OHTLI/CAMINO

Por  |  0 Comentarios
COMPARTE!




Para quienes entienden que las lenguas indígenas son un preciado nido que debemos preservar.

OHTLI/CAMINO

Por Juan Carlos Araujo (@jcaraujob)
Fotografías: Ricardo Castillo Cuevas (RiAlCastillo)

 

 “Al termino de preescolar, el alumno expresará emociones e ideas en su lengua materna.”

En absoluta oscuridad se escuchan susurros, palabras que apenas se perciben. No son en español, es otro idioma. ¿O varios? Náhuatl, maya, zapoteco, tzotzil o mixteco podría ser, quizás todos. Se enumeran estas lenguas indígenas mientras que en español se repite una y otra vez, cada vez con más fuerza, la falsa promesa que un fallido sistema educativo le ha hecho a millones de mexicanos que han cometido la falta de nacer bajo un régimen diferente al heredado por España. Esto no es una ficción, es una muy lamentable realidad.

“Algunas personas siguen usando la palabra totonaca como insulto.”

Con esta poderosa escena da comienzo “Ohtli/Camino” una puesta en escena de corte documental, escrita y dirigida por Jennifer Moreno. El montaje, a cargo de la compañía La Paradoja del Gato, busca alzar la voz en denuncia contra un sistema educativo monocultural y monolingüístico que pareciera empecinado en no darle el lugar que merecen las lenguas indígenas de nuestro país, junto con las creencias y costumbres asociadas a ellas. Esto se logra a través de construir una dramaturgia episódica y anecdótica construida a partir de testimonios reales del nahuatini Santos de la Cruz en torno a su infancia y adolescencia.




“Pásame el rosa, no voy a pintar con café.”

Un grupo de estudiantes de primaria colorean imágenes de niños. Uno de ellos, Santos, pide el lápiz de color “carne” para poder terminar su dibujo. La alumna que lo tiene en su poder le ofrece mejor el de color café pues es el más apropiado para él. Discusiones con una maestra en torno al concepto de vida y agua, insultos lanzados y ataques recibidos por el hecho de ser de tez morena, exigir que se hable español en el salón de clases y una poderosa analogía en torno a un macabro juego infantil donde un ave corre peligro de muerte. “Ohtli/Camino”, en su construcción dramática, consta de una serie de viñetas aisladas que pueden transitar de una escena de bullying escolar a la lectura de una carta enviada al Príncipe Felipe II de España en 1554, a escuchar grabaciones de testimoniales, para luego volver al colegio y presenciar a dos niñas aplicándose maquillaje para verse más oscuras. Esta estructura logra el cometido de evidenciar un problema muy real ocurriendo en las escuelas del país y la rampante ignorancia que existe en torno a las culturas no hispánicas. De igual manera, crea conciencia sobre la importancia de preservar nuestras lenguas indígenas, su valor y su belleza. Sin embargo, esto se logra a momentos de manera aleccionadora, incluso cayendo en la manipulación emocional y no a través de la construcción de personajes con los que el espectador podría conectar a nivel anímico. No obstante, la pieza documental abre el diálogo que tanto busca y eso ya la califica como exitosa en sus pretensiones.

“¿Qué tiene que tener una persona para ser considerada indígena?”

Mesabancos apilados al fondo del escenario, creando una especie de escultura, sin una aparente razón dentro del montaje; la lectura en náhuatl de una carta por uno de los actores mientras carga a sus espaldas a una actriz de cabeza que lee la misma misiva, pero en español; estructuras de madera que sirven de pizarrón o de áreas de trabajo y una trituradora de papel que crea en sus restos lo que podría ser una posible salvación a la problemática existente. La dirección de la misma Jennifer Moreno es ambiciosa al hacer uso de toda una gama de estímulos escénicos a lo largo de la puesta en escena. No obstante, los niveles de efectividad entre ellos son inconsistentes. Algunas escenas son contundentes, como el final que se concatena a la perfección con una de las primeras escenas de la obra, o en la que maestra y alumnos entran en una discusión filosófica involuntaria en torno a si el agua es un ser vivo o no. Otras, resultan extendidas en demasía, casi poniendo a prueba la paciencia del espectador, o sencillamente no tan efectivas en transmitir su mensaje. Esto mismo se podría comentar con algunos elementos de la escenografía, como la ya mencionada estructura de mesabancos. Una vez dicho esto, es encomiable el trabajo en diseño sonoro de Carlos Gómez Matus, así como el trabajo de musicalización con canciones indígenas nahua o triqui. También es importante resaltar la manera en que la directora es capaz de crear atmósferas a partir del oído y su forma de transmitir el mensaje de que lo que somos hoy, todos y cada uno de nosotros que habitamos este país, es resultado de una amalgama de culturas que juntas serían capaces de crear un habitat donde todas las lenguas pueden convivir en paz.




“¿Cuántas lenguas o idiomas crees que se hablan en México?”

Ya sea como niños jugando a colorear o viendo en qué momento un pájaro muere en sus manos, como actores leyendo datos duros sobre las comunidades indígenas en México o como animales en cuatro patas recogiendo las ramas necesarias para crear un hogar, el trabajo actoral de Adriana Reséndiz, César René Pérez, Gherardo Uscanga y Jennifer Moreno en “Ohtili/Camino” es pertinente y logrado. Su mayor acierto en cada uno de ellos: la evidente pasión que le tienen al proyecto, hecho que es recibido en butacas con agrado y con oídos abiertos. Igualmente digno de mencionar es el trabajo corporal que realizan en algunas escenas que llevan precisión coreográfica con esmero. Una mayor exploración hacia la construcción de cada uno de los personajes, uno que consiga diferenciar e individualizar a cada uno de ellos será de gran ayuda en conseguir mucha mayor potencia.

“Se debe ser estricto con la vigilancia del nido.”

La ONU ha declarado 2019 como el año Internacional de las Lenguas Indígenas. ¿Qué significa esto? Quisiera pensar que mucho. Sin embargo, en un país donde la falta de respeto a nuestras raíces, costumbres y tradiciones, a las lenguas que nacieron en esta tierra es rampante y un hecho verdaderamente vergonzoso, me surge la duda de si esta iniciativa tendrá algún verdadero impacto en la preservación del náhuatl y tantas más formas de comunicación alejadas del español. La solución no está afuera, en la Organización de las Naciones Unidas, está en cada uno de nosotros.

Búscanos en Facebook e Instagram como Entretenia
Twitter: @Entretenia




DATOS GENERALES

(Toda la información contenida a continuación proviene de la producción)

OBRA: “Ohtli/Camino”

DRAMATURGIA Y DIRECCIÓN: Jennifer Moreno

ACTÚAN: Adriana Reséndiz, César René Pérez, Gherardo Uscanga y Jennifer Moreno.

TESTIMONIO Y ASESORÍA EN LENGUA Y CULTURA NÁHUATL: Santos de la Cruz

DÓNDE: Sala CCB

DIRECCIÓN: Paseo de la Reforma y Campo Marte S/N.

CUÁNDO: Jueves y Viernes 20:00, Sábado 19:00 y Domingo 18:00 hrs. Hasta el 10 de Febrero.

COSTO: $80. Boletos en taquilla y ticketmaster. Aplican descuentos.

DURACIÓN: 60 minutos sin intermedio.

DATOS DEL TEATRO: El Centro Cultural del Bosque cuenta con una extensa cartelera en sus diferentes teatros, les recomendamos revisarla. Cuentan con dos estacionamientos gratis al mostrar sus boletos para la obra. Se encuentra detrás del Auditorio Nacional.

COMPARTE!
Juan Carlos Araujo

Licenciado en Literatura Dramática y Teatro con experiencia de más de veinte años en crítica teatral. Miembro de la Muestra Crítica de la Muestra Nacional de Teatro y Miembro de la Agrupación de Críticos y Periodistas de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *