EL ÚLTIMO TEATRO DEL MUNDO

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!





Análisis de la escena con perspectiva psicoanalítica.

EL ÚLTIMO TEATRO DEL MUNDO

Por Jessica Canales (JessicaCanales)
Fotografías: Cortesía de la Producción

“Al despertar levántate rápido para que se hagan tus sueños realidad.”

En la novela La elegancia del erizo de Muriel Barvery, la señora Renee Michel dice ser más afecta a lo que la conmueve que a lo que la entretiene. Barvery bien pudo haber puesto como ejemplo a “El Último Teatro del Mundo” para que su personaje ahondara al explicar dicha diferenciación.

“Si te conectas con tu corazón puedes oír los rayos del sol.”

En este musical conviven datos científicos con posturas éticas; reconocimiento, respeto y comunión con la diferencia; corrientes musicales –desde jazz hasta burlesque-; crítica a lo superfluo e invitación a la disciplina. Todo esto disuadiendo a los espectadores sobre lo vacío que puede resultar una vida sin pasión ni propósito. Además, el montaje propone que los niños busquen su vocación haciendo caso a lo que los hace felices siendo capaces de adorar su talento.





“Pina dio un paso y luego otro hasta que dejó el campo de lechugas donde vivió toda su vida.”

La puesta en escena también expone la fortaleza que brinda el trabajo en equipo y las posibilidades que trae consigo el tomar riesgos. ¿Tanto? Sí, tanto. Y estoy segura de que hay más. “El Último Teatro del Mundo” de José Manuel López Velarde con música de Iker Madrid es un espectáculo tan amoroso que conmueve de manera profunda.

“Soy diez en uno o tal vez un millón, o tal vez ninguno más, siempre soy yo.”

El año pasado la ACPT (Agrupación de críticos y periodistas de teatro) otorgó el premio a la mejor actuación femenina a Paloma Cordero por Rent, desde luego el trabajo escénico de la chihuahuense destacó en dicho musical, pero en “El Último Teatro del Mundo” es un lujo verla. La actriz da vida a tres personajes y va de uno a otro de manera camaleónica y extraordinaria.





“Hice cosas muy vistosas, pero empecé a ponerme nerviosa. Me faltaba perfección.”

Los demás actores: Juan Pablo Ruiz Briz quien alterna con Mauricio Hernández, Evan Regueira, Iker Madrid -quien además de ser el director musical está sobre escena- y Pablo Rodríguez se prestan ágilmente a las indicaciones de dirección no sólo en movimiento y desplazamiento sino que también suben y bajan potencia según el momento narrativo que tienen a cargo sus personajes.

“Hay que hacerse un poco dura para no escuchar a la gente envidiosa.”

Cada elemento de la utilería, vestuario y escenografía tiene su peso en la historia de Pina, una pequeña y casi invisible Catarina que va en búsqueda de “El Último Teatro del Mundo”. Todos los detalles van cobrando sentido narrativo como si fuese una gran orquesta plástica que nace bella, pero  va in crescendo hasta tener un poderío visual detalladamente sostenido. La iluminación tiene gran participación en esta orquestación porque va también haciendo resaltar los detalles que se suman hasta consolidar el todo.





“Necesitas encontrar tu magia Pina.”

“El Último Teatro del Mundo” está diseñado visualmente con tejidos y una paleta de color ocre. Gran parte de los instrumentos musicales fueron realizados con objetos de desecho, cosas que también participan en la concatenación del mensaje que conceptualizó López Velarde puesto que cada elemento ya sea sonoro, plástico o narrativo es parte de una cadena de significación que tiene como bien lograda finalidad decir -con todos los elementos de una puesta en escena- que la grandeza está dentro de cada uno.

“La felicidad nace en mi corazón, viaja por mis manos y suena así.”

Reitero que “El Último Teatro del Mundo” es un espectáculo amoroso porque en él hay entrega y cuidado. Es un otorgamiento, una cascada de herramientas para saber abrazar a la vida. La producción de Oscar Carnicero debería de estar permanentemente en cartelera o, por lo menos, hasta que perezcan los pobres de espíritu. Lamentablemente está cuarta y última temporada termina el 18 de febrero en La Teatrería.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “El Último Teatro del Mundo”

DRAMATURGIA: José Manuel López Velarde

CONCEPTUALIZACIÓN: José Manuel López Velarde

ACTÚAN: Paloma Cordero, Juan Pablo Ruiz Briz, Mauricio Hernández, Evan Regueria, Iker Madrid, Pablo Rodrígez y Paloma Hoyos.

DÓNDE: La Teatrería.

DIRECCIÓN: Tabasco 152 colonia Roma.

CUÁNDO: Jueves y Viernes 20:30, Sábados y Domingos 12:30 y 16:30 hrs. Hasta el 18 de febrero.

COSTO: $ 150-250, niños menores de 12 años $125.Boletos en taquilla o en www.lateatreria.com

DURACIÓN: 120 minutos con un intermedio.

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking. Cercano a Metro Insurgentes línea 1. Metrobús Durango o Insurgentes línea 1 o Jardín Pushkin línea 3.

COMPARTE!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.