EL MALENTENDIDO

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Para quienes desean descubrir cómo la inhabilidad para comunicarse puede resultar en sangre.

EL MALENTENDIDO

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Cortesía de la CNT

“La vida es más cruel que nosotras.”

El universo blanco inmaculado que existe en el interior de ese albergue no es más que una ilusión. A manos de madre e hija, los cadáveres se han acumulado durante años producto de un intangible sueño de llegar a ese lugar donde la arena quema los pies. Sin embargo, las cosas podrían cambiar. La sangre podría dejar de correr. El hijo pródigo ha vuelto a casa y trae fortuna a manos llenas para ellas que nunca han conocido la felicidad. Lo único que se necesita es que las palabras fluyan, que la verdad se revele, que el corazón exprese lo que la boca se niega a pronunciar. Esta tragedia no tendrá un buen final.

“Matar cansa terriblemente.”

Albert Camus, ganador del premio Nobel de Literatura en 1957 y uno de los principales precursores del movimiento filosófico y literario conocido como el absurdo, escribió en plena Segunda Guerra Munidal “El Malentendido”. Esta tragedia moderna de tonos lúgubres y absurdistas toca temas tan complejos como la incapacidad de comunicación dentro de la familia, el sentimiento de aislamiento dentro del exilio y la imperante y fútil eterna búsqueda de la felicidad dentro del marco del regreso de un hombre a su lugar de origen donde su madre e hija administran un albergue donde asesinan a sus huéspedes para robarles cuanto sea posible en espera de algún día poder huir de ahí y llegar a la playa.

“He venido aquí a traerles mi fortuna y, si es posible, la felicidad.”

La amargura de una hermana en directa oposición con la desbordante vida que irradia su hermano, la casi muda descomposición de una madre que decide que ha llegado el momento de descansar o el desesperado grito de ayuda de una mujer al ver su mundo colapsarse para meramente caer en oídos sordos. Inserto dentro de la compleja desesperación que existe en cada uno de los personajes que habitan “El Malentendido” se encuentra el absurdo que resulta la vida misma. Quienes han padecido carencias son seres tan incompletos como los que se han llenado el buche y los bolsillos, aquel que ha escapado para ser feliz no consigue su objetivo y es por ello que se ve obligado a volver a casa en busca de ese tan elusivo sentimiento. No obstante, su incapacidad para sencillamente abrir la boca y decir la verdad lo condena a un destino terrible, producto también de la misma incomunicación que afecta a las mujeres de la obra. Camus ha escrito un texto complejo y fascinante, hipnótico y terrible a la vez que demuestra cuán contradictorio es el hombre en su siempre presente insatisfacción existencial.





“Es más fácil matar lo que no conoces.”

Ocho sillas, una cama, una mesa, una mesa de noche y dos lamparas de techo. Todo ello de un blanco cegador al igual que las paredes y el piso. Todo ello enmarcado en un escenario dentro del escenario como si estuviera el público asomándose al interior de una caja. La propuesta de dirección de Marta Verduzco es tan contrastante y fascinante como el texto mismo de “El Malentendido”. Haciendo uso de una paleta de colores monocromática, donde el vestuario gris y negro de madre e hija se contrastan directamente con el blanco del escenario, mismo que se contrapondrán con los cafés y rojos del hijo que regresa y su esposa, Verduzco pareciera burlarse de la humanidad misma que quiere pintar las cosas de blanco y negro cuando el mundo es un arcoíris de contradicciones. Por otro lado, el montaje permite que los diálogos fluyan a su propio ritmo, mientras los personajes realizan tareas tan mundanas como doblar unas sábanas, logrando que la impasividad de los personajes se acrecente, su patetismo sea más evidente, su soledad más absoluta. A pesar de una iluminación cargada de sombras innecesarias que constantemente ensucian la escena, la propuesta de dirección es contundente, nada condescendiente sobre el espectador quien debe reflexionar sobre los símbolos a los que es sometido al mismo tiempo que se encuentra inmerso en el muy escalofriante interior de tan sangrienta historia.

“He vuelto a vivir en el momento en que ya no soporto la vida.”

Tras haber descubierto que ha sido culpable de un acto innombrable, la madre toma una decisión absoluta sobre su destino con calma, sin lágrimas, pero con el alma deshecha. Lo poco que le quedaban de fuerzas se han esfumado y eso se percibe de manera sutil en una ligera caída de hombros, en la manera en que se apaga por completo su mirada. Al mismo tiempo, una mujer que segundos antes se encontraba eufórica se torna furiosa, desencajada por completo ante la imposibilidad de poder pro fin ser feliz justo cuando ya había alcanzado los medios para serlo. “El Malentendido” es una obra imposible de llevar a cabo con éxito si no cuenta con actuaciones absolutamente cimentadas en la verdad y en la fractura. Tanto Ana Ofelia Murguía como Laura Padilla, en los papeles de la madre y la hija respectivamente, dan gala de sus habilidades histriónicas siendo frías y distantes en un inicio de la obra, convirtiéndose en sombras derruidas por sus propios actos hacia el final de la obra. Ambas actrices dan muestra de entrega y compromiso, de dolor y desesperación, con actuaciones elegantes, contenidas y brutales a la vez. Junto a ellas, Rodrigo Vázquez sirve como contrapeso perfecto en el papel de Jan imprimiendo vida y energía que, a pesar de venir de una cara rozagante, esconde una oscuridad muy profunda en el alma. El elenco lo completan con buena manufactura Érika de la Llave como la esposa de Jan y Andrés Weiss como el siempre silente criado del albergue.





“¿Qué significa el dolor para una asesina?”

¡Cuántas veces he querido decirle te quiero a alguien y no lo he hecho! ¡Cuántas veces he deseado expresarle mis sentimientos a una persona y, por temor o vana inseguridad, me he censurado! Los seres humanos somos de una complejidad espeluznante, llegando al punto que pareciera que estuviéramos programados para siempre buscar la insatisfacción o la infelicidad por nuestros propios actos. Camus habló del absurdo hace más de 70 años. Seguimos en las mismas, pareciera que no hemos aprendido nada.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “El Malentendido”

DRAMATURGIA: Albert Camus

DIRECCIÓN: Marta Verduzco

ACTÚAN: Érika de la Llave, Ana Ofelia Murguía, Laura Padilla, Rodrigo Vázquez y Andrés Weiss.

DÓNDE: Teatro Orientación dentro del Centro Cultural del Bosque.

DIRECCIÓN: Paseo de la Reforma y Campo Marte S/N.

CUÁNDO: Jueves y Viernes 20:00, Sábado 19:00 y Domingo 18:00 hrs. Hasta el 13 de Mayo.

COSTO: $150 entrada general. Boletos en taquilla y ticketmaster. Aplican descuentos.

DURACIÓN: 100 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: El Centro Cultural del Bosque cuenta con una extensa cartelera en sus diferentes teatros, les recomendamos revisarla. Cuentan con dos estacionamientos gratis al mostrar sus boletos para la obra. Se encuentra detrás del Auditorio Nacional.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

El mundo es un lugar horrible, horrible. Eso no significa que yo tenga que ser una persona horrible. EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS ALEJANDRO JODOROWSKI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *