NACAHUE: RAMÓN Y HORTENSIA

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes entienden que la belleza de Shakespeare rebasa la barrera del lenguaje.

NACAHUE: RAMÓN Y HORTENSIA

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

 

“Los Coras y los Huicholes no son enemigos, sólo son distintos.”

Huyendo de creencias que la encarcelaban fue que Hortensia se vio cara a cara con el cazador de venados Ramón. Sin que ninguno de los dos lo supiera, en ese encuentro fortuito fue que sus destinos se sellaron y entrelazaron, aunque sus lenguas hablaran distintos idiomas. Ella, brillante en su atuendo y apasionada en sus sentimientos, él, de cuerpo pintado y actuar más apocado, ambos entendiendo que el corazón habla más fuerte y que no habría nada que podría separarlos. Tontos enamorados, los dioses han dictaminado que su suerte sea la misma que aquella que alguna vez se vivió en la bella ciudad de Verona.

“Las cosas importantes deben mirarse con otros ojos, escucharse con otros oídos.”

En el marco del año internacional de las lenguas indígenas, la compañía Los Colochos Teatro presenta “Nacahue: Ramón y Hortensia”, una adaptación en español y náayeri sobre Romeo y Julieta de William Shakespeare escrita y dirigida por Juan Carrillo. De primera instancia, esta poderosa dramaturgia explora y demuestra la atemporalidad y relevancia de las palabras del bardo inglés bajo cualquier contexto, en esta ocasión ubicando la acción en la sierra de Nayarit, siendo el conflicto de los Capuleto y los Montesco el de la cultura Cora con la Huichol. Sin embargo, esta propuesta va mucho más allá de esta búsqueda al desafiar al espectador a abrir su sensibilidad para poder experimentar una puesta en escena en dos idiomas diferentes, uno de ellos posiblemente desconocido para la mayoría de ellos y sin el uso de subtítulos durante el montaje. El resultado es una experiencia escénica poderosa, íntima y personal sobre los sentidos de cada uno de los presentes, contundente en demostrar que aquello que se dice desde el corazón no necesita de traducción, menos cuando se trata de tan inmortal anécdota.




“Mi único enemigo es el no conocerte.”

Tras haber sido robada y más adelante arrejuntada con un hombre que la violenta, entre muchas otras razones por ser estéril, Jacinta decide rebelarse contra las tradiciones huicholes de su pueblo y huir. Por su parte, el indígena cora Ramón recibe una bella camisa azul hecha a mano que ha sido previamente trabajada con brujería por la malvada Jacinta en un esfuerzo por amarrarlo a ella. Una diosa de la lluvia que abandona a los amantes, una mujer embazada que castiga el asesinato de su hombre con machete en mano y el alma de un hermano que visita en sueños a la insurrecta huichol. Adicionalmente a la propuesta lingüística, el trabajo de Carrillo en “Nacahue: Ramón y Hortensia” brilla y sorprende por la manera en que el escritor se apropia de la anécdota shakesperiana y es capaz de llevarla a la realidad cultural que se vive en las comunidades Cora y Huichol en toda su belleza o ignominia. Este tipo de experimentación escénica, en línea con su propuesta anterior Mendoza donde la tragedia de Macbeth se ubicaba en la Revolución Mexicana, es una de las principales razones por las que Los Colochos Teatro se posiciona como una de las compañías teatrales mexicanas de mayor relevancia dentro de la escena contemporánea.

“Nunca entiendo lo que dices, pero tus palabras me suenan bonito.”

Listones de colores son utilizados para trazar el espacio donde se desarrolla la acción; el vestuario ubica con precisión las diferencias entre ambos pueblos, incluyendo el maquillaje corporal típico de los coras; la música que se escucha es aquella que se ha escuchado por ambas culturas durante más de un siglo. Dada la barrera de lenguaje que la obra plantea derribar a partir de estímulos alternos, la dirección de Juan Carrillo en “Nacahue: Ramón y Hortensia” se apoya mucho más en lo visual y sensorial. Gracias a diseños precisos de escenografía por Auda Caraza, de vestuario a cargo de Libertad Mardel y sonoro por Jorge Validivia, quien hace uso de registros musicales del INAH para musicalizar la puesta, el montaje mantiene la atención y el interés por la historia, misma que es perfectamente entendible a pesar del lenguaje en que es interpretada. Esto también se consigue gracias a un bello e ingenioso acto de comunión inicial con el público en el que se le invita a dejarse llevar por algo más allá de las palabras.




“Cuando el otro es diferente se le teme.”

Desesperada por ver que Ramón no será para ella, la malévola Jacinta con furia en la mirada acusa a Hortensia de un crimen del que ella no es culpable. Este hecho será el detonante del trágico final de los amantes. Ante la inminente muerte de su amada, el destrozado Ramón grita a lo lejos pidiendo que la muerte le atraviese el corazón con una mortífera flecha. Más allá de las dificultades que pudiera representar el actuar en diferente idioma, el elenco que conforma “Nacahue: Ramón y Hortensia” acciona a partir de la verdad. De tal manera, el fuego que emana de los ojos de Yadira Pérez como Jacinta es igual de real que el dolor que experimenta Erandeni Durán como la viuda Inés. En los roles principales, Sonia Couoh y Eduardo D’León llenan los papeles shakesperianos con fragilidad y fortaleza por partes iguales, todo partiendo de la entraña y el corazón. El elenco se completa con buenos resultados por Ulises Martínes y Marco Vidal.

“Ramón renegó de los dioses que dan y quitan vida.”

Pocas han sido las adaptaciones a obras de Shakespeare que verdaderamente me han impactado por su originalidad y contundencia a lo largo de toda una vida viendo teatro. Sin duda, Ricardo III de Mauricio García Lozano o más recientemente La Maté por un Pañuelo de Andrea Salmerón son algunas de ellas. No obstante, la obra que encabeza la lista sería Mendoza, no muy lejos ahora seguida por “Nacahue: Ramón y Hortensia”. Los Colochos Teatro están en un proceso de búsqueda sobre el teatro shakesperiano que espero siga dando grandes frutos en los años venideros. Sin duda estaré siempre presente para aplaudirles.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Nacahue: Ramón y Hortensia”

DRAMATURGIA Y DIRECCIÓN: Juan Carrillo

ACTÚAN: Mario Eduardo D’León, Sonia Couoh, Erandeni Durán, Ulises Martínez, Yadira Pérez y Marco Vidal.

DÓNDE: Teatro Orientación.

DIRECCIÓN: Paseo de la Reforma y Campo Marte S/N.

CUÁNDO: Jueves y Viernes 20:00, Sábado 19:00 y Domingo 18:00 horas. Hasta el 21 de Julio.

COSTO: $150. Boletos en taquilla y ticketmaster. Aplican descuentos.

DURACIÓN: 105 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: El Centro Cultural del Bosque cuenta con una extensa cartelera en sus diferentes teatros, les recomendamos revisarla. Cuentan con dos estacionamientos gratis al mostrar sus boletos para la obra. Se encuentra detrás del Auditorio Nacional.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *