámaras que permite enfatizar el discurso del padre y apoyado por un equipo técnico sólido que incluye a Jesús Giles en la iluminación y a Pilar Boliver en el vestuario, Bretón consigue el tan anhelado hoy en día híbrido de crear teatro para pantallas, logro a través de tintes cinematográficos que en su estética remiten incluso al clásico Viaje a la Luna de George Méliès.




“Aprovéchalos mientras estén aquí.”

¿Qué van a hacer los domingos? Esta aparentemente sencilla pregunta se hace el padre mientras pone orden a su nueva vida. Ver cráteres no puede ser tan interesante o divertido como una comida familiar dominical. La manera en que el padre comparte estos pensamientos pareciera ser casual, una plática ligera, casi divertida; en las sutiles formas en que se mueve, en que toma una planta, en que su voz a momentos pausa, se esconde el profundo dolor que no puede evitar sentir. “Hasta Luego” adquiere verdad y potencia a través de la actuación de Boris Schoemann. Escondida detrás de un papel que anuncia viajes espaciales, una lágrima furtiva comienza su descenso por una mejilla. Esta elegante manera de desplegar el dolor, libre de exacerbación chantajista, dota a la interpretación de Schoemann una carga emocional que hiere, fractura y, sobre todo, conmueve. La dramaturgia resalta, la dirección cobra total sentido, gracias a una capacidad de expresividad honesta que traspasa cualquier distancia, rompe la barrera de la pantalla y nos recuerda que ante todo, sin importar el medio en que se vea, Boris Shoemann es un hombre del escenario.

“Después de Marte ya no hay nada.”

Ojalá. Esa palabra la repite el padre una y otra vez en una sección del monólogo. Ojalá y los deseos que un hombre abandonado le desea a sus hijos exploradores. Ojalá… Ojalá pronto volvamos a los teatros y nos levantemos de las butacas de un brinco para ovacionar de pie el gran trabajo que se realiza en los teatros. Ojalá “Hasta Luego” tenga larga vida tanto en su formato digital como de manera presencial. Ojalá este abandono a los teatros, este adiós de los escenarios termine en definitiva y volvamos a reunirnos como la familia teatral que somos.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Hasta Luego”

DRAMATURGIA: Antoine Jaccoud

DIRECCIÓN: Daniel Bretón

ACTÚA: Boris Schoemann

CUÁNDO: Miércoles 20:00 horas a través de la plataforma digital de Teatro La Capilla. Hasta el 24 de Marzo.

COSTO: $300, $200, $100. Tú eliges el precio. Boletos en https://boletopolis.com/es/

DURACIÓN: 45 minutos.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *