NOVECENTO

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes desean embarcarse en una travesía con el más grande pianista que jamás se alejó de altamar.

NOVECENTO

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

 

“Yo he visto muchas Américas.”

Desde bebé su destino quedó íntimamente ligado a la música y al mar. A bordo del majestuoso buque Virginia, tocando grandes melodías al piano como parte de la Atlantic Jazz Band y jamás pisando tierra firme, Danny Putman T.D. Lemon Novecento es feliz. Desde sus inicios abandonado sobre el taburete de un piano en primera clase, hasta su poético final sentado en una caja de dinamita, esta es su historia contada a través de las melodías que se crean con una trompeta.

“Cuando no sabes lo que es… es jazz.”

Un pianista prodigioso capaz de desafiar al más virtuoso jazzista del mundo en un duelo musical único, una tormenta en altamar donde un piano transita libremente por todo un salón de baile mientras se tocan exquisitas melodías, una amistad entrañable que da recuento de una magistral vida. El reconocido escritor italiano Alessandro Baricco escribe “Novecento”, un monólogo ubicado a principios del siglo XX, justo entre las dos guerras mundiales, que pinta el retrato de la vida de un hombre que decidió pasar su existencia a bordo del barco donde fue encontrado, sin jamás desembarcar contado desde el punto de vista de un trompetista que tocaba con él durante sus travesías trasatlánticas.




“Hacía 27 años que el mundo pasaba por ese barco.”

Ante la amenaza de ser obligado a desembarcar tras la temprana muerte del hombre que le dio su nombre, Novecento sencillamente desaparece y resulta imposible encontrarlo, incluso tras haber registrado cada rincón del crucero. Es sólo hasta que el Virginia está de vuelta en alta mar que el joven resurge para tocar el piano. Desarrollado como una narrativa carente de conflicto dramático evidente, una poética disertación sobre una vida maravillosa aderezada por episodios tanto divertidos como sorprendentes como el enfrentamiento que tiene el personaje titular con el nombrado inventor del jazz, “Novecento” es mucho más un trabajo de novela corta que de dramaturgia, tal y como es admitido por el mismo autor. Consecuencia de esta característica, el texto, bello y entrañable sin duda, carece de acentos dramáticos suficientes que mantengan el interés tanto en el personaje como en sus vivencias a bordo del barco en que vive a lo largo de toda la narrativa.

“La vida es algo inmenso.”

Al momento en que se desata una tormenta sobre el Virginia, los relámpagos iluminan todo el escenario, mismo que ha sido diseñado para dar la ilusión de las entrañas de un buque. Mientras que el sonido de la lluvia y de la música que toca el pianista se escuchan con pristina claridad, un taburete de piano se pasea por todo el lugar mientras que lonas que penden de lo alto simulan el agresivo movimiento de las olas. El conjunto de creativos que la producción de “Novecento” ha conjuntado para la puesta en escena consigue resultados arrebatadores tanto a nivel visual como sonoro. Comandados por el director Mauricio García Lozano, responsable de poderosos montajes como Medea y Romeo y Julieta, la escenografía de Ingrid Sac, el diseño de iluminación de Víctor Zapatero y el diseño sonoro de Santiago Álvarez Cacho y Benny Ibarra se fusionan en una unidad precisa que logra darle mayor peso teatral al texto de Baricco al mismo tiempo que enfatiza la poeticidad del mismo. Aunado a esto, el trabajo de García Lozano en trazo escénico como en la creación de símbolos como el uso de un banquillo de piano para representar la presencia de Novecento estimulan la imaginación del espectador, provocando que desde las butacas se dibuje el interior del barco, la presencia del pianista y de cada una de las vivencias que se narran, hasta una caja repleta de dinamita.




“El mundo es un barco demasiado grande para mí.”

La narración se encuentra a manos del trompetista; a momentos, el pianista expone su manera de ver la vida y las razones que tiene para tomar ciertas decisiones que podrían resultar difíciles de entender para los demás; en algunas escenas aparecen personajes secundarios como un maestro de ceremonias que realiza una pequeña rutina de stand-up o el gran Jelly Roll Morton quien reta a Novecento a un duelo de pianos. La actuación en “Novecento” corre a cargo de Benny Ibarra quien claramente se entrega de lleno al escenario. Ciertamente, resulta hermoso ver al reconocido músico y cantante tocar una melodía con gotas de lluvia, al igual que es fascinante escuchar un piano que es tocado con precisión en un teclado imaginario. No obstante, la construcción de los múltiples personajes que habitan la obra, una que consiga diferenciarlos claramente y que explore distintos matices en la narrativa no se encuentra presente aún en el montaje. El resultado es una interpretación honesta más no amplia de rango, elemento necesario para imprimir mayor peso a la puesta en escena.

“Ellas son 88, tú eres infinito.”

Durante cinco años trabajé como profesor de español en una línea de cruceros de lujo. En mis más de 15 viajes por el mundo tuve la oportunidad de conocer a toda una plétora de personajes, desde los más adinerados pasajeros hasta el más encantador ayudante de cocina. La vida sobre un barco no es nada fácil. De hecho, es un mundo plagado de soledad y sueños por cumplir. Al igual que Novecento, en estas ciudades flotantes se encuentran muchas personas que hacen su vida en altamar, no mostrando gran interés por la tierra firme, eligiendo incluso entregarle su último respiro al océano. Hay belleza en eso, música en tan alternativa elección de vida, una que se debe admirar por su valentía.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Novecento”

DRAMATURGIA: Alessandro Baricco

DIRECCIÓN: Mauricio García Lozano

ACTÚA: Benny Ibarra

DÓNDE: Teatro Milán

DIRECCIÓN: Lucerna 64 esquina con Milán, Colonia Juárez.

CUÁNDO: Martes, Miércoles y Jueves 20:45. Hasta el 29 de Diciembre.

COSTO: $500, $400 y $300. Boletos en taquilla y www.ticketmaster.com.mx

DURACIÓN: 90 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: Cuenta con valet parking. Les recomendamos revisar el resto de su cartelera, así como las obras que se presentan en el Foro Lucerna, dentro del mismo edificio.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *