LOS SATISFECHOS

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!
Para quienes entienden que el hambre es más fuerte que cualquier creencia.

LOS SATISFECHOS

Por Juan Carlos Araujo
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)
 
“Tres tan famélicos que juntos harían uno y medio.”
 
Hace tanto tiempo que no prueban el más mínimo mendrugo de pan que apenas si recuerdan su sabor. El hambre los ha hecho perder el sentido, la noción del tiempo, hasta su propia identidad y dignidad y, sin embargo, siguen de pie, esperando a que la vida continúe aun cuando pareciera que carece de cualquier significado. Súbitamente se hizo la luz y con ella un plato de sangre frita con ajo, aceite y tomate. ¿Cómo resistir a tal manjar después de tanto tiempo de privación? ¡Cuidado! Ese exquisito regalo de aroma provocador y sabor a ambrosía no es comida, es una prueba ante Dios y Él juzgará a aquellos débiles que merezcan morir en la horca.
 
“Todos somos el mismo hambriento.”
 
Una de las funciones clave del teatro es la de servir como un reflejo de la realidad, ya sea de manera fidedigna, alterada hacia lo cómico o deformada y grotesca, con el fin de provocar alguna reflexión, alteración o pensamiento profundo en el público. La muy difícil situación económica por la que está cruzando España actualmente es vista a través de los ojos del dramaturgo Raúl Cortés en “Los Satisfechos”, buscando justamente ese reflejo doloroso y verídico de un país sumido en crisis. Esta pieza dramática conduce al asco y la conmiseración a través de confrontar el hambre y la pobreza con los valores morales imperantes en una sociedad que se está desmoronando ante la mirada de un sistema imposibilitado o desinteresado por ayudar.
 
“Es conmovedor el espectáculo de ver al hombre caer.”
 
Una prostituta, un gitano enterrador y un cura, todos ellos famélicos, se encuentran con un plato de comida en medio de la nada. La desesperación por comer de dos de los presentes confrontada a la fe de un hombre enfrascado en defender los preceptos establecidos por un poder superior a ellos se convierte en una descarnada crítica a un sistema ineficiente, incapaz de dar de comer a su gente, así como un grito en contra de una iglesia que prefiere ver a sus miembros sufrir siempre y cuando se mantengan bajo el yugo de sus leyes. Con un lenguaje que remite a una época muy lejana a la nuestra, a partir de diálogos cargados de bilis y sufrimiento y con la creación de personajes de gran profundidad y relevancia es que Cortés logra clavar su cuchillo de manera profunda en las entrañas de un público que cómodamente se sienta en un teatro para ver tan abominable espectáculo.
 
“Horca, exilio o sumisión. Cada cual arderá en la hoguera que elija.”
 
La dirección de Williams Sayago toma ciertas libertades creativas en la escenificación de “Los Satisfechos” que podrán resultar interesantes y provocadoras en algunos espectadores, ensombrecedoras e incluso confusas para otros. Sayago rompe con esquemas de género al utilizar actrices en los roles masculinos y viceversa, crea un nuevo personaje altamente simbólico a partir de las acotaciones en el texto mismo de Cortés y realiza un homenaje a toda una cultura y sociedad a partir de una canción tradicional cardenche de Durango. Cada una de estas decisiones brinda dimensión y profundidad al montaje aun cuando pueden oscurecer el entendimiento del mismo. Sin embargo, un fuerte aprovechamiento del espacio escénico, un claro sentido del ritmo y una fuerte dirección actoral permiten que el texto siga brillando.
 
“Sólo los que no creen en la culpa pueden perdonar.”
 
Actoralmente “Los Satifechos” es un deleite sobre todo con la participación de Dunia Alexandra como esta figura mística que funge como conciencia, juez, culpable y responsable de todos los males que aquejan a estos tres lamentables personajes. Dunia, quien me impresionó con su trabajo en “Obésame Mucho” durante la temporada de MicroTeatro “Por tus Vicios” (reseña en www.entretenia.com) demuestra una vez más su gran capacidad transformativa y su arrojo como una actriz que asume los retos con talento y capacidad. De igual manera vale la pena aplaudir la gran labor que realizan Liliana Guido como el cura Trampantojo y Sandra Galeano como el gitano Piernavieja, ambas actrices consiguiendo momentos memorables y tanto el repudio como la conmiseración del público durante distintas participaciones. El resto del elenco lo conforma Alejandro Aldama como Cardencha, la prostituta enferma, quien enriquecerá enormemente su participación en medida que se aleje de pretender cierta femenización en su interpretación y se enfoque únicamente a proyectar las emociones que vive su personaje.
 
“A cada pecado le corresponde una expiación.”
 

El hambre, el verdadero dolor que se origina por tener el estómago vacío, es una sensación que afortunadamente nunca he sentido. He sido bendecido con una buena vida y, sin embargo, uno nunca sabe en qué momento la fortuna puede dar un giro, dejando a cualquiera en la miseria más absoluta. No sé, ni puedo imaginar, de lo que sería capaz de hacer, de hasta qué punto podría sostener mis valores y éticas personales, si me encontrara viendo directamente a los ojos de tan temible adversario. Posiblemente mis creencias saldrían por la ventana y me descubriría como una bestia famélica dispuesto a vender mi propia alma al diablo con tal de recibir un pedazo de pan. Reflexiones como esta, aunadas a un sentimiento de asco ante instituciones que no sólo permiten sino que incluso promueven que esta situación continúe, rondaron por mi cabeza tras aplaudir “Los Satisfechos”. No son pensamientos agradables, pero muy necesarios. Los invito a que los enfrenten, cómodamente sentados en algún café, disfrutando de una deliciosa rebanada de pan.

Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos: Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)
OBRA: “Los Satisfechos”
DRAMATURGIA: Raúl Cortés
DIRECCIÓN: Williams Sayago
ACTÚAN: Liliana Guido, Sandra Galeano, Alejandro Aldama y Dunia Alexandra.
DÓNDE: Foro Contigo América.
DIRECCIÓN: Arizona 156, Colonia Napoles.
CUÁNDO: Viernes 20:00 y Sábados 19:00 hrs.
COSTO: $140 Cooperación sugerida. Boletos en taquilla.
DURACIÓN: 80 minutos sin intermedio.
DATOS DEL TEATRO: No cuenta con valet parking o estacionamiento. El Foro Contigo América es uno de los espacios más nuevos enfocados al teatro independiente. Les recomendamos revisar el resto de su cartelera.
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *