CADA VEZ SOMOS MENOS

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Para quienes se quieren reír de un apocalipsis zombi estelarizado por antropófagos mexicanos

CADA VEZ SOMOS MENOS

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

“Seguro ya los agarraron los zombis.”

El primer día del resto de su vida fue el último para toda la humanidad. Adiós a la telenovela de las seis, no más videojuegos que ganar, ni una película más de Star Wars que esperar, no hay más que hacer en esta existencia que no sea tratar de escapar de ser comido por un antropófago mexicano. Los muertos caminan por doquier, la comida es cada vez menos, todas las personas que alguna vez quisieron ahora están muertos o algo peor. Sin embargo, el verdadero enemigo a vencer será el aburrimiento o el reclamo de uno que otro fantasma.

“Las buenas nunca se mueren.”

Con buen ingenio, una fuerte carga de humor y varias referencias a la cultura pop nacional, la escritora Adriana Pelusi escribe “Cada vez Somos Menos”, una comedia con tintes de farsa que ubica a tres sobrevivientes del apocalipsis zombi en una cabaña en medio del bosque donde tratan de sobrevivir, enfrentan las consecuencias de sus actos pasados, asumen su postura como cobardes y se preguntan dónde habrá quedado Lucerito durante esta tragedia.

“Si me muero antes que tú, me puedes comer.”

Tomando como punto focal a un clásico millennial enfocado en sus propias necesidades, “Cada Vez Somos Menos” es un divertimento ligero con ciertos momentos melodramáticos que se beneficia por la desfachatez y humor negro con que se tratan temas que parecieran de gravedad como el debate que implica el tomar la decisión de en qué momento se debe de matar a un amigo infectado. A pesar de una estructura dramática que cae en lo cíclico y circular, el texto de Pelusi se recibe con una sonrisa que agradece su falta de pretensiones más allá de crear un buen entretenimiento.





“No juego contigo porque no existes.”

Un mínimo de recursos en el escenario más allá de un par de cables colgando desde el techo sin razón alguna y una silla son parte de la propuesta que el director Ro Banda propone para “Cada Vez Menos”. Respetando, acertadamente, el tono de comedia de la puesta y alejándose por completo de la farsa, Banda se enfoca en la actoralidad requerida para la efectividad del montaje más que en cualquier recurso escénico que podría estorbar. Una vez establecido esto, un trazo más realista, donde los actores hablen entre ellos y no al público, un diseño de iluminación que apoye y no que oscurezca la acción y una ambientación menos limpia tanto en vestuario como en maquillaje para dar un toque de verdad a una historia que sucede durante un apocalipsis zombi apoyarán a la puesta en escena para un mayor crecimiento y mejor recepción del público, alcanzando el nivel al que tiene todo el potencial de acceder.

“A la única persona que quiero salvar es a mí.”

Pláticas sinceras con una muerta que no existe más que en la cabeza culpable de un sobreviviente, la desesperación y miedo que genera el esperar el regreso de una pareja que arriesgó su vida por ir a buscar comida al mismo tiempo que se planea terminar con la relación y el aceptar de frente al público que la mejor manera de sobrevivir en un mundo plagado de zombis es nunca jugar a ser un héroe. Construir un personaje con verdad en un supuesto absolutamente irreal es el reto que cada uno de los actores que conforman el elenco de “Cada Vez Somos Menos” debe enfrentar con resultados variantes. El personaje principal y narrador de la obra, a manos de Santiago Stephens, cobra dimensión, realidad, gracia y patetismo debido al rango emocional que Stephens pone al servicio de la obra, entendiendo que la comicidad parte de la seriedad de su papel y no de hacerse el chistoso. Esta labor escénica deja en claro un talento en el actor poco antes explotado y que podría ser la promesa de grandes cosas en el futuro. Por su parte, Lucía Gómez-Robledo consigue imprimir una carga enorme de pesadumbre, dolor y angustia a un personaje que se revela igual de cómico que los demás, pero justamente a partir de sus conflictos internos. Al igual que Stephens, la actriz demuestra su capacidad de sorprender y de entrega en cual sea el papel que tenga.

“Ahora es más raro ver a un vivo que a un muerto.”

El mundo de los zombis debía llegar a los escenarios algún día, sobre todo si consideramos que vivimos en una sociedad donde “The Walking Dead” es un tema recurrente en las reuniones sociales. Entre risas y preguntarme como se vería la Verito Castro como una muerta viviente, me surgió la duda sobre esta fascinación que tenemos en este momento histórico con el tema de los zombis. En un mundo plagado por la guerra, la ambición, la falta de ilusiones y de sueños, en un planeta dominado por horarios de oficina, días laborables y 7 días de vacaciones al año me di cuenta que… la respuesta es bastante obvia. Despertemos, dejemos de ser zombis, hagamos algo por mejorar.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

 

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Cada Vez Somos Menos”

DRAMATURGIA: Adriana Pelusi

DIRECCIÓN: Ro Banda

ACTÚAN: Santiago Stephens, Lucía Gomez-Robledo, Sergio Belver, Ginette Zavala, Luis Fernando Mayagoitia y Alejandra Cárdenas (alternan funciones).

DÓNDE: Sala B dentro de La Teatrería

DIRECCIÓN: Tabasco 152, Colonia Roma. A una cuadra de Avenida Álvaro Obregón.

CUÁNDO: Viernes 20:30 hrs.

COSTO: $300. Boletos en taquilla y en www.lateatreria.com

DURACIÓN: 70 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: Cuenta con servicio de bar y restaurante. No cuenta con estacionamiento o valet parking.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *