LA PRIETTY GUOMAN

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Para quienes quieren carcajearse de la profunda discriminación y violencia en un mundo donde Richard Gere nunca llegará.

LA PRIETTY GUOMAN

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)

Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

 

“Este es el soundtrack de mi vida.”

Desde pequeña ella supo que era diferente, que estaba viviendo con el cuerpo equivocado, pero que eso no la iba a detener de buscar sus sueños, de ser la Julia Roberts veracruzana, de encontrar el amor con su propio Richard Gere. Muchas canciones, muchos bailes, una mudita de lo más cariñosa en su camino y una vida entera demostrándole al mundo que no tenía nada de qué avergonzarse la hicieron muy feliz en su fantasía… porque el mundo real es muy diferente al que cantaba la mujer bonita.

“Soy briosa, fogosa y nunca liosa.”

El mundo trans, la discriminación, la lucha por la igualdad, la ignorancia y los cursis sueños de encontrar al príncipe azul son algunos temas que César Enríquez, una de las voces más poderosas del cabaret contemporáneo, trata con hilarante humor e impactante honestidad y fractura en su más reciente Creación “La Prietty Guoman”, un poderoso espectáculo que consigue hilvanar con maestría todos y cada uno de los elementos que conforman el verdadero cabaret al mismo tiempo que provoca que todos los espectadores le entreguen su corazón a un personaje tanto entrañable como punzocortante, capaz de cantar una comiquísima versión de “Vogue” o de “La Isla Bonita” de Madonna o de denunciar un sistema y a una sociedad que insiste en catalogar a todos los seres humanos dentro de lo que se considera “normal” sin la más mínima piedad.

“Yo busco a mi Richard y aquí hay puro chacal.”

Tras haber sido insultada por el mocoso ignorante que atiende el puesto de las quesadillas, la siempre provocadora Prietty no sólo lo calla haciendo un pedido inmenso de comida que probablemente la deje sin un quinto para el resto de la quincena, también le demuestra con orgullo que ella no agacha la cara por nadie pues jamás se avergonzará de su naturaleza. Dos de los principales elementos que siempre han caracterizado el trabajo de César Enríquez, ya sea como dramaturgo, director de escena o como actor, es la evidente pasión que le imprime a cada proyecto que aborda, así como la profunda inteligencia con que es capaz de divertir al espectador mientras que poco a poco va entretejiendo una dura crítica a un sistema podrido desde las entrañas. De tal manera que en “La Prietty Guoman”, mientras que el público pierde la capacidad de respirar por las risas que provocan graciosísimas ocurrencias como la operación Maya, las menciones a Lucero o la Tesorito, la aparición en el escenario de María Caray o las interminables referencias a qué tan fea es, se va dejando ver el verdadero propósito del creador escénico que es lanzar un grito de rabia contra la interminable ola de violencia y discriminación que existe en este país en contra de todas aquellas personas culpables de sencillamente querer ser auténticas.





“Soy la Blanca Nieves de Papantla.”

Una versión bizarra de Mariah Carey volando por los aires en un intento de complacer al público con una versión comiquísima del Cirque du Soleil, un carnaval celebra la libertad de ser y de existir libre de miedos, un giro de tuerca que deja el corazón helado y un soundtrack musical que va desde el averno a las más grandes glorias musicales. Música y canto en vivo, humor inteligente libre de toda vulgaridad, una picardía cargada de ingenio más que de leperadas y una denuncia tanto política como social, todo esto sobre un escenario casi vacío a excepción de un viejo auto que será reinterpretado y resignificado para el servicio de la historia. Conjuntar todos estos aspectos con eficacia y con un ritmo impecable que se mantiene durante todo momento son algunas de las razones por las que “La Prietty Guoman” se levanta como la joya de la corona en la aún muy joven carrera de Enríquez. Esto se debe principalmente al profundo entendimiento que Enríquez tiene del escenario, tanto como director de su propio espectáculo o como el único actor en él, haciendo gala no sólo de su talento sino también de su capacidad de servir como bufón y patiño de sus propios chistes.

“Su odio no va a alcanzar para matarnos a todas.”

Yo confieso que me da asco la sociedad y sus buenas costumbres, las apariencias y los closets en que la gente cree que tiene que vivir encerrada debido a la estupidez humana y sus muy angostos puntos de vista. La libertad de ser quien uno quiera ser, sin la más mínima preocupación de que a alguien le ofenda, debería ser un derecho universal indiscutible. Desafortunadamente eso es aún una utopía muy lejana de alcanzar. Sin embargo, voces tan poderosas como las de César Enríquez nos acercan a un mundo más tolerante, libre de discriminación, donde un hombre vestido de la más fea de todas las mujeres pueda cantar a todo pulmón “I Will Always Love You”, mientras un teatro entero explota en carcajadas en una comunión sin etiquetas.

 

Búscanos en Facebook, Swarm e Instagram como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “La Prietty Guoman”

DRAMATURGIA, DIRECCIÓN Y ACTÚA: César Enriquez

MÚSICA EN VIVO: Álvaro Herrera

DÓNDE: Teatro NH

DIRECCIÓN: Liverpool 155, Zona Rosa

CUÁNDO: Martes 20:30 horas.

COSTO: $300. Boletos en taquilla. Aplican descuentos

DURACIÓN:  90 minutos sin intermedio

DATOS DEL TEATRO: Cuenta con estacionamiento.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

El mundo es un lugar horrible, horrible. Eso no significa que yo tenga que ser una persona horrible. EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS ALEJANDRO JODOROWSKI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *