ESO ES TODO

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!
Para quienes alguna vez han pensado en su propio epitafio.
 

ESO ES TODO

Por Juan Carlos Araujo
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)
 
“En cualquier momento van a tocar esa puerta y entonces…”
 
Encerrar toda una vida en tan sólo una frase. Capturar en cinco o seis palabras un mensaje que sea lo suficientemente poderoso para perdurar por toda la eternidad. Un epitafio. Cuando aceptó el encargo de tan misterioso y enfermo caballero, nunca se imaginó que sería el principio del final, no del cliente, claro que no, sino de sí mismo. Lo que se antojaba como un trabajo fácil y muy lucrativo se ha convertido en una pesadilla que le robará el sueño, lo obsesionará hasta el límite de sus capacidades y posiblemente le cueste sus mismas entrañas. Debió tener cuidado con su firma; para ser escritor, pareciera que no sabe leer.
 
“Una frase, sólo una frase.”
 
Aquellas palabras que quedan grabadas sobre una lápida como último testimonio de una vida son fuente de inspiración para que el muy reconocido dramaturgo Flavio González Mello escriba “Eso es Todo”, una comedia de humor negro con tintes ciertamente macabros. Un escritor relativamente reconocido es contratado para crear el epitafio de un hombre moribundo. Una premisa que de entrada resulta interesante, es tanto divertida como escalofriante al confrontar a dos personajes dramáticamente atractivos en una lucha de poder que se revela sorpresivamente al final como una gran emboscada.
 
“Sonaba tan fácil.”
 
El creador de obras tan reconocidas como “1882, el Año que fuimos Imperio” y “Lascurain o la Brevedad del Poder” se comunica con el público a través de una serie de soliloquios por parte del escritor y monólogos del enfermo que resaltan la desesperación del primero y la exasperación del segundo hasta llegar a diálogos entre ambos que reflejan la gran habilidad de González Mello para hilar una buena historia de suspenso mediante un gran sentido de lo teatral y dramático, capturando por completo la atención del espectador.
 
“Esta misma semana le mando a mi abogado con el contrato.”
 
La tarea de llevar a escena “Eso es Todo” cae en manos del joven director Luis Ángel Gómez quien demuestra tener fuerte potencial, sobre todo en su manera de sacar el máximo provecho del espacio que tiene a su disposición. Luis Ángel crea cuadros escénicos interesantes al utilizar una mesa como arena de batalla para las confrontaciones entre ambos personajes, así como al ocupar al máximo los diferentes niveles del escenario para crear la ilusión de que un buitre está rondando la sombra del muy poco inspirado escritor. Un  manejo más limpio de la iluminación y un mayor cuidado al tono que maneja cada uno de los actores, donde uno se encuentra totalmente sobrio y el otro pareciera caer en la farsa, apoyará muchísimo al montaje. Sin embargo, Luis Ángel Gómez muestra definitivamente talento, mismo que estoy seguro se desarrollará con éxito a medida que vaya madurando en su quehacer teatral.
 
“Detente y piensa un momento, ¿no serás tú el que está aquí dentro?”
 
Uno de los puntos a destacar del montaje de “Eso es Todo” radica en la posibilidad de ver dos propuestas actorales diferentes, ya que el papel del escritor se encuentra en manos de Yael Rodríguez y Omar Ceballos, quienes alternan funciones. La posibilidad de ver a un mismo personaje interpretado por géneros distintos resulta atractiva y se presta para dos lecturas del mismo texto. En la función que asistí tuve la fortuna de ver a Omar, quien saca el mejor provecho del escritor al darle un aire de maniaco desparpajado, haciendo buen uso de su expresividad facial. A medida que Omar desarrolle la habilidad de modular y moderar su interpretación, conseguirá muchos mejores resultados.
 
“Usted es capaz de algo mejor.”
 
Enrique Saavedra es el encargado de dar vida al moribundo cliente obsesionado con el perfecto epitafio. Uno de los grandes beneficios de Enrique radica en una cierta atemporalidad en su fisonomía, en su andar y gesticulación, lo cual le permite transitar libremente de un hombre con energía a uno totalmente acabado por su malestar, sin que podamos adivinar si se trata de un joven o de alguien ya entrado en edad avanzada. De igual manera, Enrique claramente entiende de ritmo y tensión dramática lo cual no sólo le permite que brille su interpretación, sino que consigue levantar la participación de su contraparte para un mejor efecto en el producto final.
 
“¡Es mi lápida y es mi texto!”
 

Tras haber visto “Eso es Todo” es imposible no pensar en qué es lo que diría mi epitafio una vez que haya partido. Varias opciones llegaron a mi mente, unas simpáticas, otras mórbidas y oscuras, ninguna que valga la pena mencionar. Lo cierto en todo esto es que no le temo a la muerte pero simplemente aún no estoy listo para ella. Todavía tengo muchísimas cosas por hacer, sueños por cumplir, obras que aplaudir y creadores por admirar. Mi telón aún no baja y, mientras no suceda, seguiré yendo a ver nuevos montajes lo más que pueda, ya sea para escribir mis críticas o simplemente para ser parte del público que llena las salas de mi iglesia: el teatro.

 

Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)
OBRA: “Eso es Todo”
DRAMATURGIA: Flavio González Mello
DIRECCIÓN: Luis Ángel Gómez
ACTÚAN: Enrique Saavedra, Yael Rodríguez y Omar Ceballos (alternando funciones).
DÓNDE: Traspatio Escénico
DIRECCIÓN: Saltillo 134, Colonia Condesa. Dentro de la tienda I Love Myself.
CUÁNDO: Sábado 20:30 hrs.
COSTO: $70 entrada general. Boletos en taquilla.
DURACIÓN: 50 minutos sin intermedio.
DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking. La tienda I Love Myself ofrece diversos productos, desde chocolatería fina hasta ropa casual o velas de ositos.
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

El mundo es un lugar horrible, horrible. Eso no significa que yo tenga que ser una persona horrible. EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS ALEJANDRO JODOROWSKI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *