PERDERLO TODO MENOS LA SOLEDAD

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes quieren descubrir la violencia detrás de un encuentro sinestésico con la ballena más triste del mundo.

PERDERLO TODO MENOS LA SOLEDAD

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

“He determinado no darme segundas oportunidades.”

Lo que en un principio era la estación del metro Zócalo, en menos de un instante, y provocado por unas terribles punzadas, se ha convertido en un lugar desolado e inhóspito para Macarena. Aquí, en lo que sólo se podría describir como un paraje postapocalíptico, los sentidos se conjuntan, se funden entre sí y lo que antes era el corazón de la CDMX ahora es una bella playa en Oaxaca. Nada tiene sentido, ni la mano de un hombre de 81 años que la toma con fuerza o la frecuencia de 52 Herts con que una ballena busca a su pareja en medio del mar.

“Mi mirada está sonando.”

El paso existencialista entre la vida y la muerte, abordado desde la poética y lo crudo, desde la violencia y la misericordia, desde los ojos de una chica de 17 años con sinestesia o los de un anciano de 81 años de corazón débil, es lo que construye la dramaturgia de Valeria Fabbri en “Perderlo Todo Menos la Soledad”. A partir de un trágico evento sucedido en una estación de metro, la escritora propone un limbo en el que dos seres se dan encuentro, Macarena y Florentino, ambos tratando de darle sentido a un camino del cuál nadie ha encontrado respuestas. Aunado a esto, Fabbri entrelaza su anécdota con la verdadera historia de una ballena en el Océano Pacífico que ha sido catalogada como la más triste del mundo dado que su canto es por mucho más alto en frecuencia al de las demás ballenas.




“Yo no estoy en su cabeza señorita.”

Llamadas telefónicas donde la comunicación no se llega a concretar del todo, disertaciones sobre Dios, la capacidad de escuchar con la mirada o la posibilidad de que el Metro Zócalo, y el mundo entero, se encuentren despoblados salvo por dos personas. La narrativa que desarrolla la escritora en “Perderlo Todo Menos la Soledad” es bella e ingeniosa sin duda, levantando cuestionamientos filosóficos, religiosos e incluso fisiológicos haciendo buen uso del lenguaje. Sin embargo, la anécdota que cuenta es corta en sus dimensiones, se agota con rapidez, dando como resultado que mucho de lo anterior mencionado se percibe como excesivo o innecesario, casi un engolosinamiento, para una historia que podría haber sido contada en mucho menor tiempo. Una vez dicho esto, es loable la capacidad de Fabbri para evocar y crear imágenes que a momentos se pudieran interpretar como más allá de lo terrenal.

“Hay que nombrar las cosas para que puedan ser.”

El interior de una solitaria ballena recreada a partir de un entarimado de madera zigzagueante y los tubos de aluminio propios de un sistema de aire acondicionado como el que se encontraría en cualquier estación del metro. En la cima, seis persianas hacen juegos visuales con el cuerpo de Macarena, a momentos uniéndolo o seccionándolo, separando las extremidades inferiores del resto del cuerpo. Uno de los aspectos más destacados en “Perderlo Todo Menos la Soledad” es sin duda el exquisito trabajo de escenografía realizado por Fernanda García y Sergio López Vigueras quienes, junto con la iluminación del último, logran una verdadera propuesta estética que crea un mundo encerrado dentro de sí mismo y que atrapa la imaginación del espectador casi de inmediato. Este diseño es parte de la dirección de Cecilia Ramírez Romo, quien hace buen uso del espacio creado. A pesar de una escenificación al final de la obra que raya en lo panfletario y chantajista, principalmente por ser innecesaria para dejar en claro un punto que es más que establecido, Ramírez Romo realiza una labor solvente en gran parte de la puesta en escena.




“Quisiera por lo menos estar triste.”

Florentino se lleva la mano al pecho en medio de su desesperación. Su angustia por tratar de hallar a la voz detrás de la llamada telefónica que ha atendido se compagina con la fragilidad y ternura con que en todo momento se dirige a ella. Él quiere ayudar, su mirada y sus manos lo dicen a gritos, pero no sabe cómo y se percibe en todo su ser. Actoralmente, “Perderlo Todo Menos la Soledad” se beneficia por la presencia de Miguel Flores quien logra darle verdadero gravitas tanto a la narrativa como a la escenificación en un acto de contención dramática. Compartiendo el escenario y personaje, el elenco se completa por Paulina Méndez y la misma Valeria Fabbri, quienes deben accionar a partir de la verdad, de la más visceral entraña, para llegar a darle gravedad y honestidad al trabajo realizado.

“La tranquilidad es el sufrimiento en pausa.”

La violencia, toda ella y no sólo la de género, es rampante en nuestra ciudad, en nuestro país. Todos los días, en estaciones de metro, en la calle a plena luz del día o hasta en el interior de un hogar, se puede escuchar el gemido grave de la ballena producto de nuevas punzadas que han llevado a una nueva alma al limbo de la existencia. De alguna manera esto tiene que acabar, debe de existir alguna mejor manera de convivir en un mundo que cada vez se acerca más al apocalipsis.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Perderlo Todo, Menos la Soledad”

DRAMATURGIA: Valeria Fabbri

DIRECCIÓN: Cecilia Ramírez Romo

ACTÚAN: Miguel Flores, Paulina Méndez y Valeria Fabbri.

DÓNDE: Teatro La Capilla

DIRECCIÓN: Madrid 7, Del Carmen Coyoacán.

CUÁNDO: Lunes 20:00 horas. Hasta el 29 de abril.

COSTO: $200 entrada general. Boletos en taquilla y en https://boletopolis.com/es/

DURACIÓN: 60minutos sin intermedio

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking. Les recomendamos revisar el resto de su cartelera.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *