CUANDO LA LLUVIA DEJE DE CAER

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes entienden que el abandono, el perdón, el dolor y el amor se transmiten de generación en generación.

CUANDO LA LLUVIA DEJE DE CAER

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

“No creo en milagros y no puedo explicar esto.”

En el año 2039, Gabriel York lanzó un grito al cielo y un pescado cayó del cielo. Este aparente acto divino no será lo verdaderamente milagroso que le suceda ese día, pues un monumental reencuentro le espera en breve. Hace más de ochenta años un acto aberrante resquebrajó a una familia; en los ochenta, el inicio de un breve pero intenso amor comenzó, mismo que dejaría ecos hacia el futuro debido al peso del pasado. La lluvia no ha dejado de caer durante décadas, así como tampoco se ha dejado de sentir el impacto que cada generación ha tenido en la que sigue. Esto podría parecer confuso o complicado, pero hay que entender que la vida, la realidad misma, no siempre es lineal.

“¿Qué se le da de comer a un hijo que no se ha visto en 20 años?”

Una travesía a través de cuatro generaciones a lo largo de ochenta años; una exploración de las relaciones entre padres e hijos donde el abandono y el perdón son piezas clave; un intento por reconciliar el pasado con el presente en espera de que pueda existir un mejor futuro. A través de una compleja pero fascinante telaraña narrativa, el dramaturgo Australiano Andrew Bovell explora toda una plétora de temáticas alrededor de la familia en “Cuando la Lluvia Deje de Caer”, obra multipremiada mundialmente que reta al espectador a ir uniendo las piezas de un rompecabezas generacional donde cada capa narrativa va revelando y complejizando la historia de una familia que pareciera imposibilitada de liberarse de las cadenas de su pasado.

“Lo recuerdo porque no estaba.”

En medio del desierto australiano, Gabriel y Gabrielle se conocen. Ambos atormentados por sus respectivos pasados -Gabriel tratando de encontrar respuestas al abandono de su padre, y Gabrielle existiendo bajo la sombra de haber perdido a ambos padres en circunstancias por demás trágicas- se unen en una relación que en tiempo no durará tanto, en sus consecuencias por años y años por venir. Al mismo tiempo que esta historia se cuenta, el matrimonio de Henry y Elizabeth en Londres está al borde del colapso tras revelarse las aberraciones que se esconden en una maleta de piel, actos innombrables que la policía está investigando y que llegaran hasta otros continentes a destruirlo todo décadas después. La ambición del autor en “Cuando la Lluvia Deje de Caer” es amplia. Contar una historia que abarca tantos personajes, a lo largo de tantos años, todo ello en una forma no lineal, podría ser motivo de rechazo para algunos espectadores dada su compleja naturaleza. Sin embargo, las temáticas tan potentes y escabrosas que Bovell toca, la tan real manera en que construye a sus personajes, y la forma en que va hilando las tramas hasta culminar en un encuentro con todas las generaciones que cierra la garganta por su fuerza dramática y sus bellísimas implicaciones consiguen que la obra sea contundente, dolorosa y a la vez conmovedora. Una historia épica en sus dimensiones digna de toda admiración.

“No tienes derecho a ver el futuro.”

Parados sobre una silla, arriba de una mesa de madera, Henry Law contempla su existencia desde la cima de una montaña, mientras que su hijo Gabriel Law está tendido en el suelo contemplando su pasado; en lados opuestos de dos mesas alineadas, Elzabeth Perry, de joven y anciana, beben una copa de vino en búsqueda de escapar su horrenda realidad; sentados en una banca de parque, recreado con dos sillas, Gabrielle York da sus últimas instrucciones a su marido Joe mientras que se revelan dolorosas verdades. Apoyado por un sencillo, pero profundamente efectivo diseño de iluminación y escenografía a cargo de David Molina, así como de un diseño de vestuario por Emilio Vega que logra capturar la esencia de cada década que le corresponde representar, la dirección que Enrique Singer aporta a “Cuando la Lluvia Deje de Caer” consigue dar mayor sentido a la dramaturgia, al mismo tiempo que crea escenas hermosas en su estética y contundentes en sus implicaciones inter-generacionales. Al conseguir la interconectividad entre cada escena o cambio de tiempo, haciendo uso de páneles movibles traseros que permiten la entrada y salida de personajes, Singer demuestra su capacidad de llevar complejas narrativas al escenario con precisión y belleza teatral.

“He esperado 25 años para que me ames.”

Desencajada por completo, tratando de entender la manera en que su universo se está desmoronando por completo, la joven Elizabeth Perry interroga a su esposo. Junto a ellos, la madura Elizabeth Perry reacciona con dolor y desesperación ante los recuerdos de ese momento. Una enferma Gabrielle York pierde los estribos por completo a lado de su marido Joe, directo contraste con la manera en que ella se comporta, de joven, frente a un conflictuado Gabriel Law. El amplio elenco de “Cuando la Lluvia Deje de Caer” conformado por Cecilia Toussaint, Sophie Alexander-Katz, Verónica Terán, Tato Alexander, Víctor Weinstock, Misha Arias, Andrés Torres Orozco, Luis Fernando Mayagoitia y Efráin Félix abordan el texto desde un punto melodramático, más no exacerbado que lo lleve al terreno de lo telenovelesco. Sin resaltar a ningún histrión en particular, dado que hay un claro balance entre todas las actoralidades presentes, la obra cuenta con un enorme talento en escena que sabe como sacar el mejor provecho de cada uno de los tan complejos personajes que la dramaturgia ha creado.

“Deja que los muertos cuiden a los muertos.”

Nosotros podemos haber terminado con el pasado, pero el pasado no ha terminado con nosotros. Esta frase de la película “Magnolia” de Paul Thomas Anderson siempre me ha perseguido, ya sea con la sombra de la muerte de mi papá en las espaldas, con los recuerdos que me trae el aroma de café con mi abuela, o con frases que repito porque mi mamá las decía, mismas que su madre le decía. La lluvia cae mientras escribo estas palabras, y sé que ningún pescado va a caer a mis pies. No obstante, espero que cuando termine pueda dormir en paz con mis recuerdos, con mis ancestros, y con los ancestros de ellos, con todo aquello que conforma mi muy larga historia.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Cuando la Lluvia Deje de Caer”

DRAMATURGIA: Andrew Bovell

DIRECCIÓN: Enrique Singer

ELENCO: Cecilia Toussaint, Sophie Alexander-Katz, Verónica Terán, Tato Alexander, Víctor Weinstock, Misha Arias, Andrés Torres Orozco, Luis Fernando Mayagoitia y Efraín Félix.

DÓNDE: Teatro Rafael Solana.

DIRECCIÓN: Miguel Ángel de Quevedo 686, Colonia Cuadrante de San Francisco, Coyoacán.

CUÁNDO: Viernes 18:30 y 20:30, Sábado 18:00 y 20:00, y Domingo 17:30 y 19:30 horas.

COSTO: $500. Boletos en taquilla o en Boletos para Cuando la lluvia deje de caer | Detalle de fechas para Obras de teatro | Ticketmaster MX

DURACIÓN: 110 minutos sin intermedio. Principio del formulario

DATOS ADICIONALES DEL TEATRO: Cuenta con estacionamiento.

COMPARTE!

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.