LO ÚNICO QUE NECESITA UNA GRAN ACTRIZ ES UNA GRAN OBRA Y LAS GANAS DE TRIUNFAR

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Para quienes quieren ovacionar una poderosa deconstrucción de la obra maestra de Jean Genet.

LO ÚNICO QUE NECESITA UNA GRAN ACTRIZ ES UNA GRAN OBRA Y LAS GANAS DE TRIUNFAR

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)

Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

 

“Veo en tus ojos que me odias.”

El vestido rojo tiene que estar listo para que la señora luzca en todo su esplendor. Clara la odia, la ama, la quisiera ver muerta, jamás permitiría que se viera por debajo de maravillosa. Los gritos desquiciantes de la señora reverberan por el mísero cuarto donde una torta de huevo se considera una exquisitez, mientras que corre de un lado a otro del lugar preparándose para el regreso del señor. Encerradas entre cuatro paredes, nada es lo que parece, el mundo es horrendo y ellas tienen que lidiar con su dolorosa existencia de alguna manera.

“Un traje negro le sentaría mejor a mi viudez.”

A partir de Las Criadas, la obra maestra del dramaturgo Jean Genet y considerada una de las obras más importantes escritas en el siglo XX, la compañía teatral Vaca 35 realiza una poderosa deconstrucción de la misma titulada “Lo único que necesita una gran actriz es una gran obra y las ganas de triunfar”. Tanto hilarante como dolorosa, absurda, grotesca y exquisita, esta pieza de dramaturgia colectiva consigue encapsular la inmensa soledad que viven dos mujeres encerradas en el minúsculo universo que habitan llenando el vacía con hilarante ficción, con violencia sin piedad, con sueños inalcanzables o con un cuento de princesas.

“No hemos llegado al momento de resucitar.”

Una sirvienta y su señora discuten el vestido que la segunda habrá de vestir para el regreso del señor tras su estancia en la cárcel. Haciendo uso del mismo punto de partida que Las Criadas, “Lo único que necesita una gran actriz es una gran obra y las ganas de triunfar” poco a poco se va desdoblando, primero en una comiquísima discusión de tonos absurdos entre dos soñadoras actrices, para después revelar un potente giro de tuerca que se adentra en el terreno de lo vulgar, lo desagradable y lo violento, culminando en lo doloroso y muy conmovedor. Sin duda, la obra cuenta con una impresionante capacidad manipuladora de las emociones del espectador, que lo pueden llevar de la risa incontrolable a derramar una lágrima furtiva en un recorrido que va de los gritos descontrolados al más absoluto de los silencios.





“Tus poros se veían dramáticos.”

Una tina que también sirve de silla o mesa, dos focos capaces de crear toda una propuesta de iluminación que muestra cuán desagradable es el horror contenido en la realidad o la belleza de una ilusión roja, unos cuantos tabiques y unos bolillos. Contenida en una esquina de una bodega dentro del Centro Cultural del Bosque, “Lo único que necesita una gran actriz es una gran obra y las ganas de triunfar”, bajo la dirección de Damián Cervantes, hace uso efectivo de un mínimo de recursos para conseguir gran teatralidad dentro de la miseria de un cuarto de servicio. Sin miedo a los silencios prolongados, escarbando en lo más profundo de sus dos actrices al mismo tiempo que las expone y las vulnera sin pudor a ambas, siendo intimista y confrontacional al mismo tiempo, el montaje se arriesga con éxito a explorar límites permisibles ya sea para hacer reír o cimbrar el alma dentro de la agobiante y asfixiante soledad de los dos personajes.

“Tienes que aprender a matizar mamacita.”

Con actuaciones evidentemente falsas a propósito en un inicio, mientras corren de un lado al otro del minúsculo escenario, en preparación para la llegada del ficticio señor, con desenfadada gracia mientras discuten sus capacidades histriónicas como nacientes actrices, con furia feroz mientras se atacan sin piedad o con ternura y amor mientras sanan sus heridas con agua, Diana Magallón García y Mari Carmen Ruiz Bejumeda se dan permiso de exponerse ante el público, desnudar sus cuerpos y almas, en un ejercicio actoral profundamente honesto, doloroso y agotador. “Lo único que necesita una gran actriz es una gran obra y las ganas de triunfar” es un vehículo actoral para ambas mujeres, hecho que aprovechan al máximo, ya sea escupiendo migajas de bolillo a diestra y siniestra, lavando ropa a un ritmo frenético, bailando flamenco en un mundo imaginario muy lejos de la triste verdad en la que se encuentran, cocinando unos huevos o descubriendo un mágico mundo donde doce princesas bailan toda la noche.

“Usted tiene sus flores y yo mi fregadero.”

Hacía mucho tiempo que una obra de teatro no me hacía reír con tantas ganas para después descubrirme enjugándome las lágrimas. Ahora, mientras escribo estas líneas, no puedo evitar pensar en Dominga, la mujer que ha limpiado mi casa durante más de veinte años y que su mundo se contiene en un cuarto de servicio que comparte con sus tres hijos. Me pregunto ahora qué clase de juegos se llevarán a cabo en esas cuatro paredes para hacer la convivencia más llevadera, qué tanto se deben de querer y odiar a veces siendo que su hogar es solamente ese reducido cuarto, que tanto a momentos me debe de querer matar por ser un patrón a veces demandante, qué tanto aprecio me tiene por haberle dado techo y sustento durante tantos años, no sólo a ella, sino a toda su familia. Este artículo se lo dedico a ella, una gran mujer a quien le agradezco mucho más que una casa limpia, sino a quien le debo amistad, admiración y mucho, muchísimo cariño.

Búscanos en Facebook, Swarm e Instagram como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

 



DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Lo único que necesita una gran actriz es una gran obra y las ganas de triunfar”

DRAMATURGIA: Creación colectiva.

DIRECCIÓN: Damián Cervantes

ACTÚAN: Diana Magallón y Mari Carmen Ruiz Bejumeda

DÓNDE: Bodega de Paso dentro del Centro Cultural del Bosque

DIRECCIÓN: Paseo de la Reforma y Campo Marte S/N.

CUÁNDO: Jueves y Viernes 20:00, Sábado 19:00 y Domingo 18:00 hrs.

COSTO: Entrada libre.

DURACIÓN: 55 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: El Centro Cultural del Bosque cuenta con una extensa cartelera en sus diferentes teatros, les recomendamos revisarla. Cuentan con dos estacionamientos gratis al mostrar sus boletos para la obra.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

El mundo es un lugar horrible, horrible. Eso no significa que yo tenga que ser una persona horrible. EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS ALEJANDRO JODOROWSKI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *