POST MORTEM

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!
Para quienes quieren ver magia guiñol en el viejo oeste.

POST MORTEM

Por Juan Carlos Araujo

Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)
 
“¡Ya te tenemos, manos arriba!”
 

Cuando fue a trabajar ese día al banco, nunca imaginó que sería el último en este mundo. Una bala certera, disparada por un malvado bandolero, acabó con su vida y destrozó el corazón de su amada Esmeralda. ¡Pobre Víctor que ahora no es más que alimento para gusanos, aventado en un agujero del panteón, su única compañía los esqueletos perversos que habitan por ahí! Los avioncitos de papel podrán acercar a su amada a donde ahora yace, la ambición desmedida podría traer justicia, pero lo único que realmente podemos entender de esta historia es que todos somos tan sólo marionetas del destino.

“Funerales del pueblo, vuelva pronto.”
 

Una de las características que más impacta a los extranjeros cuando se acercan a nuestra cultura es la manera en que los mexicanos hemos aprendido a burlarnos de la muerte. La facilidad con que podemos reírnos de tan escabroso tema, lo caricaturizamos e incluso ridiculizamos, es fuente constante de diferentes formas de expresión artística, desde las catrinas de José Guadalupe Posadas hasta el muy hermoso espectáculo de títeres sobre mesa, “Post Mortem”, de la compañía de teatro duranguense Cuerda Floja.

“Pues así es la vida y al final te mueres.”
 
Escrita por el también director José Ángel Soto Favela, “Post Mortem” remite directamente a las películas del viejo oeste. Un asaltante de bancos, un par de enamorados, un codicioso enterrador, una divertidísima calavera y un hambriento gusano son los protagonistas de una sencilla pero encantadora historia de amor que es interrumpida por la inesperada llegada de la muerte. Una exquisita combinación entre un muy inocente sentido del humor y una temática sumamente macabra dan como resultado una dramaturgia perfectamente balanceada para que los niños se entretengan muchísimo mientras que los adultos quedan fascinados.
 
“Querida Esmeralda, te espero en el panteón, en mi tumba.”
 
Definitivamente lo que eleva a “Post Mortem” de un simple divertimento a niveles artísticos y teatrales admirables es la elección de contar esta historia a través de títeres. Empezando por su manufactura a cargo de la también co-directora de escena Ana Laura Herrera Ortega, resulta evidente el enorme cuidado, el verdadero amor con que cada una de las marionetas, cada uno de los elementos de utilería, desde un simple martillo a escala hasta un portentoso árbol omnipresente durante la función, han sido elaborados. Ana Laura consigue magia artesanal en la enorme cantidad de detalle y minuciosidad que se ha puesto en cada elemento para crear una estética que mantiene al espectador en trance, captado por la gran belleza que ha sido capturada en absolutamente todas las piezas que conforman este espectáculo.
 
“¿Quieres estar con él, juntos por siempre?”
 

Claro que toda esta maravilla no serviría de nada sin el igualmente admirable trabajo de animación por parte de la misma Herrera Ortega y de Víctor Andrey Galván Farías, quienes imprimen vida y personalidad a cada uno de los personajes de “Post Mortem”. El escape de una cárcel, una explosión de dinamita, tomar medidas a un ataúd, golpear a una “piñata” o extraer una bala se convierten en momentos hipnóticos ante el sutil cuidado que ambos titiriteros imprimen a cada movimiento que realizan los títeres, cargándolos de veracidad e ingenio. Ana Laura y Víctor no pretenden dar grandes actuaciones, sino capturar la atención de su público, ya sean niños o adultos, creando momentos tanto ingeniosos y cómicos, como ver a dos cadáveres bebiendo un “levanta muertos”, como verdaderamente conmovedores y poéticos, por ejemplo cuando Víctor se despide de Esmeralda con paz y resignación. La mezquindad del enterrador y la villanía del asaltante, la gula de un gusano y el melodrama de una enamorada destrozada, toda una serie de caracteres y matices que deleitan de verdad, haciendo que la luz que produce el asombro brille profundamente en los ojos de cada uno de los espectadores.

 
“Sólo tenía 33 años, me acabo de morir y ya soy una calavera.”
 

“Post Mortem” es un entrañable espectáculo de títeres sumamente atractivo tanto para familias como únicamente para adultos, que trata el muy delicado tema de la muerte con un humor pavorosamente macabro pero al mismo tiempo completamente blanco e inocente y que ha sido evidentemente elaborado con pasión y entrega absoluta por cada uno de sus participantes. La noche que fui a ver la obra estaba verdaderamente agotado, yendo al teatro más por responsabilidad que por deseo; a muy escasos segundos de haber comenzado pude sentir cómo toda sensación de cansancio abandonaba mi cuerpo a medida que me entregaba por completo al hechizo que sólo unos títeres son capaces de conseguir. Por cuarenta y cinco minutos fui niño otra vez, maravillado por las bellas marionetas y riendo como loco por ver cómo un gusano se daba un verdadero atracón. Desde entonces, no he parado de sonreír cada vez que recuerdo tan memorable experiencia. Háganme caso, regálense un recuerdo que los acompañará hasta la tumba.

 

Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

 

OBRA: “Post Mortem”
DRAMATURGIA: José Ángel Soto Favela
DIRECCIÓN: Ana Laura Herrera Ortega y José Ángel Soto Favela.
ACTÚAN: Ana Laura Herrera Ortega y Víctor Andrey Galván Farías.
DÓNDE: Teatro La Capilla / Carretera 45
DIRECCIÓN: Madrid 13, Colonia Del Carmen Coyoacán / Juan Lucas Lassaga 122, Colonia Obrera.
CUÁNDO: Martes 20:00 hrs. / Sábado y Domingo 13:00 hrs
COSTO: $150 entrada general, $100 estudiantes, maestros e INAPAM / $90 entrada general
DURACIÓN: 45 minutos sin intermedio.
DATOS DE LOS TEATROS: La Capilla tiene una extensa cartelera toda la semana. Les recomiendo revisar las demás opciones que ofrece. No cuenta con valet parking o estacionamiento. / Carretera 45 no cuenta con estacionamiento o valet parking. Se encuentra a dos cuadras del metro General Anaya.
COMPARTE!

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.