PIAF, VIVIR POR UNA VOZ

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!

Para quienes quieren pasar una velada musical junto a Edith Piaf.

PIAF, VIVIR POR UNA VOZ

 
“Hoy evoco nuestra historia y en verdad te siento aquí.”
 

Su voz, la llave para poder salir de entre las cloacas donde creció y escalar hasta llegar al más importante escenario de París, testigo silencioso de su fatal caída. Su voz, venenosa miel que enamorara a todo aquel que posara su mirada en tan diminuto cuerpo, tan lleno de energía y pasión. Su voz, lo único que necesitó para dejar atrás su carcaza humana y convertirse en el más bello gorrión que ha producido Francia, para alcanzar la inmortalidad, para ser por la eternidad la única e insuperable Edith Piaf.

“Yo soy Edith Piaf, ¿a mí que me importa lo que digan los demás?”
 

La atribulada y apasionante vida de Edith Piaf sirve como fuente de inspiración para que Beatriz González Rubín escriba “Piaf, Vivir por una Voz”, un homenaje musical a una de las más privilegiadas e inconfundibles voces del siglo XX. La historia arranca cuando Piaf ya es una celebridad en Francia y conduce a los espectadores hasta la cima de su carrera para después ser testigos de su terrible caída, producto de toda una serie de problemas de adicción y salud, hasta su muerte en 1963, a causa del cáncer hepático que sufría. En el trayecto, se dará recuento de la trágica relación que sostuvo con el boxeador Marcel Cerdan y de su muy polémico matrimonio con el joven Theo Sarapo. Es evidente que todo esto ya sería material suficiente para crear una buena obra de teatro, pero a esto se suma la presencia de bellísimas canciones como “La Vie en Rose”, “Hymne a l’amour” y, por supuesto, “Non, Je ne Regrette Rien”, lo cual eleva la apuesta de la propuesta a niveles entrañables.

“Esta noche voy a cantar, pero no para ustedes.”
 

La dirección de Cecilia Angulo en “Piaf, Vivir por una Voz” es poco pretenciosa, permitiendo que sea la historia y la música lo que brille en escena, sin necesidad de recurrir a grandes artífices teatrales, fuera de la presencia de tres pantallas que funcionan para ubicar a los presentes en tiempo y lugar.  Ciertamente las transiciones entre escenas deberían ser un poco más fluidas, evitando así momentos de silencio y vacío escénico, pero eso termina siendo pecatta minuta dentro de una dirección clásica que busca sencillamente contar una buena historia y deleitar a los presentes con las canciones de Piaf.

“El mundo entero ama su voz.”
 

Dar vida actoralmente a Edith Piaf es un reto en sí, pero asumir la responsabilidad de cantar en vivo sus canciones requiere de una poderosa voz que pueda transmitir todas las emociones que se encierran en cada nota, cada palabra. Arianna enfrenta este desafío con entrega total, cantando en español y en francés tan icónicas canciones, siendo tanto encantadora como desgarradora en un papel que aterraría a muchas. El profundo dolor de alma que transmite Arianna al entonar “Hymne a l’amour” a la memoria de su recién fallecido amado es suficiente para enchinar la piel y sin duda la desbordada pasión con que deja escapar de su pecho “Non, Je ne Regrette Rien” compensa por completo sus limitaciones actorales y le ganan la ovación de pie que le brinda el público al final de la función. Todas estas jóvenes cantantes que tienen una bella voz pero que carecen de toda capacidad interpretativa se beneficiarían enormemente de ver “Piaf, Vivir por una Voz”, una verdadera Master Class en el arte de la interpretación vocal.

“¡Te dije mil veces que no voy a hablar de Edith con la prensa!”
 

El resto del elenco de “Piaf, Vivir por una Voz”, conformado por Otto Sirgo, Dobrina Cristeva, Julio Mannino y Hugo Serrano, resulta adecuado, destacando el trabajo de Cristeva como la siempre fiel amiga de Piaf, Momone y el de Serrano como el muy joven esposo Theo. Mientras que Dobrina sorprende tocando el acordeón y consiguiendo proyectar todos los sentimientos encontrados de amor-odio que le provocaba su relación con Edith, Hugo tiene la oportunidad de lucir su evidentemente entrenada voz, y su potencial como actor, convenciendo a todos del amor que este muchacho pudo sentir por la gran Piaf.

“Yo te dije que ibas a vivir para siempre.”
 

¿Mi único reclamo para “Piaf, Vivir por una Voz”? El que no nos deleiten con más canciones. Claro que esto es una obra de teatro y no un concierto, pero igualmente hubiera disfrutado mucho más la velada escuchando cómo Arianna le rendía homenaje al gorrión de Francia. Sin embargo, disfruté mucho la función, me dejó con un muy grato sabor en la boca y, por supuesto, no me arrepiento de nada, absolutamente de nada.

Búscanos en Facebook y Foursquare como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

 

OBRA: “Piaf, Vivir por una Voz”
DRAMATURGIA: Beatriz González Rubín
DIRECCIÓN: Cecilia Angulo
ACTÚAN: Arianna, Otto Sirgo, Dobrina Cristeva, Julio Mannino y Hugo Serrano.
DÓNDE: Teatro Fernando Soler dentro del Centro Teatral Manolo Fábregas.
DIRECCIÓN: Velásquez de León 31, Colonia San Rafael.
CUÁNDO: Viernes, 20:30, Sábado 18:00 y 20:30, Domingo 17:00 y 19:30 hrs
COSTO: $600 y$400 . Boletos en taquilla y ticketmaster.
DURACIÓN: 100 minutos sin intermedio.
DATOS DEL TEATRO: Cuenta con estacionamiento. Les recomendamos revisar la cartelera de los otros teatros que se encuentra en el lugar.
COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *