PARTE II: CLITEMNESTRA (EL MITO DE LA DEMOCRACIA)

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes quieren ver cómo se desdibuja de manera grotesca la diferencia entre la justicia y la venganza.

PARTE II: CLITEMNESTRA

(EL MITO DE LA DEMOCRACIA)

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)

 

“Lo intocable ha sido mancillado.”

Los tambores de guerra han cesado su retumbar y Agamenón se dirige a Troya donde habrá de caer víctima de la insaciable sed de venganza de la impía mujer a quien ella llama esposa, misma que enjuiciada por sus nefandos actos de supuesta justicia. El pueblo clama por la sangre de los culpables, aquel que ha sido desterrado riega su semilla sobre los podridos cimientos de una nación en decadencia, y Orestes habrá de complacer a todos, no sin antes descubrir el gran estercolero en que se ha convertido la gran Troya.

“Aquí está Clitemnestra y aquí está su voz.”

La exploración y reinterpretación que el dramaturgo y director José Alberto Gallardo comenzó el año pasado sobre el mito de Orestes, contenido en la trilogía griega de La Orestiada de Esquilo, con “Parte I: Agamenón y Electra (El Mito de la Justicia)” continúa ahora de manera mucho más arriesgada, provocativa y contundente con “Parte II: Clitemnestra (El Mito de la Democracia)”. En esta nueva visión sobre la misma anécdota de traición, guerra, sangre y pasión en la antigua Grecia, tras la guerra de Troya, la lupa se centra por completo en Clitemnestra, asesina de su propio esposo Agamenón, amante de Egisto y víctima de su propio hijo Orestes, quien será juzgada, condenada o absuelta por sus sumamente cuestionables actos.

“Los dioses escuchan, pero no responden las lenguas de los hombres.”

Tomando como eje narrativo al personaje del desterrado Nauplio, quien llega ante Clitemnestra en busca de su perdón, “Parte II: Clitemnestra (El Mito de la Democracia)” es tanto brutal como poética en su desarrollo dramatúrgico, violenta y provocativa en su arco dramático, toda vez que Gallardo desarrolla los diferentes ángulos y matices sobre los que se puede abordar tan complejo personaje femenino, al mismo tiempo que realiza un sutil pero claro paralelismo entre un mito creado hace más de dos mil años y el México del presente, un lugar donde se pueden cometer las peores de las atrocidades y canalladas en medio de un ambiente de aparente paz donde el no pasa nada es la sábana perfecta para ocultar todo un río de sangre. A pesar de la presencia de un muy corto segundo acto que ya se percibe como un tanto innecesario debido a la contundencia tanto narrativa como escénica del primero, esta segunda entrega de la trilogía planeada por Gallardo brilla por su buena construcción y osadía.





“¿Ha sido Troya sólo una vagina y una erección?”

Dentro de los confines de un escenario reducido, la obra comienza con un ejército marchando a la guerra, mientras una grandilocuente marcha guerrera retumba por el espacio. Al fondo, un baño sumergido en agua y con un espejo posicionado estratégicamente para que el público pueda ver hacia el interior de un retrete, lugar donde Agamenón verá su caída del poder escurriéndosele por las entrañas. Al mismo tiempo, Clitemnestra se regodea en su lujuria y poder mientras que toda una corte participa en una decadente bacanal que culmina en una eyaculación plástica. Combinando elementos del teatro de lo grotesco con una sutil participación del público que lo convierte en testigo y cómplice de todo aquello que sucede en Troya, “Parte II: Clitemnestra (El Mito de la Democracia)” es un montaje épico en sus pretensiones y ambiciones, algo que se logra, específicamente en el primer acto de la obra, gracias a un estupendo manejo de iluminación, musicalización y vestuario, acompañadas de una muy clara visión estética de lo que José Alberto Gallardo quiere mostrar en escena, provocar en el público para bien o para mal, al mismo tiempo que se explora una inmensa teatralidad que puede revolver el estómago muy a propósito en una denuncia contra un sistema que verdaderamente nada en su propia mierda. Gallardo siempre se ha destacado por ser un director de escena que no teme de ir hasta las últimas consecuencias, y este montaje es prueba fehaciente de ello, al haber sido realizado sin temores, con atrevimiento, pero sobre todo con muy buena manufactura tan poderoso montaje.

“Todos sabemos del poder habita entre tus piernas.”

Con rabia en la garganta, más no en las entrañas, Clitemnestra clama justicia al público por los actos cometidos por ella en un mundo más podrido que cualquier acto que ella jamás haya cometido. Esto tras haber aniquilado a su esposo quien fuera humillado con los pantalones abajo. El trabajo actoral que realiza Margarita Lozano en el personaje titular de “Parte II: Clitemnestra (El Mito de la Democracia)” es sólido y bien logrado a pesar de que podría enriquecerse mucho más su labor si viniera desde un lugar de verdad y fractura. Esto es algo que se aprecia a manos llenas en el estupendo trabajo que realiza Manuel Domínguez como Nauplio, quien resulta absolutamente convincente ya sea manipulando un falo de plástico, burlándose de su reina o denunciando lo corrompido de todo el sistema. El resto del elenco logra resultados por demás aceptables, tanto en sus actuaciones físicas como emocionales, destacando el Egisto que crea Abraham Jurado impregnándolo de una perversión ingenua que resulta fascinante y perturbadora.

“¿Para qué hacer callar a quienes igualmente no tienen voz?”

Tras un primer acto estupendamente bien logrado, lugar donde debió haber terminado en realidad la obra a mi parecer, me quedé pensando sobre el papel que juega el teatro en provocar al espectador a partir de una patada en el estómago, de dejarle ver la podredumbre en la que estamos sumergidos, en lugar de una caricia en la mejilla. En un país donde de verdad pareciera que nos hemos vuelto absolutamente inmunes e indiferentes a todas las atrocidades que suceden a diario, quizás un culo chorreando mierda sea lo que todos necesitamos para reaccionar y dejar atrás la pasividad.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Parte II: Clitemnestra (El Mito de la Democracia)”

DRAMATURGIA Y DIRECCIÓN: José Alberto Gallardo

ACTÚAN: Margarita Lozano, Mónica Jiménez, Manuel Domínguez, Carlos Felipe López, Abaham Jurado, Christian Cortés, Antonio Becerril, Ángel Luna y Daniel Bravo.

DÓNDE: Centro Cultural Carretera 45

DIRECCIÓN: Juan Lucas Lassaga 122, Colonia Obrera. Detrás de Metro San Antonio Abad.

CUÁNDO: Jueves y Viernes 20:30, Sábados 19:00 y Domingos 18:00 hrs.

COSTO: $120. Boletos en taquilla. Aplican descuentos.

DURACIÓN: 80 minutos con un intermedio de 10 minutos

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking. Muy cerca de metro San Antonio Abad.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

El mundo es un lugar horrible, horrible. Eso no significa que yo tenga que ser una persona horrible. EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS ALEJANDRO JODOROWSKI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *