PANDA MALO

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes desean reír de lo que dos pandas y un cocodrilo muy confundidos pueden desatar.

PANDA MALO

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (@RiAlCastillo)

 

“Somos los últimos pandas y debemos propagar el mundo.”

Marion quiere ser madre, aunque no tiene idea de todo lo que ello significa. Gwo Gwo entiende cuán importante es la misión que tiene que llevar a cabo pero como que no se le antoja mucho. Chester se regodea en su privilegiada posición en la pirámide alimenticia y no tiene ningún empacho con satisfacer sus apetitos que para algunos podrían percibirse como… un tanto peculiares. Bajo la mirada de cuatro científicos, la fauna de esta reserva demostrará que nada es lo que parece. Ni siquiera la madre naturaleza.

“¡Odio ser un panda!”

Bajo la premisa de que los dos últimos pandas del mundo deben procrearse para salvar la especie, la dramaturga y comediante estadounidense Megan Grogerty explora temas de sexualidad, roles sociales y preservación dentro de la bizarra fábula escénica intitulada “Panda Malo”. Parte farsa, a momentos rayando casi en lo absurdo, parte comedia ligera, la obra busca la reflexión en cuestiones de orientación sexual e identidad a través de la risa, abrir horizontes y ampliar mentes sobre lo que constituye la familia usando un cocodrilo poco ortodoxo como herramienta, e iniciar una conversación sobre la capacidad y libertad de cada ser para decidir lo que quiere ser sin tener que atenerse a lineamientos preestablecidos por la sociedad.

“No podemos ser cocodrilos los dos.”

Tras una noche de “luchar” juntos, Gwo Gow le declara a Chester que se tiene que ir para poder reproducirse con Marion. El sumamente masculino y seductor cocodrilo, nunca confundirlo con un lagarto por favor, reacciona cual amante abandonado, adoptando la más chantajista y melodramática de las posturas. El punto de partida de “Panda Malo” es simpático sin duda, el desarrollo a momentos verdaderamente divertido, incluso hilarante. Sin embargo, la progresión dramática tiende a empantanarse o a circular sobre su propio eje bajo la necesidad de la autora de dejar demasiado en claro sus posturas y al querer abarcar quizás demasiadas aristas. Sin embargo, si uno sencillamente se deja llevar por la inverosimilitud de la anécdota y se permite encontrar todos los paralelismos con nuestra muy hipócrita y conservadora sociedad, se podrá encontrar con un juguete escénico sencillo, poco pretencioso y dulce como un caramelo.





“¡Tendrías que ser lo opuesto a mí!”

Con el público sentado a los cuatro lados del escenario, aunque claramente el montaje está enfocado en uno sólo de ellos tanto en trazo como en iluminación, los tres animales que conforman el universo de “Panda Malo” son observados por cuatro científicos que aparecen de vez en cuando a través de dos pantallas ubicadas a los alto de los extremos del teatro. Pasto que al centro tiene un cuadrado que pudiera interpretarse como un ring de lucha grecorromana es el área de acción donde también se hallan cuatro cubos que contienen agua, comida y hojas. La dirección a cargo de Miguel Santa Rita, quien también realizó la traducción y adaptación del texto, cumple de manera solvente con la puesta en escena, siendo lo más destacable su trabajo en potencializar la comedia incluida en la dramaturgia. En la medida en que el ritmo de la obra se siga solidificando y el tono cómico-fársico se explote de manera sostenida durante toda la puesta, el público disfrutará cada vez más de un montaje con el potencial de encantar como se demuestra cuando el teatro entero reacciona en cuanto Marion descubre a su panda macho con un cocodrilo o cuando Chester le echa en cara a su novio que él al menos no está en peligro de extinción.

“Si amar pandas está mal, entonces nunca quiero estar bien.”

Un panda que se acepta como tonto ríe nervioso ante los avances de un lujurioso cocodrilo; una furiosa panda hembra declara con todo poderío que ella puede hacer lo que quiera por ser panda y gorda; quien en un principio se presentara como el más peligroso de los carnívoros termina convertido en un indefenso conejito. Uno de los principales atractivos de “Panda Malo” se encuentra en sus actuaciones. Liderando el elenco, Pablo Perroni saca a relucir su vena cómica y su capacidad para dejarse ir en el más absoluto de los ridículos como el cocodrilo Chester. Ya sea levantando levemente la ceja mientras observa lascivamente las nalgas de Gwo Gwo o tirándose al suelo en el más infantil de los berrinches, Perroni demuestra su rango actoral tras toda una serie de trabajos escénicos mucho más serios y dramáticos. Por su parte, José Ramón Berganza encanta y arranca risas como un nada avispado panda que descubre que realmente nunca quiso ser un panda para comenzar. Desde una risa boba hasta una rabia desenfrenada porque nada está saliendo de acuerdo a sus planes, Berganza consigue conectar con el público a nivel anímico y cómico. El elenco lo completa Paola Arrioja quien con gran desenfado y desfachatez es la encargada de soltar la frase más icónica de la obra.

“Dos es un número enorme.”

Es mi opinión personal, nunca será posible darle gusto a la bendita sociedad cumpliendo todas sus expectativas y al mismo tiempo ser feliz. Yo sé que mi familia esperaba cosas sumamente diferentes de este panda que terminó siendo profesor, escritor y crítico teatral. También me consta que, a pesar de que no soy el alto ejecutivo ganando millones y millones encerrado en una oficina todo el día, mi sociedad ha aprendido a respetar mis decisiones, a dejarme ser el panda que he querido ser y, sobre todo, amando a mi bello cocodrilo.

 

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Panda Malo”

DRAMATURGIA: Megan Gogerty

TRADUCCIÓN Y DIRECCIÓN: Miguel Santa Rita

ACTÚAN: Paola Arrioja, José Ramón Berganza y Pablo Perroni.

DÓNDE: Foro Lucerna
DIRECCIÓN: Lucerna 64 esquina con Milán, Colonia Juárez.

CUÁNDO: Lunes 20:30 horas.

COSTO: $250. Boletos en taquilla y ticketmaster.

DURACIÓN: 90 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: Cuenta con valet parking. Les recomendamos revisar el resto de su cartelera, así como las obras que se presentan en el Teatro Milán, dentro del mismo edificio. Principio del formulario

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años de experiencia en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *