RASHOMÓN

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!
Para quienes quieren ver una de las obras maestras de Akira Kurosawa en escena.

RASHOMÓN

Por Juan Carlos Araujo
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)
 
“¿Qué fue lo que pasó ahí en la montaña?”
 
¿Qué fue lo que pasó? Lo que se sabe es lo siguiente: una mujer fue ultrajada por el infame ladrón Tajomaru y su marido fue encontrado muerto. Sin embargo, el recuento de los hechos ha sido tergiversado por cada uno de los involucrados, incluso por el único testigo ocular de tan horrendo acto de violencia. ¿Fue asesinato o suicidio? ¿Hubo algún tipo de honor involucrado en todo esto? ¿Los muertos son capaces de decir la verdad? ¿Es que acaso no queda ni el más ínfimo rastro de humanidad en este desolado lugar lleno de pobreza y muerte? La puerta de entrada a la bella Kioto ha sido desecrada por la decadencia moral de un Japón que existe en la sombra de la deshonra.
 
“Claro que pensé que sería mejor si pudiera llevármela sin tener que matar al hombre.”
 
Akira Kurosawa, el más importante director japonés en la historia de la cinematografía, filmó en 1950 la película “Rashomón” basándose en dos relatos escritos por el padre del cuento corto japonés, Ryunosuke Akutagawa. La historia de un asesinato, contado a cuatro voces, provocando diferentes versiones de un mismo hecho, se considera hoy día una de las obras maestras de Kurosawa, misma que le valiera el Óscar a mejor película extranjera en 1951.
 
“La vida de los hombres es frágil y efímera como el rocío de la mañana.”
 
Traspolar esta cinta japonesa al escenario mexicano es un reto que aborda el adaptador y director Enrique Aguilar en un claro homenaje y absoluto acto de amor tanto al cine de Kurosawa como a la estética nipona. El trabajo dramatúrgico que Aguilar realizó para “Rashomón” es respetuoso del original, conservando en gran medida las personalidades y características de los personajes, manteniendo las variaciones de los diálogos al mínimo y siguiendo la misma línea argumentativa. Aguilar es lo suficientemente inteligente como dramaturgo para entender que la mejor decisión que podía tomar era la de no intentar cambiar la historia o la estructura de la misma, ya que el original es sólido y lo suficientemente teatral como para sostenerse en un escenario sin necesidad de ser manipulado en demasía.
 
“El muerto también ha mentido.”
 
Los riesgos que toma el director son mucho mayores que los del dramaturgo. Decisiones como el maquillaje de los actores utilizando una técnica que remite más al teatro Noh que al cine, o la presencia de cuadros dancísticos del género Butoh alejan al espectador de Kurosawa pero logran situarlo dentro de un contexto japonés, lo cual funciona adecuadamente a nivel estético. Un muy buen manejo de la iluminación y del espacio escénico sirven también como apoyo para un montaje que pareciera en un principio estar mucho más enfocado en la forma que en el fondo, pero que poco a poco va cobrando ritmo y fuerza llevando al público a interesarse mucho más en la historia que se está contando y olvidándose de la parafernalia estilística alrededor. A medida que Aguilar consiga balancear su propuesta para que esté más enfocada en el asistente y no en su visión particular cobrará mucho más interés y contundencia. Sin embargo, vale la pena destacar la presencia de cuadros escénicos sumamente bien conseguidos, particularmente una pelea con espadas y un verdaderamente hermoso final que consigue conmover y llevarnos a una profunda reflexión sobre la naturaleza humana.
 
“De no ser por el aire fresco, no le habría matado.”
 
El cuadro de actores que conforman “Rashomón” es liderado por Jonathan Caudillo y Mario Zepeda como el ladrón y el samurái que muere respectivamente. Ambos actores muestran compromiso y calidad en el desarrollo de sus personajes y consiguen involucrar al espectador con mayor profundidad dentro de la historia. De igual manera, es necesario mencionar a Mario Rendón como el leñador que atestiguó el crimen y quien se encarga de cerrar el montaje con la fuerza necesaria. La presencia de estos tres elementos en el elenco consigue dar mucho mayor sentido y valía a la propuesta de Enrique Aguilar, efectivamente llevando la esencia de Akira Kurosawa al escenario. Adicionalmente, resulta evidente que el trabajo de cada uno de los actores sobre el escenario es producto de una muy cercana comunicación con su director, misma que se refleja en cada movimiento, cada temblor del cuerpo, cada gesto facial que realizan, permitiéndonos dar un vistazo al futuro, a quien podría convertirse en un muy interesante creador dentro de la escena mexicana.
 
“Toma la versión más creíble y no pienses en ello.”
 

Akira Kurosawa es una referencia obligada dentro de la historia del cine y un elemento clave dentro de la cultura pop del siglo veinte. Prueba contundente de ellos es que si este gran director no hubiera filmado “”Los Siete Samuráis” George Lucas jamás habría creado “La Guerra de las Galaxias”. Muy a menudo se discute que el cine y el teatro son géneros distintos, con lenguajes diferentes, regidos por reglas sumamente distantes. Sin embargo, existen los puntos de encuentro, hay creadores dispuestos a construir puentes que los unan, logrando trabajos de gran interés y valor. “Rashomón” resultará un deleite para aquellos que conocen la película original, para quienes nunca hayan visto un solo cuadro filmado por Kurosawa, como yo, encontrarán una buena propuesta teatral que seguramente los llevará a acercarse a su gran filmografía.

Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos: Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

 

OBRA: “Rashomón”
DRAMATURGIA: Akira Kurosawa y Ryunosuke Akutagawa.
ADAPTACIÓN Y DIRECCIÓN: Enrique Aguilar
ACTÚAN: Mario Rendón, Tabris Berges, Jonathan Caudillo, Mario Zepeda, Alberto del Cid, Fernanda Enemi y Fabiola Moljo (alternan funciones).
DÓNDE: Foro Contigo América.
DIRECCIÓN: Arizona 156, Colonia Nápoles.
CUÁNDO: Miércoles 20:00 hrs.
COSTO: Donativo voluntario consciente. Boletos en taquilla.
DURACIÓN: 70 minutos sin intermedio.
DATOS DEL TEATRO: No cuenta con valet parking o estacionamiento. El Foro Contigo América es un espacio enfocado al teatro independiente. Les recomendamos revisar el resto de su cartelera.
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

El mundo es un lugar horrible, horrible. Eso no significa que yo tenga que ser una persona horrible. EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS ALEJANDRO JODOROWSKI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *