LA ALONDRA

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!

Para quienes quieren descubrir el por qué la historia de Juana de Arco es importante de recordar.

LA ALONDRA

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)

Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

29012570745_00f3a3b10c_k

“Mientras más rápido sea condenada y quemada, mejor para todos.”

28936433711_af36ba6d9f_kElla, con su armadura blanca y una convicción férrea, inspiró al ejército francés hacia la victoria contra Inglaterra. Una niña que escuchó a San Miguel hablarle sobre Dios junto al árbol de las hadas se convirtió en la mujer con el suficiente coraje, o quizás soberbia, de hablarle a su rey cara a cara sobre lo que se tenía que hacer para ganar la guerra. Una hermosa ave de la mañana que se encuentra frente a sus enjuiciadores para contar su historia, las llamas de la hoguera esperando pacientemente acariciar a quien algún día será una santa.

“El reino de Francia es demasiado grande para mí.”

29012531755_23ee4c071c_kSiguiendo con su característico estilo de contar historias a partir de crear teatro dentro del teatro, haciendo uso de constantes flashbacks donde el pasado y el presente parecieran entremezclarse y confundirse, y siguiendo su distintiva rúbrica como dramaturgo al confrontar a un ser que representa la pureza en oposición a una sociedad corrompida e hipócrita, el reconocido escritor francés Jean Anouilh escribió en 1953 “La Alondra”, una poderosa obra sobre el juicio, condena y ejecución de Juana de Arco, no con la intención de crear una pieza de teatro documental histórico, sino como un reflejo de la podredumbre que él percibía dentro de su comunidad.

“Ya no puedo seguir luchando contra las voces.”

29012560785_b65ac99a03_kTras haber alcanzado la victoria, Juana de Arco es enjuiciada por miembros de la iglesia, incluyendo la Santa Inquisición, así como del gobierno de Inglaterra, momento en el que cuenta la historia de una niña de apenas quince años quien convenció, o más bien dicho manipuló, a todo aquel gobernante o monarca que podría ayudarla a alcanzar la visión que Dios le había mandado de liderar las tropas de Francia en contra de sus enemigos. Lo que podría ser percibido a priori como una densa clase de historia sobre una de las figuras femeninas más importantes en la historia, en “La Alondra” es un fascinante, interesante e incluso divertido y cómico recorrido por la vida de esta mártir en busca de denunciar la corrupción existente tanto en gobierno como en iglesia no en aquel entonces, sino siempre. Sin embargo, la adaptación a cargo de los también directores José Caballero y María González se inclinan más por las cuestiones didácticas de la obra al tomar la arriesgada decisión de cambiar el muy discutido e incluso controversial final de la obra de Anouilh, donde Juana de Arco no muere en la hoguera para que pueda contar sobre la coronación del Delfín, en favor de la quema de la protagonista y mostrar en proyección una serie de datos históricos sobre la canonización de Juana hacia la santidad.

“Los mensajeros de Dios no suelen ser particularmente divertidos.”

28392636264_92f64ca277_kUna pasarela donde la esposa y la amante de Carlos VII desfilan mientras el monarca juega al balero cómodamente sentado en su trono, un omnipresente poste se levanta como mudo testigo al juicio que está siendo sometida Juana de Arco antes de convertirse en hoguera y una corte eclesiástica que observa con detenimiento a la distancia cómo un rey no reconocido y una supuesta hereje juegan a la baraja son parte de la propuesta escénica que José Caballero y María González traen a “La Alondra” apoyados por un impecable trabajo de iluminación de Tere Uribe, quien también se hace cargo de la escenografía. Con una admirable capacidad para pasar de lo lúgubre y solemne de un enjuiciamiento por la Santa Inquisición a lo fársico de una corte francesa con toda facilidad, con un ritmo que fluye a lo largo de más de dos horas de representación sin un aletargamiento y con una concepción visual que logra proyectar el asfixiante ambiente de un calabozo con la misma efectividad con la que se crea una comunidad campesina o una sala palaciega utilizando tan sólo unos cuantos elementos bien posicionados, el trabajo conjunto de Caballero y González en esta puesta en escena es preciso y bien llevado desde diferentes aristas para conjuntar un trabajo redondo y conceptualmente contundente.

“¿Por qué me tortura tan dulcemente?”

28392616544_8ad299f43b_kAnte la sorpresa de todos la corte Juana de Arco se hinca con todo respeto y seriedad, no ante el hombre que está sentado en el trono haciéndose pasar por Carlos VII, sino ante el verdadero rey que se ha hecho pasar por un paje. Momentos después, ya en reunión privada con el rey, con desfachatez y hasta cierto cinismo Juana se dirige al monarca por su propio nombre y con toda familiaridad en afán de convencerlo de que la ponga al frente del ejército. La actuación de Thallis Santesteban en el papel titular de “La Alondra” es una labor monumental al asumir tan complejo rol con honestidad y talento, llevándola hasta sus últimas consecuencias en un final que logra transmitir toda la angustia y temor que siente la soldado ante su inminente muerte por fuego. Una mayor exploración de los tan variados matices emocionales de Juan de Arco dentro de la obra ayudarán a que su trabajo crezca y, por ende, el montaje sea de mayor impacto.

”Seguramente un día pondremos una estatua de ella en Londres.”

29012540895_6b4645c9cf_kA su lado, el resto del elenco de “La Alondra” conformado por José Sefami, Erando González, Miguel Flores, Miguel Cooper, José Caballero, Carlos Mendoza, María González, Arusi Santesteban, Juan José Tagle, Alex Peña, Paola Loaiza y Sofía Vogël logra una labor de sólida manufactura destacando el trabajo de Erando González como el muy cuadrado y un tanto pervertido Inquisidor, Arusi Santesteban como un muy desafanado Carlos VII y del mismo José Caballero como el aparentemente benigno Obispo de Beauvais.

“De lo que he hecho no me arrepentiré jamás.”

28979728126_db57ef9f9f_kYo confieso nunca haber tenido el más mínimo interés en la historia de Juana de Arco y que el día que fui a verla me encontraba verdaderamente agotado por lo que la perspectiva de ver una obra de más de dos horas de duración sobre un tema tan denso de entrada no me apetecía propiamente. Me siento feliz de también confesar que al término de la puesta en escena me sentía envigorizado tras haber presenciado un trabajo de tan alta calidad, uno que me ha motivado a investigar más sobre el tema y a admirar a un personaje histórico envuelto en un misticismo que pareciera haber desaparecido por completo en nuestros días.

28979768956_c3a69bb4c3_k

Búscanos en Facebook, Swarm e Instagram como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

 

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “La Alondra”

DRAMATURGIA: Jean Anouilh

ADAPTACIÓN Y DIRECCIÓN: José Caballero y María González

ACTUAN: Thallis Santesteban, José Sefami, Erando González, Miguel Flores, Miguel Cooper, José Caballero, Carlos Mendoza, María González, Arusi Santesteban, Juan José Tagle, Alex Peña, Paola Loaiza y Sofía Vogël.

DÓNDE: Foro Sor Juana Inés de la Cruz

DIRECCIÓN: Centro Cultural Universitario, Insurgentes Sur 3000.

CUÁNDO: Jueves, Viernes y Sábado 19:00 y Domingo 18:00 hrs.

COSTO: $150, aplican descuentos.

DURACIÓN: 140 minutos con un intermedio

DATOS DEL TEATRO: Cuenta con estacionamiento.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

El mundo es un lugar horrible, horrible. Eso no significa que yo tenga que ser una persona horrible. EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS ALEJANDRO JODOROWSKI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *