PAZ Y OCTAVIO

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!

Para quienes quieren asistir al ensayo de una obra inconclusa basada en la poesía erótica de Octavio Paz.

PAZ Y OCTAVIO

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

 23177227495_4d14c919a9_k

“Seres que se disfrazan de seres ante la mirada ajena capaz de desnudarlos.”

23151162316_a8fb9951a5_kLa poesía que Elena le lee en voz alta en las noches a su marido, ha transformado a un simple taxista en alguien que podría llegar a sostener una plática que se atreve a ir más lejos con un locutor con cierta afición por la moda femenina. La dama turca ha tocado la vida de ambos y ahora, que se han encontrado, se da paso a un encuentro casual que podría cambiarle la vida a ambos entre discusiones, filosofar un poco y quizás algo de tango.  Que comience la función, pues esto es puro teatro.

“No estamos en Rosa de Dos Aromas versión masculina.”

22809241239_8feb19a365_kEscrita y dirigida por Antonio Peñuñuri, “Paz y Octavio” es una obra que se presenta a sí misma como un supuesto trabajo todavía en proceso de creación y exploración, a pesar de ya estar en su cuarta temporada, donde se toma la poesía erótica de Octavio Paz como excusa para la elaboración de un montaje discursivo donde un taxista y travesti entablaran una charla sobre paternidad, sexualidad y toda una plétora de temas de mayor o menor interés para el público asistente, quien busca seguir la línea argumentativa de la obra a falta de tensión dramática un verdadero conflicto dentro de la narrativa.

“Todo juego por antonomasia es divertido.”

22809361119_59e086e451_kTomando elementos de meta-teatraldiad, forzando al espectador a entablar una conversación unilateral con los actores al final de la función y rompiendo la cuarta pared a diferentes momentos de la puesta sin alguna aparente razón, Peñuñuri toma toda una serie de riesgos a nivel dirección del montaje que podrían parecer interesantes en un principio, fascinantes incluso a momentos, pero que terminan siendo innecesarios y podrían ser percibidos como pretenciosos al carecer de una verdadera justificación dentro de la obra misma, la cual debería brillar por la bella manera en que la poseía de Paz ha sido insertada dentro de la trama de una premisa que se antoja como exquisita. La puesta podría tomar mucha mayor fuerza si se le imprimiera verdadera honestidad teatral y se alejara de la búsqueda evidente de impresionar a un público que realmente disfrutaría mucho más de la propuesta sin la presencia de tanto rebuscamiento.

“Hoy en particular quería combinar con la noche.”

22548833064_059091ff89_kUna vez dicho esto, el verdadero deleite de presenciar y aplaudir “Paz y Octavio” se encuentra en el estupendo trabajo actoral que realizan tanto Ramón Velera como Frank Medellín en el papel del taxista y el travesti respectivamente. Mientras que Valera impresiona por su capacidad interpretativa tanto a nivel psíquico como físico, alternando entre un ser limitado a nivel cultural y un hombre que está tratando de entender el mundo en el que habita, Medellín encanta y deleita con su presencia escénica, su bello declamar y su capacidad transformativa entre un hombre hecho y derecho y aquel que puede correr en tacones sin que le tiemble en lo más mínimo el tobillo. Sin duda, la labor realizada con honestidad y entrega que realizan ambos actores es un deleite absoluto y una perfecta compensación que pudiera encontrarse en cualquier otra área del montaje.

“¿Sabes lo que le pasa a una sociedad que no es capaz de imaginar?”

22548672894_e6efae85a1_kYo confieso nunca haber sido un aficionado a la poesía en general ni a la literatura de Octavio Paz. Sin embargo, tras haber presenciado “Paz y Octavio” fui víctima de la curiosidad y busque algunos de los poemas que se utilizan en la obra para poder conocer un poco más de ellos y quizás encontrar algo de la belleza encerrada en su interior. Gracias una vez más bendito teatro por acercarme a un mundo más hermoso, donde las aguas dormidas golpean día y noche tu cintura de arcilla y en tus costas, inmensas como los arenales de la luna, el viento sopla por mi boca y su largo quejido cubre con sus dos alas grises la noche de los cuerpos, como la sombra del águila la soledad del páramo.

22809335679_5607b5e81f_k

Búscanos en Facebook, Swarm e Instagram como Entretenia

Twitter: @Entretenia
Juan Carlos Araujo: entreteniateatro@gmail.com
Ricardo Castillo Cuevas: entreteniafoto@gmail.com

 

[AFG_gallery id=’213′]

DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Paz y Octavio”

DRAMATURGIA Y DIRECCIÓN: Antonio Peñúñuri

ACTÚAN: Ramón Valera y Frank Medellín

DÓNDE: Teatro La Capilla

DIRECCIÓN: Madrid 13, Colonia Del Carmen Coyoacán.

CUÁNDO: Viernes 20:30 hrs.

COSTO: $150 entrada general, aplican descuentos.

DURACIÓN: 70 minutos sin intermedio.

DATOS DE LOS TEATROS: La Capilla tiene una extensa cartelera toda la semana. Les recomendamos revisar las demás opciones que ofrece. Cuenta con valet parking.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *