INDECENTE

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes desean ovacionar un beso que desafió a la sociedad, el teatro y hasta al mismo holocausto.

INDECENTE

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

“Tenemos una historia que queremos contarles, es sobre una obra de teatro.”

Nunca imaginó el joven aspirante a escritor, Sholem Asch, que su primera obra de teatro El Dios de la Venganza causaría tanto revuelo y ofensas en aquella primera lectura. Sn embargo, más imposible aún de pensar era el que sus palabras, una historia de amor prohibida en medio de un prostíbulo, pudiera encender una flama en un joven sastre que culminaría en los mismísimos escenarios de Broadway, donde la censura se levantaría en armas en pro de la moral y las buenas costumbres. Esto es teatro, es amor, es una historia que nunca debe olvidarse, por ende, se debe contar una y otra vez. Cenizas somos y en cenizas nos convertiremos, pero eso puede suceder en una cama plácidamente, o en lo hornos que el odio y la discriminación hicieron arder durante años.

“Esta obra… los vas a dejar temblando.”

Conseguir a una verdadera estrella del teatro ruso para estelarizar en la primera producción de El Dios de la Venganza no era cosa fácil, mucho menos si se consideran los temas tan delicados que el texto toca con relación a la comunidad judía. Sin embargo, la pasión de todos los involucrados consiguieron el cometido y la historia de un hombre ortodoxo a cargo de un negocio de implicaciones dudosas en su sótano, y los secretos que se revelan bajo la protección de la lluvia, logró levantar el telón. Escrita por la ganadora del premio Pulitzer, Paula Vogel, “indecente” es la historia de una obra de teatro a lo largo de los años, desde su estreno en Polonia hasta sus últimas representaciones en un campo de concentración en plena Segunda Guerra Mundial. Abracando un enorme abanico de temas, desde la situación de los judíos durante la primera mitad del siglo XX, la discriminación rampante en contra de la homosexualidad, inmigración, la importancia de la tradición, entre otros, esta magna narrativa toca fibras universales desde lo particular, a través de personajes fallidos y apasionados, obtusos en sus ideas preconcebidas, aterrados por sus preferencias, apasionados por lo que el teatro es capaz de lograr para que el mundo sea mejor.




“En cuatro semanas vamos a estar besándonos en el centro del escenario.”

Al llegar a Alemania, un joven productor de teatro se enfrenta a los excesos del cabaret de aquella época; al cruzar el Atlántico para estrenar en Broadway, toda la compañía sufre las vejaciones de cualquier inmigrante, incluyendo la necesidad de ocultar orígenes; escondidos en un ático, en medio de un gueto, un único acto de su obra se presenta con la esperanza de obtener un poco de comida. Entremezclando canciones en vivo con la narrativa, fortaleciendo el arco dramático al mismo tiempo que imprime dinamismo, “Indecente” es una obra con música, presentada en múltiples idiomas, que lleva al espectador, sin importar cuales puedan ser sus creencias, en un viaje épico por décadas donde los sueños se anteponen a la adversidad, el amor supera los prejuicios, donde el terror de un campo de concentración no es suficiente para bajar el telón.

“Nuestra obra no puede celebrar el amor entre dos mujeres.”

A lo largo de la gira por Europa de El Dios de la Venganza, se representa la escena final de la obra, una y otra vez, mientras que la alta escenografía de madera gira varias veces para mostrar tanto el frente de público como el tras bambalinas. Con cada nueva repetición se pueden percibir los cambios que los actores van haciendo a sus representaciones, logrando un efecto hipnótico tanto divertido como fascinante. Durante una representación clave en Broadway, en la que la policía está a punto de arrestar al elenco, el que un oficial esté parado en un lugar equivocado provoca carcajadas entre las butacas, logrando una necesaria liberación de tensión. Una simple escalera y un vaivén de un grupo de actores crea un buque en altamar camino a América. La dirección de Cristian Magaloni para “Indecente” es admirable desde diferentes aristas. Desde su manejo de la tensión dramática al imprimir toques cómicos a la historia, a través de una estética sensible y contundente, en la que una fila larga de personas o polvo cayendo de unas mangas puede provocar lágrimas, en la que lluvia cayendo desde lo alto del teatro consigue que un beso se convierta en poesía, cada una de las decisiones que  Magaloni toma son pruebas absolutas de un entendimiento de múltiples lenguajes escénicos, mismos que el director aprovecha para crear lo que, hasta ahora, es indiscutiblemente su obra maestra y una de las puestas en escena más poderosas que el Teatro Helénico ha visto en su historia. Esto se logra gracias a un trabajo en equipo con grandes creadores como Emilio Zurita en el exquisito trabajo de escenografía e iluminación, Sara Salomón en el diseño de vestuario y Miguel Jiménez en el diseño de audio, entre otros.




“Las autoridades alemanas están moviendo a todos los judíos a un solo distrito.”

Sentado en la cima de la escenografía, con una maleta a sus pies, y con la mirada perdida, Lemml va envejeciendo en cuestión de segundos mientras que un éxito de Broadway regresa a Europa y baja telón entre el miedo de morir en los hornos; dos actrices, temerosas de que su verdad salga a la luz, son capaces de experimentar una libertad negada, besándose apasionadamente ante la mirada de un teatro lleno, su amor reflejado en sus miradas, en la manera en que se abrazan. Equilibrado y contenido, manejando las emociones tanto dramáticas como cómicas con precisión y honestidad, el elenco de “indecente”, conformado por Alberto Lomnitz, Elizabeth Guindi, Ana Guzmán Quintero, Majo Pérez, Roberto Beck, Jorge Lan y Federico Di Lorenzo consigue un difícil equilibrio donde el compromiso actoral está balanceado entre todos sus miembros. Ciertamente, Lan, Quintero y Pérez a momentos destacan gracias a quiebres emocionales delicados y perceptibles en la mirada o en un ligero gesto, pero igualmente aplaudible puede ser ver la ira con la que Lomnitz levanta en el aire una Torá o porta un tocado de plumas en medio de un cabaret alemán Una vez establecido esto, es importante dar crédito al trabajo de los músicos en escena, Leo Soqui, Cecilia Becerra y Rodrgio Garibay, quienes van más allá de la interpretación de sus instrumentos para convertirse en personajes dentro de la narrativa que suman a que la historia se cuente con mayor precisión.

“Por favor que esto no sea el final.”

“Indecente” es una obra de arte que debe ser vista, admirada y aplaudida, un mensaje que debemos recordar todos los días, un exquisito trabajo de un director que en poco tiempo se levantará como una de las voces más importantes de la escena mexicana contemporánea. Alina, Jacobo, Luis, Ruth, León, Chabela, mi papi Pepe… estos nombres me cuidaron cuando niño, fueron mis amigos, y mis doctores, mi segundo padre y mi protectora cuando perdí al verdadero a los doce años. Cada uno de estos judíos son parte de mi camino, de mi historia, al igual que lo es el teatro, al igual que es beso que le doy a mi esposo todos los días. No podemos, no debemos, sencillamente no tenemos que olvidar.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




cDATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: Indecente

DRAMATURGIA: Paula Vogel

ADAPTACIÓN AL ESPAÑOL: Enrique Arce Gómez

DIRECCIÓN: Cristian Magaloni

ELENCO: Alberto Lomnitz, Elizabeth Guindi, Ana Guzmán Quintero, Majo Pérez, Roberto Beck, Jorge Lan y Federico Di Lorenzo.

MÚSICOS EN ESCENA: Leo Soqui, Cecilia Becerra y Rodrigo Garibay.

DÓNDE: Teatro Helénico

DIRECCIÓN: Avenida Revolución 1500, Guadalupe Inn.

CUÁNDO: Jueves y Viernes 20:00, Sábado 19:00 y Domingo 18:00 horas. Hasta el 2 de Octubre.

COSTO: $410 y $205. Boletos en taquilla y Boletos | INDECENTE | Centro Cultural Helénico (sistemadeboletos.com)

DURACIÓN: 130 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: Cuenta con estacionamiento y valet parking.

COMPARTE!

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.