SEIS PERSONAJES EN BUSCA DE UN ACTOR

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes entienden que los personajes necesitan de un autor, pero también de alguien que los interprete.

SEIS PERSONAJES EN BUSCA DE UN ACTOR

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

“¡Sáquenme de aquí!”

El ensayo ha comenzado tarde y el asistente de dirección, empoderado por la ausencia del director, no piensa tolerar tal situación ni un instante más, mucho menos a una semana del estreno. Claro que su nuevo poderío podría verse interrumpido por la aparición de un muerto en escena, la llegada de una mujer experimentada en el arte del placer carnal o, incluso por la irrupción de un ganador del premio Nobel de Literatura dispuesto a discutir su obra. Esto está pasando sobre el escenario, frente a todos los espectadores, pero también en la cabeza de un hombre desesperado por escapar de la vorágine de voces que buscan encontrar salida a través del único ser que les puede dar vida: el actor.

“No es mi intención estropear su ensayo.”

Escrita en 1921 por el renombrado dramaturgo italiano Luigi Pirandello, Seis Personajes en busca de un Autor es una de las obras precursoras del teatro del absurdo y la metateatralidad, asentando las bases de lo que inspiraría parte del teatro del resto del siglo XX. Su historia acerca de la irrupción durante un ensayo por parte de seis personajes que alguna vez fueron pensados por un escritor pero que no llegaron a concretar su historia en papel fue motivo de escándalo en su época y de profunda admiración con el paso del tiempo. A partir de tan icónico texto, el creador escénico Juan Carlos Vives, responsable de montajes como Una Buena Madre, Te lo Cuento en Invierno y Asalto al Banco, desarrolla “Seis Personajes en Busca de un Actor”, un monólogo que se apropia de la trama y esencia del original para entablar una conversación sobre el complejo arte de prestar cuerpo y voz para dar vida a un personaje en ese entarimado juego que se llama actuar.




“Somos títeres de un autor perverso y cruel.”

Un iracundo asistente de dirección, un flemático fantasma de paso alentado, un hombre que usa español antiguo y sabe disfrutar de un buen Campari, una seductora meretriz a punto de cometer un acto indecible con su padre, una madre oligofrénica caminando desquiciada por todo el espacio y hasta un dramaturgo que curiosamente recuerda a Groucho Marx. Media docena de caracteres atrapados en la mente de un histrión tratando de controlarlos antes de que ellos lo dominen a él. “Seis Personajes en Busca de un Actor” es una reinterpretación del clásico de Pirandello a una sola voz. Desde una conversación contada primero por una de las partes y luego por la otra, hasta disertaciones muy reales sobre el difícil oficio de la actuación, el texto creado por Juan Carlos Vives resulta delectable para los creadores del quehacer teatral, público a quien verdaderamente está dirigido el montaje, principalmente resultando relevante para aquellos jóvenes empezando en esta industria. Ciertamente no todos los monólogos tienen la misma fuerza, algunos aletargan incluso el ritmo. No obstante, cuando la puesta en escena cobra fuerza, resulta imparable y sumamente disfrutable principalmente para aquellos que entienden el gran placer y martirio detrás de subirse al escenario.




“Yo no soy Dios.”

Un abrir y cerrar de ojos más lento, un caminar esquizoide o pausado, el uso de una máscara ridícula o un bombín para diferenciar personalidades, una sonrisa desencajada en la cara de un asistente a punto de explotar de la presión. Lejos de los recursos clásicos del imitar voces o múltiples cambios de vestuario, el trabajo actoral que realiza Vives en “Seis Personajes en Busca de un Actor” radica acertadamente en una creación de cada uno de estos seres que irrumpe la escena para exponer sus necesidades. De tal manera, más allá de las carcajadas que provoca la madre desesperada tratando de entender el infierno dantesco en el que está viviendo, la angustia que refleja en su cara proviene de un cabal entendimiento de lo que está transitando esa mujer. Este ejemplo ilustra el gran lucimiento actoral que realiza Vives sobre su propia dirección, accionando desde la honestidad emocional, sin por ello imprimir un alto nivel de entretenimiento al montaje.

“Somos actores: hacemos personajes y luego existimos.”

“Seis Personajes en Busca de un Actor” se presenta los días lunes a las 20:00 horas en el Centro Cultural El Hormiguero hasta el 27 de Abril.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Seis Personajes en Busca de un Actor”

DRAMATURGIA, DIRECCIÓN Y ACTÚA: Juan Carlos Vives

DÓNDE: Centro Cultural El Hormiguero

DIRECCIÓN: Gabriel Mancera 1539, Colonia del Valle.

CUÁNDO: Lunes 20:00 horas. Hasta el 27 de Abril 2020.

COSTO: $250. Boletos en taquilla y www.boletopolis.com Aplican descuentos.

DURACIÓN: 85 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con valet parking o estacionamiento.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *