UNA ESPECIE DE ALASKA

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!

Para quienes buscan arte en escena

UNA ESPECIE DE ALASKA

Una Especie de Alaska

“Tu mente se fue a un viaje, a una especie de Alaska”. Que frase tan más desgarradora la que pronuncia el doctor Hornby al tratar de explicarle a Deborah que acaba de “despertar” después de 29 años en estado semi-catatónico víctima de la enfermedad del sueño.

Esta es la premisa en la que se basa la obra “Una Especie de Alaska”, escrita por Harold Pinter, premio Nobel de Literatura 2005 y uno de los más grandes dramaturgos ingleses del siglo XX, en un conmovedor y perturbador montaje dirigido por José Caballero, uno de los directores teatrales más reconocidos en nuestro país.

En cuanto entra uno al foro de El Círculo Teatral, se encuentra con la imagen de Deborah acostada en una cama de hospital, con la cara enjuta y las manos agarrotadas, mientras que el doctor Hornby, interpretado por Sergio Cataño, la observa. Este cuadro se mantiene durante todo el tiempo en que el público accede a la sala y he de decir que en un momento llegué a dudar de que la persona en la cama fuera alguien vivo y no un maniquí, pues fueron casi 20 minutos en que Lucero Trejo no movió un solo músculo. Esto es tan solo el inicio del camino.

¿Qué significa el tiempo? ¿Cuánto tiempo son casi treinta años? Una vida entera para algunos y para otros tan sólo un sueño del cual se despierta con una mente nublada y confundida, con la cara de una mujer madura y la madurez de una niña. Deborah nos confronta con miedos muy profundos en nuestro interior; miedos a la muerte, al paso del tiempo y a darse cuenta de lo que se ha perdido y que nunca se recuperará. Una adolescente despierta y se da cuenta de que no está en donde se quedó, no solamente en el espacio físico sino en el temporal. La gente se ha ido, ha crecido, ha muerto pero no ha pasado ni un segundo para ella. ¿Cómo puede una mente procesar todo eso?

Una Especie de Alaska

Por otro lado, ¿cómo se enfrenta uno al regreso de un muerto a la vida? ¿Cómo puede una mujer explicarle a su hermana que la persona que está enfrente de ella y que no reconoce por el paso del tiempo es su hermanita menor? Estas confrontaciones duelen. Les duele a los personajes y les duele al público que llora junto con Paulina, quién busca desesperadamente romper la neblina en la que se ahoga su hermana Deborah al tratar de entender dónde está y más aún, cuando está. El planear una fiesta se convierte en un sabor amargo y tierno, lleno de amor y pesadumbre al mismo tiempo.

Lucero Trejo interpreta a Deborah con una entrega tal que cuando la obra termina y ella se levanta para recibir los aplausos, uno no puede creer como regresa a ser una mujer “normal”. Tan convincente es su actuación. Una niñita, una adolescente llena de hormonas, una mujer asustada y confundida. Todo eso y más encarna Lucero y todo es convincente. Todo eso suma una actuación como pocas se logran ver en escena. Es una actuación que se queda con uno y que estoy seguro me acompañará por mucho tiempo en mis recuerdos y en mis miedos.

Una Especie de Alaska

A lado de ella está Verónica Merchant en el papel de Paulina, su hermana. Qué difícil debe ser actuar a lado de Lucero Trejo, quién se desgarra ante los ojos de todos, y no sentirse amedrentada. Verónica acepta el reto y es hermoso ver el dialogo entre estas hermanas planeando una fiesta, una con una sonrisa infantil llena de ilusión, la otra llena de lágrimas. Ese fue el momento preciso en el que supe que estaba viendo todo un evento teatral.

José Caballero logra una obra intimista que a momentos raya en el absurdo, pues no es fácil seguir el hilo mental detrás de los diálogos que se dan en Deborah, quien está tratando de poner un mínimo de orden a una mente destrozada. Es una obra difícil pero que una vez aceptado el caos, se encuentra uno sumergido en una obra que traspasa el cuerpo y llega al alma. “Una Especie de Alaska” es arte en escena.

Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia
Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com
www.entretenia.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: Una Especie de Alaska
DONDE: FUERA DE TEMPORADA
DIRECCIÓN: FUERA DE TEMPORADA
CUANDO: FUERA DE TEMPORADA
COSTO: FUERA DE TEMPORADA

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

El mundo es un lugar horrible, horrible. Eso no significa que yo tenga que ser una persona horrible. EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS ALEJANDRO JODOROWSKI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *