TALADRO

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!

Para quienes entienden que la destrucción total es parte del renacer espiritual.

TALADRO

 
“Para mí es cualquier madriguera de ratas.”
 

Un locutor de radio, da la bienvenida y recrea, a través de sus recuerdos, lo que fue su vida. Dos personas, él y ella, utilizan diversas herramientas narrativas como lo son la música, la locución, la danza y la iluminación para contar una sola historia: ese momento cuando coinciden dos almas. Ese único instante cuando todo comienza a equilibrarse y pareciera que no existe nada más que ese mundo donde están ellos dos. Lo cotidiano de una comida, lo intrascendente de una conversación, lo irrefutable del sexo para después destruirlo todo.

“¡Buenas noches queridos radioescuchas! Esta noche tenemos invitados muchos.”
 

Quienes han asistido en diversas ocasiones al Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico, saben que es un espacio multifuncional en el cual se adaptan un sinfín de representaciones que permiten al espectador compenetrarse. La regla siempre ha sido muy sencilla: uno puede entrar al juego y convertirse en miembro activo del montaje, o se encierra en una burbuja de simple espectador.

“No es un martillo, es un taladro, eso eres, no únicamente penetra, sino cava.”
 

Tanto la dramaturgia y la dirección de José Alberto Gallardo, son una representación de ese momento de magia y caos, sorpresa e incertidumbre que es el conocer al otro; a esa persona que se vuelve parte inequívoca de uno mismo. De igual manera, el creador transforma los momentos dulces, la pasión desbordada, el toqueteo del sexo y el disfrute emocional a un grito silencioso, un reclamo a dos voces cuando todo comienza lentamente a salirse de su sitio y las dudas empiezan a invadir. Ese preciso momento cuando la desconfianza se hace presente y el fin es inevitable.

“Un taladro en forma de nostalgia, un taladro en forma de odio.”
 

Sobre Adriana Butoi recae toda la fuerza de la ruptura, con un personaje que la convierte en una especie de Eva quien recién comió la manzana y descubre su realidad y su entorno. Ella es quien ha sembrado la duda y quien al final cosechará un final que nadie espera. El lenguaje corporal juega un papel preponderante en el papel que Adriana interpreta, ya que, por su acento rumano, en ciertas ocasiones su dicción se bloquea y hace poco entendibles sus diálogos. La contraparte está a cargo de Damián Cordero quien nos conduce por los recovecos de esta historia apoyado por su fuerte presencia escénica. Cordero nos lleva entre música, anécdotas y recuerdos a jugar a ser el pivote donde Adriana interactúa, gira, baila y se arrastra, para dejar ver lo que sucede entre ellos.

“No he vuelto a ser feliz, como ese día en que nuestro beso se mojó con tus lágrimas.”
 

El montaje escénico es un gran acierto. Como en un salón de baile, los actores se desplazan, pareciera en un vals, pero visto bajo otro cristal ya que en “Taladro”, la masturbación, el deseo, la pasión son otra manera de bailar en este mundo. Momentos intensos como la vida misma, instantes preciados que no se repetirán jamás.

“¿Qué hiciste con todo el oxígeno de mis pulmones?”
 

¿Cuántas historias de amor y desamor hemos presenciado? ¿De cuántas nos tocará ser protagonistas? Aquél que no vea un asomo de su vida representado en “Taladro”, o es un ser sumamente afortunado, o desgraciadamente nunca ha tenido la dicha de pertenecer a ese mundo de locura en el que el amor transforma y moldea. En el programa de mano se nos habla de una experiencia íntima y emotiva. La experiencia a la que se refieren la encontré en el miedo. Miedo al fracaso, a no ser lo suficientemente bueno, a perder  el control, al abandono, a perderse, a no ser necesitados, a encontrarse totalmente desdibujados de sí mismos.

“Yo sé que nunca volveré a tocarte y que tú nunca me volverás a mirar así.”
 

Como un taladro que repercute en la pared, así quedan las palabras grabadas en el alma. A pesar de la distancia y del tiempo, aquel a quien tanto se ha deseado olvidar estará presente, taladrando cada instante, mientras no se libere.

Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

 

OBRA: “Taladro”
AUTOR Y DIRECCIÓN: José Alberto Gallardo
ACTÚAN: Damián Cordero y Adriana Butoi.
DÓNDE: Foro La Gruta, en el Centro Cultural Helénico.   
DIRECCIÓN: Av. Revolución 1500, Colonia Guadalupe Inn.
CUÁNDO: Jueves 20:30 hrs. Del 27 de febrero al 15 de mayo de 2014
COSTO: $180.00
DURACIÓN: 70 minutos sin intermedio.
DATOS DEL TEATRO: El acceso es general, por lo que se recomienda llegar con tiempo, para sentir que escogiste el lugar que querías, y no el que te tocó. Cuenta con valet parking.
COMPARTE!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.