AUXILIO

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes desean ver cuatro poéticas visiones escénicas en conmemoración al 2 de Octubre más negro de nuestra historia.

AUXILIO

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

 

“1968 representa un parteaguas en la historia de México.”

50 años han pasado desde la masacre en la plaza de las tres culturas, desde que se manchó de sangre la libertad de este país.  5 décadas también desde que la poetisa uruguaya Alcira Soust Scaffo se vio obligada a permanecer por 13 días escondida en un baño de la Torre de Humanidades en la UNAM durante la ocupación militar de las instalaciones. Siempre se ha dicho que el arte tiene el potencial de salvarnos, en el caso de ella nada más cierto con su poesía. Es hora de abrir la mente y el corazón a tres propuestas inspiradas por tan nefando hecho en un intento por despertar a un país que pareciera impasible ante cualquier manifestación de violencia. Si nosotros no escuchamos, quizás en otros 50 años lo harán.

“Me llamo Auxilio y soy una cabrona.”

El colectivo TeatroSinParedes, responsables de exploraciones teatrales colectivas como Los Hambrientos y Last Man Standing, se une con la compañía francesa Théatre 2 L’Acte para crear la puesta en escena “Auxilio”. Compuesta por Cagadero 1, La Púa de la Biznaga y Fragmento del Amuleto Roto de los dramaturgos Serge Pey, Sergio López Vigueras y Ángel Hernández y dirigidas por Michel Mathieu, David Psalmon y Sébastien Lange, respectivamente, así como de un prólogo que invita a la comunión entre  espectadores, creadores y el México de 50 años al futuro, este recorrido escénico se apropia de las instalaciones del Centro Cultural Universitario Tlatelolco con tres obras distintas entre sí en su manufactura, unidas por la presencia de un inodoro en representación de la poetisa cautiva.




“Escribo en papel de culo.”

Al aire libre se desarrolla Cagadero 1. En esta primera entrega se ve a la poetisa en su cubículo de baño aprisionada. Pinta de rojo y negro las paredes, mismas que se van ampliando a medida que se revelan nuevos paneles hechos de papel. Alrededor de ella, un coro compuesto por cuatro actores de distintas nacionalidades clama su dolor, así como el de cada uno de ellos a causa de la violencia vivida. Todos se encuentran cercados por guardias que chirrían el alambre de metal con el que los encierran. La propuesta es crear arte, al mismo tiempo que se sienten los días pasar lentamente. Se crea un ciclo de desesperación y rabia, envuelto por las palabras de Alcira quien no cesa de repetir que crea arte con papel de culo.

“Conté las diez balas que me mataron.”

La primera parte de “Auxilio” es poderosa desde distintas vertientes. Primero se encuentra el texto de Serge Pey que es capaz de transmitir el horror del encierro, la desesperación del paso de los días, envuelto por poéticas frases que destilan sangre como belleza. La propuesta de dirección de Michel Mathieu fortalece la dramaturgia. Desde el espacio en el que sucede la acción, uno que empieza al atardecer y que acaba en completa oscuridad debido a la hora de la representación, hasta la manera en que el coro se desenvuelve entre los espectadores, confrontándolos a la reflexión de que lo que le sucedió a la poetisa sucede aquí, allá y en todo el planeta ahora mismo, la dirección hace del público testigo y cómplice de una obra de arte viva que sucede ante sus ojos antes de dar paso a la siguiente puesta en escena.




“¡Tenemos un comentario de la cuenta del gobernador!”

La Púa de la Biznaga comienza con el final. Una búsqueda en la oscuridad para encontrar a Bernardo ya sea vivo o muerto. Figuras vestidas con impermeables amarillos remueven la tierra en cubetas con la esperanza de hallar cualquier resto de quien ha desaparecido. El tiempo regresa mientras el público se mueve a un nuevo espacio. Aquí se es testigo del interrogatorio y la tortura a la que es sometido Bernardo a causa de su crimen. Con pintura roja se marcan sus heridas, en lo alto las figuras de autoridad ataviadas con lentes oscuros, gorras y guantes de latex forman un segundo coro mucho más aterrador, al fondo y desde una mesa quirúrgica el torturador hace uso de una batería de coche o una simple bolsa para arrancar gritos de dolor de la víctima. En un tercer espacio se conocerá que la única falta cometida fue compartir una poesía.

“Llevo 20 años estudiando este país y sigo sin entenderlo.”

La segunda entrega de “Auxilio”, escrita por Sergio López Vigueras y con dirección de David Psalmon, es la propuesta más “tradicional” de las tres, así como la más efectiva en su contundencia. Con un tono y ritmo específico para cada una de las tres escenas que conforman la obra, así como explorando diferentes lenguajes escénicos, tanto la dramaturgia como la escenificación capturan la brutalidad y barbarie no del 68, sino de 2018, de siempre. Los actores se interpretan a sí mismos, cada uno con variantes niveles de honestidad, siendo el punto clave cuando el mismo director se pregunta cómo es posible que a pesar de tanta violencia en el país, el pueblo siga sin levantarse en armas. La Púa de la Biznaga, más que ninguna otra, lleva su mensaje hasta las entrañas mismas de los presentes, un grito a dejar la inacción detrás.




“Que se acabe el pánico de la incertidumbre.”

Fragmento de un Amuleto Roto sucede en un auditorio. Estamos de vuelta en ese baño donde Soust Scaffo se encuentra encerrada. Ahí mismo se encuentra también Susana Chávez, quien fuera recientemente asesinada en Tijuana. Música rock tocada en vivo, casi todos los actores vestidos con uniformes de colegiala y con pelucas güeras en la cabeza. Un viaje onírico surreal que lleva a que se griten las necesidades para mejorar.

“Mis necesidades son la utopía.”

La tercera parte de “Auxilio” es la más compleja de todas. Las palabras de Ángel Hernández y la visión de Sébastien Lange no son amables con un público que lleva más de 90 minutos de recorrido. Aquí lo que se vive es casi un performance donde se adentra uno a la mente de la poetisa, al infierno que está viviendo. El resultado es fascinante a nivel visual, su plástica arrebatadora a momentos. No obstante, su contundencia no tan efectiva dada la sobrecomplejidad con que se ha desarrollado la poética.




“La poesía es una rebelión silenciosa.”

Todo este camino ha sido guiado por un elenco conformado por Beatriz Luna, Bernardo Gamboa, Itzel Tovar, Carmen Ramos, David Psalmon, Miriam Romero, Liliana Capacho, Alex Moreu, Julie Pichavant y Sebastien Lange. El trabajo es irregular, tanto entre actores como en las obras. Sin embargo, se destaca sin duda la actuación de Gamboa y de Ramos quienes consiguen trabajar desde la entraña en todo momento, siendo su denuncia y dolor real en sus gestos, palabras y emociones.

“¿Qué saben los modernos del silencio?”

“Auxilio” culmina con una invitación a degustar una sopa vegana que fue preparada en vivo durante la segunda obra. Asimismo, se conmina a todos a dejar un testimonio, por escrito o en video, para una capsula del tiempo que será abierta en el año 2068. El viaje ha sido fascinante a momentos, demandante y extenuante en otros, la reflexión necesaria y absoluta. El 68 no se olvida porque en México, como en Francia y en todo el mundo, la violencia no termina, Esperemos que en 50 años quienes escuchen o lean nuestras palabras se extrañen de lo dicho, pues la paz es lo que impera. Desafortunadamente, no tengo mucha fe de que eso suceda.

 

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Auxilio”

DRAMATURGIA: Serge Pey, Sergio López Vigueras y Ángel Hernández.

DIRECCIÓN: Michel Mathieu, David Psalmon y Sébastien Lange.

ACTÚAN: Beatriz Luna, Bernardo Gamboa, Itzel Tovar, Carmen Ramos, David Psalmon, Miriam Romero, Liliana Capacho, Alex Moreu, Julie Pichavant y Sebastien Lange.

DÓNDE: Centro Cultural Universitario Taltelolco

DIRECCIÓN: Avenida Ricardo Flores Magón 1, Tlatelolco.

CUÁNDO: Jueves y Viernes 19:00, Sábado y Domingo 18:00 hrs. Hasta el 25 de Noviembre.

COSTO: $120 Entrada general. Boletos en taquilla. Aplican descuentos.

DURACIÓN: 120 minutos sin intermedio.

DATOS DE LOS TEATROS: Cuenta con estacionamiento.

 

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *