PENÍNSULA

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




 

Para quienes se quieren adentrar, por un segundo nada más, en una instalación escénica estéticamente arrebatadora.

PENÍNSULA

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

 

“Me estorba el aire.”

Ella, sentada y liberándose del deshecho generado por ella misma, medita. Vida y muerte, la preocupación de un pez o el bostezo de un escarabajo, el caer de una gota o el vuelo de una mosca. Pensamientos aislados que la asaltan en tan sólo sesenta segundos de vida que se antojan como una eternidad por todo el universo. En el bosque se adentra, con la tierra entra en comunión, en una pecera se ahoga y una naranja es empalada con su propio dedo. Acabado el segundo… todo volverá a la normalidad.

“Al otro lado del mundo siempre es China.”

El deambular de la mente durante uno de los momentos más íntimos que una persona tiene todos los días es el punto de partida sobre el que el también director Mauricio Ascencio y la actriz Paula Watson construyen “Península”. Esta pieza de experimentación escénica, más cercana al arte contemporáneo que a una puesta en escena tradicional, se aleja de los cánones establecidos de contar una historia o de tener una construcción dramática lineal en favor de emprender un recorrido catártico emocional que desafía el entendimiento y apela por que cada testigo sea libre de crear una interpretación de acuerdo con sus referentes personales.

“No recuerdo cómo se siente nacer.”

Escuchamos sus pensamientos a lo lejos, de su boca sólo salen gemidos, sonidos guturales. Mientras se pregunta sobre el significado de su vida, del chocar de un insecto contra el vidrio de su ventana, de temas mundanos y vulgares o de asuntos que trascienden la existencia misma, su mano o su cabeza se hunden en el interior de una pecera o se tiende sobre la tierra con la iluminación de una lámpara de mesa inundando su cara. Al final, todo volverá a su punto de partida. “Península” es una instalación teatral que tiene cabida en una sala de teatro como lo podría tener en la sala de un museo de arte contemporáneo. Al ser una dramaturgia libre de aparente estructura, su construcción está completamente ligada a la propuesta estética de la dirección, una unidad intrínsicamente fusionada una con la otra. El resultado podrá ser desafiante para aquellos espectadores enfocados en tratar de hallar una trama, un significado único y asequible, fascinante e hipnotizante para aquellos que se den permiso de emprender el viaje casi onírico que ofrecen los creadores.

“Estoy agotada, creo que siempre lo he estado.”

El escenario es pasto, tierra, musgo, naturaleza viva emulada con sumo cuidado. Se crea un contraste visual con los zapatos dorados y el vestido rojo que la mujer porta con elegancia. Al fondo del escenario, un bosque, del otro el vacío. Una silla, un plástico de gran tamaño, uno que recuerda a un matadero, una pecera, una lámpara antigua, una naranja y una estatuilla de cerámica los elementos con los que se interactúan. Dada la magnífica carrera del director Mauricio Ascencio en otras áreas teatrales como el diseño de vestuario, iluminación y escenografía en obras como Después de Casa de Muñecas, Noche de Reyes, Happy o Quiero Volverme Supernova, entre muchas otras, no es de sorprender que el trabajo en “Península” sea de un cuidado estético sencillamente arrebatador. La manera en que una luz cae sobre una pecera, en cuyo interior se encuentra una naranja, para iluminar la cara del personaje femenino que se encuentra debajo de ella en tonos anaranjados adiamantados es exquisito, la forma en que un enorme plástico es devorado por la ingle de la mujer para minutos después ser expulsado provocador y sugerente. El trabajo de dirección de Ascencio es meticuloso, preciso en cada detalle, garantizando que los tres frentes del escenario sean atendidos, su diseño sonoro loable.

“Estoy envejeciendo con cada latido.”

Acostada sobre el piso, parte de su cuerpo alzada por el dorso de una silla, y con la cara tapada por su propio vestido, la mujer piensa. Mientras tanto, sus pies parecieran cobrar vida, cada uno encontrándose con el otro, conociéndose, violentándose, amando y odiando al mismo tiempo en una batalla campal. Más adelante, la mujer se adentra en el bosque, entra en comunión con la naturaleza de manera feral, copulando con un tronco como si su vida misma dependiera de ello. Paula Watson, una de las mejores actrices de teatro en la actualidad y a quien recientemente se le ha ovacionado en trabajos tan contundentes como Manada, Villa Dolorosa  e Infierno Comprendido aborda su interpretación en “Península” con arrebato, un manejo corporal impecable y una precisión emocional que permite que el montaje sea fascinante más allá de cualquier interpretación que se le pueda dar. Ya sea ahogándose en una pecera, parándose al límite del escenario como si estuviera a punto de lanzarse al vacío o sencillamente con la mirada perdida mientras está sentada contemplando la inmensidad, Watson no es capaz de realizar acción alguna sobre el escenario si no es a partir de una absoluta verdad visceral.

“A la mosca le atrae lo que está descompuesto.”

Uno de los puntos más fascinantes del teatro tiene que ver con las múltiples interpretaciones que se le pueden dar a una misma puesta en escena dependiendo de los referentes que traen a la mesa cada uno de los espectadores. Yo confieso haber visto el camino a la muerte de cuatro mujeres en escena, confieso haber hallado un suicidio, una bala perdida, un vomito de sangre y hasta una desesperada huida. Esa historia no estará en la “Península” de los demás, es sólo mía, producto de mis obsesiones y una información fallida recibida. Sin embargo, no es errónea, es meramente la propia. Los invito a que vayan y descubran su interpretación de aquello que pasa en un sólo minuto de absoluta intimidad en la vida de una mujer, no se arrepentirán.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Península”

DRAMATURGIA: Creación colectiva

DIRECCIÓN: Mauricio Ascencio

ACTÚA: Paula Watson

DÓNDE: Foro Cultural Bellescene

DIRECCIÓN: Zempoala 90, Colonia Narvarte.

CUÁNDO: Viernes 20:30 horas. Hasta el 5 de abril.

COSTO: $250 entrada general. Boletos en taquilla y en www.boletopolis.com Aplican descuentos.

DURACIÓN: 60 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *