PALABRAS ESCURRIDAS

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes entienden que en el teatro no siempre se tiene que contar una historia.

PALABRAS ESCURRIDAS

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

“Esta obra se parece mucho a otra obra.”

Todo comienza con dos mujeres que viven en medio de un pantano. En su plática se menciona que una de ellas amaneció con llagas en los pies. Curiosamente, esto se parece a una obra que ya se había visto antes comentan. No importa. A fin de cuentas, todo lo que sale de sus bocas no es original pues ya había sido escrito por la autora, cada movimiento establecido por la dirección. Esta es la precisa razón por lo que nada de lo hacen los personajes podría ser realista. ¿Suena complejo? No lo es. Más bien resulta divertido, sobre todo si todas estas profundas e intelectuales disertaciones dramáticas se acompañan con una buena manzana o quizás una tostada con pico de gallo recién hecho.

“Todo lo que digamos ya existe.”

Rompimiento de la cuarta pared y soliloquios a partir de reflexiones que parecieran no tener sentido; actuaciones que buscan ser realistas o tratar temas trillados en una trama; la exploración de lenguajes escénicos no verbales y el seguir las indicaciones escritas en un guión al pie de la letra. La dramaturga e investigadora Fernanda del Monte pone en tela de juicio las construcciones dramáticas tradicionales en su obra “Palabras Escurridas”, al mismo tiempo que desafía el entendimiento lineal de una puesta en escena.




“Aunque eres tercermundista, tu depresión es primermundista.”

La obra presenta varias escenas numeradas y tituladas donde se exponen una serie de situaciones que van desde una familia resquebrajada por el abandono y los excesos hasta la confesión de una mujer que tiene en su anatomía la genitalia de ambos géneros. Todo esto va acompañado de comentarios al margen sobre la manera de estructurar una narrativa dentro del contexto de lo tradicional o de lo que se considera como las nuevas dramaturgias. Lejos de ser una propuesta pretenciosa o inteligible para el espectador común, “Palabras Escurridas” es un texto con una fuerte carga de humor inteligente, pero a la vez ligero, que propone la lectura de la pieza a partir de los referentes personales de cada uno de los presentes sin la menor intención de enarbolarse como poseedor de la verdad absoluta. Es en esta capacidad de exponer las teorías alternativas de la dramaturgia de manera divertida, incluso irreverente, y asequible que el trabajo de la autora es verdaderamente loable.

“Tengo que repetir todo lo que está en el guion.”

Al momento de discutir esas tramas poco originales que ya se han visto hasta el cansancio, la directora de la obra, quien siempre se encuentra en escena, arma un bizarro teatro guiñol con muñecas tipo Barbie. Entre carcajadas del público, se debate si la muñeca hija debería matar a la muñeca madre que las abandonó. En una escena más adelante, se parten varias manzanas mientras se discute la sexualidad femenina, mismas que serán compartidas con el público. Cuando la discusión se vuelve más interesante y toda la fruta se ha consumido, se prepara un pico de gallo fresco mientras que las actrices se protegen del olor a cebolla con unos goggles, o hasta con una máscara de gas. El trabajo de dirección de Anna Salas está íntimamente ligado con la propuesta de la dramaturgia en una simbiosis armónica de cada uno de los elementos escénicos. De tal manera, el humor del guión llega a niveles hilarantes dada la desfachatez con que se discute con el público porque pasen las tostadas con pico de gallo para todos, por poner un ejemplo. Sin embargo, también potencializa los discursos más profundos de la obra, como cuando se desarrolla toda una escena en silencio, haciendo uso del cuerpo como método de comunicación escénica de manera más que capaz. Es digno de destacar igualmente el trabajo de iluminación que se realiza con un mínimo de elementos, pero que logra crear diferentes atmósferas dentro del reducido espacio.




“Nosotras tenemos el problema de que sabemos que nos están escuchando.”

Al inicio de la obra y con toda seriedad las actrices habitan sus personajes. Son dos mujeres que viven en un pantano, que se roban pedazos del pavo que les pidieron los vecinos que guardaran en su refrigerador y que quisieran estar en cualquier lugar menos ese. A medida que la puesta en escena avanza esta seriedad se va perdiendo, dejando de lado cualquier pretensión de actuar en favor de ser dos actrices siguiendo las indicaciones en el libreto. La directora de la obra entra y sale de escena conforme así se lo requiera la obra. “Palabras Escurridas” cae en capaces manos con el elenco conformado por Anna Salas, Lucy Escandón y Martha Tron. Tomando de lo más en serio el juego escénico que se ha creado, cada una de las actrices sigue con precisión una coreografía con vasos de plástico o con el cuerpo, así como se relajan con toda naturalidad para preparar con la suficiente sal el pico de gallo para verdadero deleite de los asistentes.

“El público viene al teatro a que le cuenten historias que pasan.”

No cabe duda de que uno de los más valiosos atributos que se pueden poseer como persona es la capacidad de reírse de uno mismo a pierna suelta. Fernanda del Monte ha construido una muy respetable carrera dentro de la escena mexicana contemporánea, siendo destacable su labor dentro de la investigación crítica de lo que conforma el teatro hoy en día. Es por ello que “Palabras Escurridas” resulta tan deleitable, ya que la autora es capaz de poner la mirada sobre su propio objeto de estudio y reírse de ello, compartiendo el chiste con todos. Lo he pensado siempre, la risa es muchas veces la mejor manera de transmitir la más compleja de las ideas.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Palabras Escurridas”

DRAMATURGIA: Fernanda del Monte

DIRECCIÓN: Anna Salas

ACTÚAN: Anna Salas, Lucy Escandón y Martha Tron.

DÓNDE: Sala Novo

DIRECCIÓN: Madrid 7, Del Carmen Coyoacán.

CUÁNDO: Lunes 20:00 horas. Hasta el 29 de Julio.

COSTO: $200 entrada general. Boletos en taquilla o https://boletopolis.com/es/

DURACIÓN: 90 minutos sin intermedio

DATOS DEL TEATRO: No cuenta con estacionamiento o valet parking. Les recomendamos revisar el resto de su cartelera.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *