SEDIENTOS

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!

Para quienes admiran la pluma de Wajdi Mouawad y la dirección de Hugo Arrevillaga.

SEDIENTOS

 
“Siento que el tiempo es mi tumba.”
 

El sueño de lo que uno quiere llegar a ser es confrontado con la realidad. La presión juvenil de descubrir el camino a seguir se vuelve intolerable y provoca una incesante perorata que pareciera no terminará jamás. La necesidad de la belleza en un mundo rodeado de fealdad. Dos cuerpos abrazados, desde hace 22 años, y que son descubiertos en el fondo de un río congelado, llevarán a un antropólogo forense a cuestionar las elecciones que ha tomado en su vida. Una sed imposible de mitigar por vivir, por ser, por existir.

“Dentro de ese cráneo había alguien.”
 

“Sedientos” de Wajdi Mouawad presenta tres situaciones simultáneas en un mismo espacio. Murdoch, un adolescente con una vitalidad explosiva, ha despertado y sencillamente no puede dejar de hablar, al descubrir lo sin sentido que resulta su mismo existir, dentro de una sociedad carente de belleza, de lógica, de propósito. Noruega se ha encerrado en su cuarto y no hay manera de que salga de ahí. La única comunicación que sus padres reciben desde el interior son notas repetitivas con el nombre de su profesor de matemáticas. Boon, un antropólogo forense, deberá investigar el proceder de estos cuerpos hallados haciendo uso de sus propios recuerdos, y enfrentando las consecuencias.

“Este es el momento justo de vaciar todo mi interior.”
 

El director Hugo Arrevillaga tiene una obsesión con el dramaturgo Wajdi Mouawad y la comparte con su público. Durante los últimos años ha presentado obras del autor como “Cuchillo”, “Alphonse”, «Pacamambo” y, por supuesto, el impactante y ambicioso proyecto de la tetralogía “La Sangre de las Promesas” que incluía “Bosques”, “Litoral”, “Cielos” y la exitosísima “Incendios” con la inolvidable actuación de Karina Gidi, entre otras.  Su más reciente creación, “Sedientos”, continúa con esta labor claramente de amor, dentro de una propuesta que resultará familiar para aquellos que lo hemos seguido.

“Yo soy alguien que tiene una opinión.”
 

El texto no es fácil en definitiva. Antes de iniciar la función, el mismo Arrevillaga se dirigió a los asistentes para darnos la bienvenida y comentarnos que “Sedientos” es parte de una serie de obras que el autor escribió pensando en un público joven. Ciertamente, aun cuando las situaciones presentadas son propias de la angustia adolescente, la manera en que han sido escritas resultan demasiado densas para un público de esa edad. Intensa y poderosa a momentos, un tanto pesada en otros, “Sedientos” intenta transmitir ideas sobre juventud, estética, propósitos y objetivos entre muchas otras ideas, aglutinadas en una obra que me parece sobreambiciosa en todo el terreno que quiere abarcar en hora y media. Sin embargo, quienes conocen el trabajo de Mouawad, reconocerán la estructura y la forma y se sentirán familiarizados con la dinámica.

“Un muerto no molesta a nadie.”
 

La rúbrica de Arrevillaga es clara, no sólo en las obras de Mouawad, sino en otros montajes como su “Enrique IV, Primera Parte” con la Compañía Nacional de Teatro (pueden encontrar nuestra reseña en www.entretenia.com). Un uso creativo, no sólo de la escenografía, sino del escenario mismo para la creación de diferentes espacios y ambientes escénicos que involucren al público; un ritmo sólido que a momentos puede rayar en lo vertiginoso; elementos de música e iluminación que intensifican las emociones en el interior de los personajes, que serán interpretados por actores que han llevado un intenso proceso de adentramiento en la psique de quienes han de interpretar. Todos los elementos que le han ganado respeto y admiración al director están presentes en “Sedientos” de manera concisa y bien empleados.

“Este pulpo es la fealdad que vive en mí.”
 

Las actuaciones, como mencioné hace un momento, son congruentes con montajes anteriores de Hugo. Andrés Torres Orozco desespera y sorprende como el adolescente Murdoch quien sencillamente no puede dejar de hablar. La simple memorización y regurgitación de todo lo que este joven tiene que decir es aplaudible para Andrés, pero él lo lleva más allá, dando sentimiento y pasión a todas estas palabras, la mayoría sin un aparente sentido final, para que podamos sentir conmiseración y empatía con un personaje que a momentos sencillamente quisiéramos apagar. Miguel Romero como el antropólogo forense Boon, comienza con un bajo perfil para explotar en el escenario a medida que sus descubrimientos lo llevan a revivir momentos claves de su juventud. Su entrada a la iglesia para pedir una ceremonia de muerte es de una teatralidad absoluta que conmueve y eleva. El grupo actoral se completa con Pamela Almanza, quien pareciera simplemente apoyar a los personajes masculinos de la obra, pero se levanta al final entregando la tesis misma de la obra al declarar que ella elige la belleza. Un grupo sólido de actores en manos de un experto.

“Mientras más crezco, menos tengo la sensación de estar vivo.”
 

“Sedientos” entra al colectivo de obras escritas por Wajdi Mouawad y dirigidas por Hugo Arrevillaga de forma exitosa gracias más al trabajo del director que por el texto mismo. Yo he tenido el gusto de aplaudir el trabajo de Arrevillaga en siete montajes distintos, incluyendo su trabajo como actor en “Los Endebles”. Me ha hecho llorar, lo he ovacionado de pie y le sigo la pista. Igual que Murdoch, Boon y Noruega, tengo sed de belleza y de vida. El trabajo de Hugo Arrevillaga la ha saciado en más de una ocasión.

Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia

Twitter: @Entretenia

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)
OBRA: “Sedientos ”
AUTOR: Wajdi Mouawad
TRADUCCIÓN: Humberto Pérez
DIRECCIÓN: Hugo Arrevillaga Serrano
ACTÚAN: Miguel Romero, Andrés Torres Orozco y Pamela Almanza
DÓNDE: Teatro La Capilla
DIRECCIÓN: Madrid 13, Colonia Del Carmen, Coyoacán, casi esquina con Centenario.
CUÁNDO: Viernes 20:30
COSTO: $120 entrada general. $80 INAPAM, estudiantes y maestros con credencial. Boletos en taquilla.
 DURACIÓN: 80 minutos sin intermedio
DATOS DEL TEATRO: La Capilla tiene una extensa cartelera toda la semana. Les recomiendo revisar las demás opciones que ofrece. Al fondo del lugar también se encuentra el Teatro Bar El Vicio, casa de Las Reinas Chulas, que también vale la pena visitar.
FUERA DE TEMPORADA
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *