PLEASE DON’T TOUCH ME, AMIGO

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!

Para quienes entienden que la división racial y la barrera del lenguaje no son cosa de risa.

JUST DON’T TOUCH ME, AMIGO

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)

Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

 21241485623_800de74c0a_k

“I shouldn’t have any expectations, I know.”

21862525275_f45453ff61_kPedro llegó a Nueva York con una sonrisa en la cara, con un sinfín de películas en la cabeza y con un sueño en el alma. Pobre ingenuo que no sabe que en la ciudad de los rascacielos a nadie le interesa su llegada. Un inmigrante más que viaja buscando la fama a un país que no tiene la más mínima intención de darle la bienvenida, un latino más que cree que puede mejorar su vida en los Estados Unidos, un inocente más que verá sus ilusiones destruidas por el cinismo, el desinterés y el abismo que provoca ser diferente.

“Es todo muy… Mickey Mouse.”

21872107001_8ec66c579e_kLos problemas raciales, de comunicación y de inmigración que muchos latinoamericanos viven a diario en los Estados Unidos son abordados con humor y amargura en “Just Don’t Touch Me, Amigo”, un espectáculo unipersonal de Fernando Gamborini que se presenta en inglés y español con la ayuda de subtítulos. En este monologo el público conoce a Pedro, un argentino que viaja a Nueva York en busca de cambiar su destino, quien es el personaje eje de donde el autor construye una obra que resulta ingeniosa en un principio, pero que poco a poco va tomando tonos aleccionadores sobre una dura realidad del otro lado de la frontera.

“You can’t wash this kind of doll.”

21872142381_9ea2998596_kYa sea en una cita a ciegas, hablando con algún extraño en el parque o durante una entrevista de trabajo, “Just Don’t Touch Me, Amigo” posiciona a su personaje principal viviendo toda una serie de situaciones creadas para evidenciar a través del humor y la perorata el fenómeno de deshumanización que se vive en muchas grandes metrópolis del mundo, en este caso específicamente la ciudad de Nueva York, la discriminación que aún en estos días se continua sufriendo en la sociedad norteamericana y la infranqueable barrera que significa el lenguaje. Originalmente creado para un público neoyorquino, este trabajo escénico desboca su frustración, enojo y desesperación en contra del público con gran efectividad, aunque, en el caso de un escenario mexicano, resulta mucho menos efectivo al no ser este la audiencia a quien está dirigida la obra.

“My day is a succession of brief interactions with strangers.”

21674630798_16c651e4ea_kLa propuesta de dirección a cargo de Antonio Vega se enmarca dentro de una economía de recursos, sustentándose más en la actuación de Fernando Gambarini que en artífices teatrales. Haciendo uso de tan sólo una banca, un bote de basura y unos cuantos elementos de utilería, el director inteligentemente deja que sean las palabras las que cuenten la historia libremente. Sin embargo, resulta imperativo que se cuide el ritmo de la obra para que la atención del espectador se mantenga enfocada y no se disperse. Del mismo modo, también resulta importante atender el tono de la puesta para convertir al público en cómplices de la situación en vez de sentirse regañados o aleccionados.

“La mejor manera de hacer amigos es comportarte como si no necesitaras ninguno.”

21241399173_067b0b71ba_kEl principal atractivo de “Just Don’t Touch Me, Amigo” se centra en el honesto y comprometido trabajo actoral que realiza Fernando Gambaroni sobre el escenario. Ya sea discutiendo en inglés con un entrevistador de Recursos Humanos o tratando de explicar en español lo que es la vida en Nueva York, Gambaroni convence, provoca risa o conmueve tanto en sus momentos más cómicos como en los más frágiles y sensibles gracias a un gran talento evidenciado en su fisicalidad, su manejo vocal y el control de su emotividad. Vivir en el extranjero como un inmigrante no es una vida fácil y Gambarini nos transmite toda la gama de emociones que vive, desde la confusión hasta la rabia, con igual contundencia.

“Why do you waste your time hating them?”

Todos los días se puede escuchar que vivimos en un mundo globalizado donde las fronteras han dejado de existir. Desgraciadamente esa gran mentira es una utopía tecnológica no aplicable a la realidad donde el color de piel, las creencias religiosas, el lenguaje, las preferencias sexuales, el poder adquisitivo y un infinito de factores siguen contribuyendo a que las personas sigan siendo víctimas de una de las palabras más horrendas que se han creado en el idioma que sea: discriminación. ¿Cuándo seremos capaces de entender que no hay más que humanos entre nosotros? Tristemente no tenemos la respuesta.

 21674637368_be2745f223_k

Búscanos en Facebook, Swarm e Instagram como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

 [AFG_gallery id=’198′]

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Just Don’t Touch Me, Amigo”

DRAMATURGIA Y ACTUACIÓN: Fernando Gambaroni

DIRECCIÓN: Antonio Vega

DÓNDE: Foro Actum dentro de Casa Actum

DIRECCIÓN: Héroes del 47 no. 9, Colonia Churubusco. Casi esquina con Tlalpan y a una cuadra de metro General Anaya.

CUÁNDO: Miércoles 20:30 hrs. Hasta el 21 de Octubre.

COSTO: $150 entrada general.

DURACIÓN: 60 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento ni valet parking. Uno de los espacios escénicos más nuevos en la ciudad con una extensa cartelera.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *