ADIÓS CARLOTA

Por  |  1 Comentario
COMPARTE!

Para quienes buscan poesía guiñol

ADIÓS CARLOTA

Yo confieso que llegué al teatro sin tener la menor idea de lo que iba a ver. Yo confieso que entré con un cierto prejuicio a la obra, al sólo tener como referencia el nombre de nuestra loca emperatriz. Yo confieso que se me abrió la boca en asombro, a menos de diez segundos de empezada la obra, y no se cerró hasta que terminó. Miento, mi boca se cerró cuando una lágrima cayó, ante la belleza de lo que veía. No era el único. 

La vieja se prepara para dormir. La enfermera le ayuda pacientemente. El espejo. El espejo la observa y su reflejo es joven y bello. El joyero. El joyero contiene la carta y la carta contiene sus recuerdos. Estos recuerdos de cuando conoció a un joven galante, de cuando era joven e inocente, de cuando se enamoró y de cuando se volvió emperatriz. 

Los últimos minutos de vida de la que fuera Emperatriz de México, ya como una anciana. Los recuerdos de su vida y su amor por Maximiliano. Estos son los temas que aborda la puesta en escena creada por Gerardo Ballester en el Foro Shakespeare. 

¿Olvidé mencionar que no hay actores en escena? ¿O que la obra es muda? “Adiós Carlota”  es un espectáculo contado con la ayuda de títeres híper-realistas, llenos de movilidad y expresividad, diseñados por el creador mismo, Gerardo Ballester. Esto lo hace muy a la usanza del teatro negro, donde los titiriteros están vestidos de negro, contra un fondo negro, creando la ilusión de que las marionetas existen en el espacio, sin ser manipulados por manos humanas. 

Las marionetas son sencillamente hermosas. El trabajo que hay detrás de los cuatro títeres que son usados en escena, se encuentra entre lo artesanal y lo artístico, donde se entremezcla el deseo de jugar con ellos, con el de ponerlos en exhibición en un museo. La anciana, sobre todo, es de una manufactura tal, que uno, por un segundo, olvida que es una “cosa” para verla “humana”. Se percibe el amor que Gerardo Ballester ha imbuido en cada una de sus creaciones. 

La dirección escénica de Artús Chávez es un reloj suizo. Cada uno de los titiriteros tiene un lugar exacto donde estar en el escenario y sus movimientos están perfectamente coordinados, pues se entiende que un paso en falso podría destruir toda la magia en la que el público está hipnotizado. La iluminación de la obra también es un gran acierto. Dos iluminadores cargan las lámparas que, con luz y sombra, se unen a esta danza precisa que el director logra. 

Finalmente, la música. Deborah Silberer toca el piano durante toda la obra, que, como ya mencione, no contiene diálogos. La música son los diálogos, las palabras y los recuerdos. Se crea una atmosfera íntima en el foro, a medida que se nos olvida un poco el tiempo y el espacio. Nos transportamos a otra época. Déjense llevar por la ilusión que se crea y podrán olvidar por una hora que afuera está  una ciudad en el siglo XXI.

Una obra onírica que nos conduce por el adiós de una mujer, donde la realidad, el sueño y la locura se mezclan. Tres creadores llenos de sensibilidad que crean un mundo de marionetas lleno de amor, sensualidad, ternura y melancolía. 

Durante la presentación a prensa, un periodista cuestionó la decisión de glorificar las figuras de Maximiliano y Carlota y el amor que se tuvieron, siendo que son personajes oscuros en la historia de México. Me queda claro que este hombre no entendió en lo más mínimo el espectáculo. “Adiós Carlota” toma la anécdota de las figuras históricas para contar una historia sobre la vejez, sobre los recuerdos, sobre el amor y el adiós. Los artistas toman meramente como excusa un hecho histórico, para recordarnos que todos somos humanos, y que todos estamos en el mismo camino hacia el final. Final que puede ser hermoso. “Adiós Carlota” es un viaje sensible e íntimo a nuestro corazón.

Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Email: entreteniateatro@gmail.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

 

OBRA: “Adiós Carlota”
AUTOR: Gerardo Ballester
DIRECTOR: Artús Chávez
DONDE: Sala Xavier Villaurrutia del Centro Cultural del Bosque.
DIRECCIÓN:Campo Marte S/N detrás del Auditorio Nacional.
CUANDO: Jueves y Viernes 20:00; Sábados 19:00 y Domingos 18:00 hrs.
COSTO: $150 disponibles en taquilla y Ticketmaster. Aplican
DURACIÓN: 60 mins sin intermedio aproximadamente
DATOS DEL TEATRO: Les recomiendo que se sienten lo más al frente posible. Vale la pena para poder apreciar todos los detalles de las marionetas. 
COMPARTE!

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.