DONDE VAN A MORIR LOS PÁJAROS

Por  |  1 Comentario
COMPARTE!

Para quienes entienden que las relaciones fraternales son una guerra.

DONDE VAN A MORIR LOS PÁJAROS

 
“Papá le dio una cachetada a Caín.”
 

El mundo que conocían ha terminado. Ese lugar donde dos hermanos podían recostarse en el césped para ver figuras en el cielo ya no existe más; todo lo que los hacía reír y ser felices se ha convertido en un recuerdo. Ahora lo único que queda es la guerra, el hambre, el frío y la muerte. Dentro de este apocalipsis, Abel ya encontró un lugar donde se siente protegido, seguro de los horrores que hay pasando la puerta, donde, junto con sus pájaros, puede ser feliz. Caín no parará hasta que lleguen a la costa. Dos hermanos, tan ancestrales como el tiempo mismo, recorren el camino andado una y otra vez, en una batalla eterna que existe desde que los primeros hermanos pisaron la tierra.

“Traen la muerte encima y todavía no se resignan.”
 

Las relaciones fraternales siempre han sido fuente de gran inspiración para contar grandes historias. En esta ocasión, el Colectivo Aporia Teatro ha unido su creatividad y talento para la creación de “Donde van a Morir los Pájaros”, una terrible y poética visión de un mundo distópico que consigue reflejar la naturaleza tan conflictiva que se da entre hermanos. El fin del mundo sirve como marco perfecto para dar inicio a un discurso sobre el instinto por proteger, la necesidad de ser independiente, la responsabilidad que siente el mayor en directo conflicto con la emancipación que busca el menor, la violencia, la lucha de poderes, los celos y los rencores. Ni más ni menos que lo que ha conocido desde su infancia quien tenga un hermano.

“Hicimos lo que pudimos, pero no hicimos los suficiente.”
 

La ausencia de un dramaturgo como tal en “Donde van a Morir los Pájaros” puede ser la razón por la que el texto pueda resultar sobre-ambicioso a momentos; sin embargo la dirección que le imprime Javiera Núñez consigue que esta deficiencia se balancee exitosamente. La directora establece un ritmo paciente y pausado que va moviendo la acción hacia la creación de cuadros escénicos de gran belleza o de impactante dureza a medida que vamos descubriendo las circunstancias propias de cada uno de los hermanos. Admiro la forma en que Javiera ha resignificado diferentes elementos como un león de peluche, un carrito de super y, sobre todo, unos zapatos para crear símbolos que conducen a una lectura mucho más completa de la obra que la propuesta por el texto mismo.

“Si se pierde algo en el camino, es inútil tratar de rescatarlo.”
 

Javiera no está trabajando sola. La labor de iluminación y escenografía a cargo de Laura Núñez complementa e intensifica las emociones, crea intimidad o impacta hasta robar el aliento en la medida que se fusiona con la precisa dirección de Javiera. Además se cuenta con la música original de Pablo Ernesto Núñez, quien consigue imprimir poeticidad a ciertas escenas durante la función, sobre todo cuando las notas musicales se vuelven el trinar de los pájaros. La manufactura de “Donde van a Morir los Pájaros” es sólida, trayendo luz y vida a este mundo devastado por el hombre y que promete grandes cosas en futuros proyectos.

“Lo que yo creo es que todas las verdades desaparecieron.”
 

Las actuaciones de Martín Villareal y Cuauhtli Jiménez son la pieza final para que “Donde van a Morir los Pájaros” sea una obra contundente y bien lograda. Villareal encarna a Abel como una figura Crística llena de aparente ingenuidad e inocencia mientras que Jiménez toma posesión de Caín, la contraparte cínica, dura, real y sombría. El verdadero éxito detrás de ambas interpretaciones radica en los contrastes que se dan entre los dos personajes y dentro de ellos mismos. Abel es lúdico e infantil, más revela un lado oscuro que contrasta directamente con la fragilidad y dolor que habita en el interior del duro Caín. Las cicatrices de una infancia se alcanzan a ver en la mirada perdida de Cuauhtli mientras que la desesperación por poder ser libre se refleja en los ojos desorbitados de Martín.

“La realidad es una construcción feroz.”
 

La constante preparación para una huída que claramente nunca va a suceder me remitió a Chéjov, mientras que la relación disfuncional de estos dos hermanos me llevó a pensar en el teatro norteamericano de los cincuentas. Una dirección llena de simbologías sobrecogedoras se encuentra con actuaciones profundas, llevándonos de la mano hasta una lluvia en el escenario que nos agarra completamente por sorpresa para después conmovernos con su significado. Un final de amarguísima belleza completa el cuadro que claramente me revolucionó la mente a medida que tocaba mi corazón.

“La vida de los dos ha sido distinta, ¿por qué quieres que hagamos lo mismo?»
 

Probablemente el mejor ejemplo de la relación amor-odio se da entre hermanos. La complicidad de las travesuras cometidas está al mismo nivel de los rencores o celos por las diferencias marcadas entre los padres. El apoyo incondicional que un hermano puede brindar es equiparable a las cicatrices que puede dejar en el alma. Mi crítica sobre “Donde van a Morir los Pájaros” está dedicada a mi hermano mayor a quien amo profundamente y con quien nunca he logrado verdaderamente comunicarme. ¿Quién es Caín y quién Abel? ¿Quién de los dos vive en una fantasía, alimentando pájaros, y quién quiere enfrentar la realidad con un rifle en la mano? Tal vez si camináramos en los zapatos del otro por un tiempo, lograríamos entendernos más.

Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

 

OBRA: “Donde van a Morir los Pájaros”
DRAMATURGIA: Creación colectiva de Aporia Teatro
DIRECCIÓN: Javiera Núñez
ACTÚAN: Martín Villareal y Cuauhtli Jiménez.
DÓNDE: Teatro La Capilla
DIRECCIÓN: Madrid 13, Del Carmen Coyoacán. Casi esquina con Centenario.
CUÁNDO: Viernes 20:30 hrs.
COSTO: $150 entrada general, $100 estudiantes, maestros e INAPAM.
DURACIÓN: 70 minutos sin intermedio aproximadamente.
DATOS DEL TEATRO: La Capilla tiene una extensa cartelera toda la semana. Les recomiendo revisar las demás opciones que ofrece. Al fondo del lugar también se encuentra el Teatro Bar El Vicio, casa de Las Reinas Chulas, que también vale la pena visitar. La Capilla no cuenta con estacionamiento o valet parking.
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *